martes, 21 de agosto de 2012

La estrategia para la re-reelección

Por Rodolfo Patricio Florido (*)
Varias reuniones se sucedieron para analizar cual será la estrategia para la re reelección. Ya no se discute que lo intentarán. Todas las mediciones que hacen de candidatos alternativos no miden nada. Y lo peor es que necesitan ganar las elecciones legislativas con el número suficiente de legisladores para poder intentar la reforma de la Constitución. 

Tampoco tienen candidatos de arrastre para los principales distritos electorales. Massa, quizás, en la Provincia de Buenos Aires, pero ni el mismo Massa está muy dispuesto a dejar Tigre para que luego le pidan una reforma Constitucional que lo aleje de sus ambiciones de poder presidencial.

Hoy por hoy la Reforma Constitucional se plantea desde diferentes lugares de interés político, pero un tema reduce todo, la re reelección de Cristina. Y la Presidente de eso no habla y no hablará. Si compromete su opinión y los resultados del 2013 no la acompañan, no tendrá espacio ni para un renunciamiento y / o explicaciones de su falta de pretensiones de continuidad. En cambio, si tiene u obtiene el número de legisladores para la Reforma, podrá montar todo el operativo aclamación para expresar con gesto de concesión y actitud de… me sacrifico por ustedes.

Cristina sabe que todos los que la rodean dependen de su éxito o serán el precio de su fracaso. Y todos los que la rodean, saben que sus destinos están atados a una continuidad que no encuentra recambio. Ella, puede concebir el retiro transitorio y soñar con un regreso posterior si una eventual sucesión fracasara. Pero ellos, no tendrán refugios similares a los poderes que hoy detentan. Muchas de las “lealtades” se sacrificarán en el nuevo altar de nuevos poderes.

Así, es que la decisión estratégica es que toda la ciudadanía, de manera constante y creciente, sepa que el destino de las próximas elecciones legislativas es la re reelección de Cristina, aunque ella no lo exprese.

El objeto de esta estrategia es que los sectores más indecisos, más todo lo que puedan sumar de cualquier segmento social, de interés o pertenencia, vean a los candidatos del oficialismo como un puente necesario para darle continuidad a sus destinos individuales de la mano de la continuidad de Cristina.

Se agrandarán todas las crisis económicas mundiales y / o políticas regionales, para buscar un efecto contraste con la “estabilidad” del país. No importará mucho si el país crece o se detiene, lo que importará es tratar de instalar que si se rompe con la continuidad del “modelo”, todo puede ponerse peor y que la oposición no tiene proyectos alternativos. ¿Falso? No importa, todo será percepción y extremar el individualismo.

En el camino, los intelectuales kirchneristas agrupados en “Carta Abierta” buscarán darle soporte de pensamiento a la necesidad de Reforma Constitucional. La única discusión que aún no se ha zanjado es si esta se revestirá de parlamentarismo o simplemente de terminar con la cláusula de limitación a las re reelecciones.

Esta discusión no es menor. Porque si se va por la vía del parlamentarismo, los destinos de quienes ambicionan la Presidencia (dentro del propio peronismo) pueden terminar sepultados en un mecanismo de extrema verticalidad que garantice la continuidad de Cristina o de algún otro ultra cristikirchnerista, ya que se necesitarán dos períodos electorales para cambiar los números de legisladores oficialistas. Mientras que la simple anulación de la cláusula re reeleccionista los puede dejar con alguna alternativa.
La discusión no es menor. Ni dentro del kirchnerismo ni dentro del peronismo.

La oposición no tiene ese dilema, solo puede intentar que el sistema político montado por el kirchnerismo sea devorado por el propio peronismo, o una suerte de alianza pan peronista.
Los otros pasos, o sea varios de los Gobernadores, ya se están dando. Muchos de ellos sueñan con sus propias continuidades y no les importa la calidad institucional republicana en tanto sus propias gestiones queden bajo el paraguas de sus propias reelecciones indefinidas, al punto del nepotismo.

Así, ahora, el gobernador de Neuquén dice que la re-reelección de Cristina “no afecta el espíritu de la Constitución”.

“Hay que permitir la herramienta de la re-reelección, en todo caso será después una decisión de la presidenta de la Nación, si decide ir o no”, señaló Sapag.
“El pueblo es el que decide en definitiva si hay o no re-reelección, entonces creo que tanto en la Constitución Nacional, como en la Constitución Provincial, la re-reelección tendría que figurar como herramienta posible electoral, más allá de las candidaturas, porque en definitiva es el pueblo quien elige”, acotó.

“Me parece que no hay que ser proscriptivos. He visto adversarios míos, incluso alguno que peleó conmigo que se oponen a la re-reelección. Yo pregunto, por qué se oponen”. Consultado por la prensa local sobre si era suficiente con la vía de enmienda para habilitar una segunda reelección, recordó que “se hizo por enmienda en la década del 90, no veo por que no se puede hacer por la vía de enmienda”.

La falacia está instalada. La señalización… “en definitiva es el pueblo quien elige”, es, por un lado, una certeza y al mismo tiempo una especulación manipulada desde el hándicap que siempre tiene el poder, sobretodo si el dinero es utilizado como un factor de domesticación y clientelismo.


(*) Lic. Rodolfo Patricio Florido. Artículo publicado por Informador Público el 19 de Agosto de 2012.

Fuente: http://site.informadorpublico.com/?p=16792