miércoles, 25 de julio de 2012

Las economías estatistas generan corrupción

Por Luis Pazos (*)
Los sistemas económicos estatizados propician la corrupción y derivan en concentración de poder.
“¿Por qué en el siglo pasado la mitad del mundo estuvo bajo sistemas socialistas? Porque concentran poder y dinero. ¿Por qué, a pesar de que ha sido un fracaso en Cuba, en Venezuela se habla del socialismo? Porque concentra poder y dinero”, enfatizó Pazos.

En un conversatorio organizado por el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice), Pazos aseguró que el estatismo termina generando “incentivos equivocados” en algunas capas de la población.

“Estatismo implica negocios y poder. Burocratismo implica negocios (…) Crea los incentivos para la corrupción”.

El también profesor universitario aseveró que el siglo XX demostró que el sistema económico más “eficiente” es el de libre mercado. “El sistema de mercado es la mejor forma de sacar a los pobres de la pobreza, pero no tan a corto plazo como el populismo. 

El sistema de mercado permite que se creen empleos permanentes, que el país crezca a mayor largo plazo”.

Explicó que los Gobiernos deben concentrarse en garantizar que exista justicia y “proteger que las transacciones sean libres y voluntarias y proteger el derecho de propiedad”.

“El capitalismo en qué se basa? En los estímulos. Si no hay propiedad la gente no actúa, si no hay ganancia la gente no actúa. Si hay propiedad a través de las expropiaciones, si hay ganancia a través del robo, todos los estímulos están mal”, insistió.

Pazos visitó Venezuela invitado por Fedecámaras. El pasado martes en el marco de la 68 asamblea anual del gremio, el economista criticó las políticas de controles. Sostuvo que medidas como los controles de precios sólo buscan captar votos, pero no resuelven los problemas económicos de las naciones.

(*) Luis Pazos es Consejero Académico de Libertad y Progreso. Artículo publicado el 20 de Julio de 2012