martes, 18 de septiembre de 2012

Después del cacerolazo....

Por José Marcelino García Rozado (*)
"Nerviosa no me voy a poner,.. ni me van a poner",.. CFK

Un millón de caceroleros, educados y que pedían sinceramente "que se vaya" no lograron ponerla nerviosa, es algo fantástico o realmente vive en una "nube de p...". El mayor cacerolazo de la historia argentina -aún mucho más grande que el de la crisis de diciembre de 2001- no es aceptado por "ella" y es descalificado por los aduladores de 6,7,8 y de los medios oficialistas (que por supuesto no lo transmitieron), pero lo grave es que Estela de Carlotto se halla contagiado definitivamente de la miopía cristinista: "El cacerolazo fue de "gente bien vestida".

Habla Cristina por cadena nacional y dice: "Vivimos en una Argentina muy diferente a la de 2002", también: "Nerviosa no me voy a poner ni me van a poner", y destacó que Néstor Kirchner "murió de pie como un árbol y dio sus frutos: ustedes, que están de pie". La primer afirmación podemos aceptarla sin por eso no dejar de remarcar que respecto a su primera asunción estamos "mucho peor, pues todos los índices económicos, políticos y sociales así lo

indican", respecto de la segunda aseveración lo único que se me ocurre es que actúa como el avestruz -¿será porque vivió muchos años en la Patagonia?- o que vive en estado de "limbo eterno" o lo que sería mucho más grave es que estaba tan "empastillada para soportar lo que vio, escucho y presagió" que no tomó real conciencia de lo que ayer entre las 19 y las 23 horas sucedió en la Argentina. La corte de adulones, embobados y serviles, allá en San Juan ni siquiera lograron escuchar el cacerolazo de Mendoza que estaba a escasos kilómetros y fue realmente significativo, aplaudían "la negación presidencial" asumiendo ellos también aquella actitud del ave patagónica.

El grado de inconsciencia y estupidez les impide ver que el "que se vaya ya" los incluye específicamente también a ellos porque nadie esta al margen del repudio expresado ayer en Ciudad de Buenos Aires (Plaza de Mayo + Belgrano + Caballito + Coronel Díaz y Santa Fe + Villa Urquiza, etc.), en Olivos y a las puertas de la Residencia Presidencial, en San Miguel -2do. cordón del GBA, muy lejos de ser un bunker de la oligarquía, con intendente FpV, y

donde tuvieron que cortar las calles 4 cuadras antes de la plaza principal-,La Plata, Mar del Plata,  Rosario, Salta, Mendoza, ciudad de Córdoba y la vecina Villa Carlos Paz, San Carlos de Bariloche, Salta, Tucumán, Paraná y Posadas, etc. etc.; y que superaron los cálculos más
optimistas pues los pesimistas hablaron de 800 mil personas y los optimistas de más de 1 millón, cualquiera haya sido la cifra ésta superó todas las anteriores y además contó con la particularidad de no haber sido convocada por ninguna estructura política ni sindical o social, sino que partió de las redes sociales y estuvo signada por el orden, el respeto y una concurrencia mayoritariamente juvenil, lo que la hace realmente interesante. A mi me hizo
acordar al "movimiento de los indignados españoles" que anticipó la crisis de aquella nación.

La diatriba presidencial se dirigió hacia ese pueblo que le exige que atienda las demandas o se vaya, y "ella" en vez de escucharlos se encierra en su propio caparazón y vuelve a esgrimir su condición de "viuda luctuosa" y para reforzar el sentimiento de "mujer abandonada y llorosa" nos espeta: "murió de pie como un árbol y dio sus frutos: ustedes, que están de pie". Es

el colmo del cinismo y la hipocresía, justo viniendo de quien creó el "batallón militante" para hacer campaña entre reos convictos de femicidios, asesinatos, secuestros y hasta para presos por tráfico a los que "debemos resocializar". ¡Preguntémosles a las víctimas y a sus familias que es lo que piensan! Cristina pretende despegarse de las consecuencias de sus políticas
justo ahora, en tiempos de dificultad económica y malhumor social, ambas situaciones sufridas específicamente, y para contradecir a Estela de Carlotto, por las clases bajas y las medio bajas. Es insultante para la razón escuchar: "Era gente de clase media-alta, bien vestidos, digo porque los que se manifiestan a veces son gente muy oprimida en el nivel económico...Hay que esperar hasta las elecciones para presentar sus postulados y después bueno, seguir adelante; mientras tanto tenemos un Gobierno", o Carlotto está definitivamente senil o la contagió la obsecuencia abyecta de 6,7,8  y Página/12. Pero además y consultada sobre la "falta" de diálogo que reclama la oposición y el pueblo al Gobierno, esta Abuela aseveró que el Gobierno "está dialogando permanentemente, cuando aparece (Cristina) por cadena nacional está hablando para todos".

