domingo, 26 de agosto de 2012

Muy rápido, muy lento

Por Malú Kikuchi (*)
Todos conocemos lo que significa “rápido” y “lento”. Los conceptos son simples. No es necesario el DRAE (1) para saber su significado, sin embargo es bueno recordar que “rápido”, en su 2° acepción, quiere decir, que se hace a la ligera, sin profundizar. Y “lento”, también quiere decir, poco eficaz

En la Argentina K, votada por el 54%, la división de poderes, no existe. Y eso lo permitimos los que no hemos votado a este gobierno, una cuantiosa y fragmentada minoría, que alcanza al 46% de los votantes. Que no son pocos.

Argentina  ha dejado hace tiempo de ser una república, el ejecutivo se ha tragado al legislativo y al judicial. Por eso los dos poderes sometidos al ejecutivo, trabajan al ritmo que este les impone. A veces rápido, a veces tan lento, que de tan lento, no existe.

¿Qué es rápido? ¿Qué es lento? La rapidez y la lentitud son esencialmente subjetivas. Más allá del hecho que todos somos sujetos y no objetos, por lo que estamos  sujetos a no ser demasiado objetivos con respecto a ciertas situaciones. Pero hay hechos rápidos y otros, lentísimos. Objetivamente.

El poder legislativo. De acuerdo a la CN (2), es el 1° poder, porque representa la pluralidad del pensamiento de la nación. El ejecutivo pertenece a una mayoría transitoria. Los diputados representan a los ciudadanos de todos los partidos políticos, que son una “parte” de ese “todo”, que es Argentina.

Y los senadores representan los intereses de sus respectivas provincias,   cada una, con 3 senadores. Los proyectos de ley pueden nacer del ejecutivo,  del senado, o de diputados.  Se supone que cualesquiera y todas estas personas electas, son idóneas para ocupar el cargo que ocupan (eso dice la CN), pensantes, preparadas y preocupadas por el bien común. Eso equivale a pensar que un proyecto de ley, el que sea, llevará un cierto tiempo en ambas cámaras, será estudiado y discutido en las comisiones correspondientes, y después de haber agotado todas las opciones posibles y haber enriquecido el proyecto con las propuestas de todos, se aprobará, o no, la ley en cuestión.

Lamento decirle que no es así. Cristina, el 7/8/12, por decreto de necesidad y urgencia N°1338/12, declaró de “utilidad pública” a la ex Ciccone Calcográfica, y envió al senado un proyecto de ley para expropiarla.

Se trató en el senado el 15/8/12 y obtuvo media sanción. Y el 22/8/12,  en diputados, fue definitivamente expropiada por el estado, sin conocer (oficialmente) quienes son los dueños. Surrealismo extremo: expropiar legalmente a un desconocido, y en ¡15 días! Eso es muy rápido. Demasiado rápido  hasta para salvar a un vicepresidente. ¿Qué es lo que sabe Boudou?
Poder judicial. Se supone que anida La Justicia. No siempre es así. Hay veces, muchas, en que La Justicia se ausenta del país, y no se sabe si volverá.

¿Recuerda a Jorge Julio López, el albañil de La Plata que declaró contra el comisario Etchecolatz y desapareció el 18/9/2006?  Nunca más se supo nada de él. Todas las teorías son posibles y probables. Se ofreció $1,500.000 de recompensa, miles de policías rastrillaron la provincia de Buenos Aires. Nada. Jorge julio López sigue siendo el primer desaparecido de la democracia. Hace 6 años, seguimos sin noticias del poder judicial.

¿Recuerda que el 22/8/11, estuvimos en vilo con el secuestro de Candela Sol Rodríguez, la nena de 11 años que desapareció en la esquina de su casa y apareció una semana después, violada y asesinada, en una bolsa de basura, al costado de una ruta? Se movilizaron gendarmería, policía, helicópteros, perros y todos los medios. Un año después, el caso sigue sin resolverse. Las tortugas son más rápidas, o le ponen más ganas.

¿Se acuerda de la tragedia del Once? Muertos, 51; heridos, 703. No se quede con la cifra que es sólo eso, un número, piénselos como personas, póngales caras, sueños, problemas. Humanice las cifras, son escandalosas. Pasaron 6 meses. No hay responsables del desastre. Salvo el maquinista. 1) Lo acusaron de epiléptico, se demostró que no lo era;  2) se dijo que estaba alcoholizado, no lo estaba; 3) que se durmió, se probó que estaba despierto. Salvo que haya querido suicidarse con todo un tren repleto a sus espaldas, no hay explicación. 

Pero es el único responsable hasta ahora. Una fenomenal tomadura de pelo. El poder judicial es ineficiente, complaciente con el ejecutivo y los amigos de éste,  y lento, muy lento.

Esperan que los ciudadanos olvidemos los hechos sin resolver y que  entendamos que en esta Argentina K, la impunidad deriva de la inmunidad política. Muy rápidos para tapar escandalosos negociados del poder, y muy lentos para juzgar y condenar delitos que rozan, o derivan del poder. 

Si no hacemos valer nuestros derechos, nadie lo va a hacer.  Es el momento de exigir, en paz pero con firmeza, en la calle o donde sea necesario, más mesura en los tiempos del congreso y más velocidad y resultados, en los tiempos del poder judicial. Nos va la libertad y nos va la vida. 

(1) DRAE: Diccionario de la Real Academia Española. (2) CN: Constitución Nacional.

(*) Malú Kikuchi. Periodista y analista política.
http://www.lacajadepandoraonline.com/blog2/?p=5652 

Fuente: Comunicación personal de la autora.