La Presidente se propuso "meter miedo y solo logró dar vergüenza" y más en un pueblo que vivió varias dictaduras genocidas y sediciosas y crisis cuasi terminales como la de 2001, y donde por suerte -tal como se vio ayer- la juventud está bastante más despierta de lo que consideran Aníbal Fernández y tantos otros oficialistas que quieren imponer el voto a los adolescentes de 16 años, a quienes será dable recomendarles que lo vuelvan a pensar, no sea

cosa que lo pergeñado por ellos se les vuelva un boomerang y los termine golpeando. "No me dieron el sillón presidencial para otra cosa que no sea gestionar las 24 horas, como hay que hacerlo...yo no hago milagros: me encargo de desarrollar políticas activas y si los recursos no son bien administrados pasa lo que pasa en otras provincias, y por eso hay que
aprovecha este proyecto nacional y popular y este crecimiento" nos enrostraba CFK desde su cadena nacional, llevada a cabo para tener una escusa desde los medios oficialistas para no cubrir lo que pasaba en el país. "Necesitamos el esfuerzo y la colaboración de los más de 40 millones de argentinos. Les pido a todos que nos mantengamos en la misma dirección", la Presidenta aseguró también que en el futuro "del lugar que me toque haré lo que siempre he hecho, militar y trabajar, porque otra cosa no he hecho en mi vida" en un claro mensaje de que no la conmovía para nada lo que estaba sucediendo afuera de las fronteras sanjuaninas.

El método cristinista de conducción es: "al que no le guste, palo. Y al que además se queje, más palo"; "ella" criticó a "la cadena nacional del desánimo, del miedo y del pesimismo" y la contrastó con los "millones de argentinos" que contiene "este proyecto nacional, popular y democrático".

Recalcó que cuando "este proyecto nacional encuentra en cada una de las provincias" consonancia "hacen triunfar a sus pueblos, a sus comunidades porque una presidenta sola no puede, necesita que en cada provincia, cada localidad se aproveche la oportunidad y se acompañe este formidable ingreso de recursos". Ponderó Cristina que este gobierno "ha implementado la Asignación Universal por Hijo más importante de toda Latinoamérica",
olvidando que no es Universal porque discrimina entre pobres (no se le otorga a quienes concurren a escuelas parroquiales o que cobren así sea $ 5mensuales de cooperadora) a las que le dio un "formidable aumento y armonización porque necesitamos que todos comprendan la necesidad de derivar recursos a los que lo necesitan". Pero no contestó durante todo su largo discurso una sola de las requisitorias planteadas por los convocantes al
cacerolazo.

En la historia de las sociedades ocurren, en ciertas ocasiones, acontecimientos extraordinarios que resultan eventos de ruptura entre el ayer y el mañana, hechos excepcionales que modifican la agenda colectiva de los ciudadanos; las 3 horas que corrieron entre las 19:00 y las 22:00 del jueves 13/09 serán recordadas durante mucho tiempo porque lo sucedido
  durante esos 180 minutos resulta un eslabón diferente en la crónica de los argentinos. Desde el 19/12/2001 que no ocurría una situación semejante, con movilizaciones espontáneas y simultáneas en diferentes localidades del territorio argentino, homogeneizadas por una consigna: "Basta de Cristina".
Los multitudinarios eventos de 2008, en ocasión de la lucha contra la Resolución 125, fueron situaciones diferentes porque tanto la movilización en Rosario, Santa Fe; como en Palermo, Ciudad de Buenos Aires, las concentraciones más importantes en aquella epopeya, no fueron
acontecimientos simultáneos. La novedad del 13-S es que fue una jornada federal; si bien el centro de reunión más multitudinario estuvo en Plaza de Mayo, no fue el único, y en varios casos también resultaron comparativamente impactantes, no hubo una convocatoria de parte de partidos políticos ni organizaciones sindicales o gremiales empresarios o religiosas o sociales.
El dato es llamativo: una cifra estimada entre 800 mil y 1 millón de personas en todo el país se autoconvocaron, se desplazaron voluntariamente sin necesidad de ómnibus pagados por el dinero de los contribuyentes (ellos mismos), ni precisaron viáticos ni refrigerios pagados por el Estado, se concentraron y desconcentraron en forma pacífica y ordenada, tal como debería suceder siempre. Por un lado, una lección de civismo, por otra parte, un motivo de preocupación para el Frente para la Victoria -que cada vez deja más en claro que no es peronismo- acerca de las posibilidades de los autoconvocados.

Es un absurdo pretender que las restricciones cambiarias detonaron el enojo popular. Algunos medios de comunicación oficialistas intentaron realizar semejante lectura del acontecimiento, en una demostración de cinismo sin igual; en verdad, las consignas tuvieron que ver con la corrupción (es un gobierno muy corrupto ¿qué duda cabe?), la inseguridad y la irritación que
  provoca ya la sola mención de Cristina Fernández de Kirchner. A comienzos de septiembre, el FpV comenzó a suicidarse cuando subestimó la movilización que comenzó a organizarse. "Los chicos que quieren el iPhone 5 y calzan zapatillas DC van a movilizarse", provocaban en la red social Twitter. "Los millonarios de Barrio Parque se van a manifestar porque no pueden viajar a Europa", insistían; nada que ver: los concurrentes reflejaron a un abanico muy heterogéneo de la sociedad argentina en su conjunto, no solamente la porteña. El corte socioeconómico fue tan amplio como la edad de los participantes. Y ese resultado incrementa el "varapalo" a los del FpV. Es muy grave que los dirigentes del Gobierno cristinista quieran reducir todo a lo cambiario porque significaría que han perdido contacto con la realidad, que carecen de perspectiva, que no entienden qué les ocurre a la mayoría de los argentinos y, por lo tanto, desconocen por qué han licuado su 54,11% de octubre de 2011 cuando no ha transcurrido aún 1 año del comicio.
 Vergüenza ajena provocaba el sociólogo Artemio López recorriendo los medios de comunicación oficialistas para explicar que se trataba del 14% de la población descontenta porque no puede comprar dólares. Artemio parecía una caricatura escapada de las alucinaciones de Ibarómetro, la consultora de Dorys Capurro, un dato no menor fue que la comunicación del evento se realizó exclusivamente desde las redes sociales Twitter y Facebook, y algunos medios pequeños independientes. Los grandes medios de comunicación
no apostaron por el éxito, ellos también subestimaron lo que se estaba gestando, probablemente no comprenden qué está sucediendo en la sociedad; hasta el enorme Grupo Clarín, y La Nación tan enfrentados hoy con Cristina, silenciaron la convocatoria, en otra demostración de torpeza importante, y solamente se sumó cuando la gente ya estaba lanzada a las calles para expresar su descontento junto a los canales 13, TN y la cadena internacional
CNN en español. La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual es un dinosaurio y los multimedios son "elefantes blancos". En el siglo 21 existen otros códigos y herramientas que le complican la existencia a los gobernantes con ínfulas de controladores, desde Egipto a la Argentina, desde Venezuela a España; y las redes sociales no se controlan con algunos
militantes con contratos en el Estado y sorprendente y absoluta limitación intelectual.

De todos modos, si "ella" insiste en ignorar la inflación galopante de más del 25% anual que azota a los hogares argentinos hay motivos suficientes para sospechar que intentará 'ningunear' el 13-S, situación que resultaría un error descomunal, pero Cristina Fernández, al igual que su fallecido marido Néstor, suponen que una situación exige subir la apuesta: "Vamos por todo". Ya veremos... A Néstor le fue bastante mal con ese enfoque, y de la

derrota política y legislativa -Resolución 125-  en 2008 pasó a la derrota electoral de 2009 y en 2010 se murió amargado y cargado de odio por el escenario negativo. CFK tendría que escuchar al menos algunas consignas del reclamo popular pero la mayoría teme que no lo hará porque la pondría en crisis con La Cámpora, Carta Abierta y otros protagonistas del cristikirchnerismo y la exclusión de los críticos, esa decisión sería lo más lamentable de todo porque ubicaría a la Argentina en el umbral de nuevas y crecientes manifestaciones adversas a la Presidente de la Nación, y otras demostraciones de legítimo enojo ante un desdén de parte de la madre de Máximo Kirchner -¿el heredero? Es curioso: Cristina ambiciona la re-reelección cuando su poder se encuentra en declinación.

Hoy día, ella ha perdido el control de la calle, una cuestión gravitante para cualquier populismo demagógico berretizado como el que profesa el cristikirchnerismo, durante el conflicto de 2008, fueron las organizaciones sindicales las que controlaban la movilización, respaldadas por algunos "Barones del Conurbano" bonaerense; en 2012, los "Barones" no aparecen y los
  sindicatos se dicen prescindentes (tanto los de Hugo Moyano, hoy día un adversario, como los de Luis Barrionuevo, también en la oposición y asimismo los de 'los Gordos' y los de Antonio Caló o sea los ex moyanistas). La Cámpora carece de fervor popular y el Movimiento Evita, de convocar a un respaldo a Cristina marcaría tal contraste entre lo que rejunte Emilio Pérsico y lo ocurrido el 13-S que solamente multiplicaría las críticas al país que pretende la Presidente de la Nación. Por último, la gente autoconvocada no tiene un líder político pero lo está buscando, es evidente que lo necesita para intentar reenfocar su destino aunque desconfía de todos, por diferentes motivo; quienes pretendan liderar lo que viene tendrán que esforzarse por convencer "que ellos no serán los estafadores habituales de la confianza popular". Pero esa es otra historia, que no conviene anticipar, la de hoy, al terminar el 13-S, consiste en que Cristina provoca una sensación de hastío, insoportable para muchos, y ella se niega a aceptarlo convirtiéndose en el paradigma del avestruz, que deja la cola afuera del agujero.

Cacerolas sonaron al son de "que se vaya", "se va a acabar la dictadura de los k", "y ya lo ve, y ya lo ve, para Cristina que lo mira por TV", carteles con la leyenda "basta de mentirle al pueblo argentino", "basta de mentiras", "por la patria la oposición unida", "no a la re-reelección", "no se come con $6", "16 cadenas sin hablar de la inseguridad". También hubo bocinazos y aplausos para hacer ruido, la gente cantó también el Himno Nacional en varias oportunidades "a capella" y muy sentidamente. Para tener dimensión de los manifestantes, sirve el dato que la Solano Lima -juventud PJ en el PRO- en tan sólo media hora repartió 30 mil banderas argentinas con la inscripción "Banco Ciudad", el cual fue vaciado por el kirchnerismo este
  miércoles (12/09) en el Congreso de la Nación, y con la traición más absoluta del Senador Daniel Filmus del FpV por la CABA. 


Las razones del cacerolazo, esas que niegan 6,7,8, Página/12, Carlotto, Carta Abierta, Aníbal Fernández y los jóvenes jacobinos camporistas fueron: 
1º Envían a "La Cámpora" para adoctrinar a nuestros hijos. Adoctrinamiento es lo mismo que abuso de menores y la Presidenta lo apoyó abiertamente; 
2º Inseguridad, muertes, entraderas, salideras, motochorros, pirañas, delincuencia infanto-juvenil, impunidad, complicidad, etc.; 
3º No somos libres de salir del país, pues tenemos que pedir permiso para que te den unos pocos dólares como si fuéramos criminales; 
4º Se adjudicaron la potestad de rescribir la historia [pagebreak]; 
5º Te dicen en que divisa tenés que ahorrar, pero convirtieron a la nuestra en apenas papelitos de colores que no son reconocidos en el mundo y que se devalúan diariamente; 
6º Liberan a asesinos y otros criminales para que asistan a sus actos políticos; 
7º La pobreza sigue igual, la villas crecen y se gastan millones en propaganda política, como "FÚTBOL Y TC PARA TODOS"; 
8º No podés negociar tu vivienda de la manera que se te antoje, pues ellos te dirán en que moneda lo debés hacer; 
9º  Para trabajar en el Estado o una de sus empresas, nada mejor que ser miembro de "LA CÁMPORA"; 
10º La libertad de expresión se va convirtiendo de a poco en un recuerdo. Los amigos del poder van monopolizando la información; 
11º Utilizan al "proyecto X" para perseguir a opositores; 
12º Lo único válido para ellos es el "pensamiento único"; 
13º La presidente abusa de la Cadena Nacional, cual Estado totalitario; 
14º Desde el Gobierno Nacional se promueve la desestabilización de todo gobierno provincial que no se encuentre alineado; 
15º Sus aliados de otros países son lo peor que tienen la comunidad internacional. Argentina está cada día más excluida del mundo; 
16º La calle es de los delincuentes y los terroristas son amigos privilegiados del gobierno; 
17º Quien piensa distinto es un enemigo; 
18º Sus seguidores tienen un grado de fanatismo capaz de justificar todo, hasta el adoctrinamiento infantil y la corrupción; 
19º Si eres comerciante y no estás de acuerdo con ellos, te envían a la AFIP para acosarte; 20º El nivel de corrupción de sus funcionarios es el más alto que se tenga memoria. 

¡Por todo esto, decimos "BASTA"!

Buenos Aires, 14 de Setiembre de 2012.


(*) Arq. José M. García Rozado. Integrante de la Liga Federal.

Fuente: Comunicación personal del autor