jueves, 27 de septiembre de 2012

El invento de Cristina

Por José Marcelino García Rozado (*)
Cristina Fernández cree haber inventado algo nuevo, y desentona en el discurso presentado ante el mundo en Naciones Unidas, contra todo el “relato-discurso” su gobierno es una reproducción fellinesca de las peores “autocracias populistas” que poblaron América Latina, en especial, y que como el reciente chavismo estaban comandadas por militares: unos eran de
izquierda –en realidad socioliberales- y otros de derecha –neoliberales- pero “todos sin excepción” seudo profetas del populismo más berretizado: ese
mamarracho de “nacionalismo formal” –nazionalismo populista- y “socialismo oratorio” –falso progresismo de izquierdas de Puerto Madero- que se alimenta de conflictos y confrontaciones y termina siempre por dividir a las sociedades.

En los primeros 7 meses el 2012 la inflación –esa que CFK negara hoy en Washington- fue del 14%, o sea casi 2 puntos porcentuales más que durante el mismo período de 2011 y de un 24,2% respecto de los últimos 12 meses, a la misma vez que el Gobierno reconoce en el Presupuesto Nacional 2013, presentado por Hernán Lorenzino y Axel Kicillof ante el Congreso que 424 mil niños argentinos perdieron el “salario familiar” respecto de 2011 y pagarán 16,7 “asignaciones prenatales” menos, o sea que este régimen izquierdizante y progresista de Puerto Madero pasó de pagar 4,13 millones de “Asignaciones familiares” en Diciembre de 2005 a pagar 2,88 millones en marzo 2012 y se terminarán pagando 3 millones de beneficios en 2013, o sea que en 8 años se perdieron 1,3 millones de Asignaciones Familiares y sólo este año el Gobierno “nacional, popular y progresista” se embolsará del bolsillo de los
trabajadores $ 2,5 mil millones entre menores cantidades, menores montos y por el congelamiento de dichas asignaciones especiales –ayuda escolar, nacimiento, matrimonio y adopción-, de haberse mantenido la relación de 2005 deberían estar pagándose 5,36 millones de beneficios, lo que nos muestra con claridad, y más allá del “discurso-relato de este progresismo berretizado” que se están dejando a 2,36 millones de niños argentinos fuera del sistema.

Esta atrocidad que atenta contra “los Derechos del niño” que consagra nuestra Constitución Nacional, y contra la “redistribución real de la riqueza” es la que termina sosteniendo casi sin costo alguno para el Gobierno Cristina las AUH tan cacareadas por el régimen y que de universales no tienen nada ya que como vemos por aplicar la teoría de la “frazada corta”
se destapa a una enormidad de niños y hogares para en la teoría izquierdizante de los pensadores y ejecutores de este supuesto “modelo K nacional y popular” para cubrir a otros sectores sociales, cuando la Doctrina Nacional Justicialista, implementada por Perón y Eva Perón determinaba que “niños y ancianos” eran “los únicos privilegiados”, pero para Foster o para Laclau (por nombrar a los dos más conspicuos sostenedores de Carta Abierta) pareciera que ni unos ni otros son motivo de la preocupación ni en los derechos inherentes ni en la redistribución de la que tanta alharaca hacen gala. Como CFK declarare hoy en Washington: el
modelo económico argentino "no tiene metas de inflación, sino metas de crecimiento", y por lo tanto se refirió a la inflación al ser consultada por una estudiante de la Universidad de Georgetown sobre si en la Argentina se podía comer por $6 por día,  Cristina dijo que ese dato "fue tergiversado y fue desmentido por comunicados oficiales". Por otro lado, dijo que si el
índice de inflación fuera del 25% como dicen las consultoras privadas, "el país estallaría por el aire".

Además, la mandataria puso en duda los datos sobre la inflación en USA. "¿Realmente creen que el costo de vida aumenta sólo un 2% anual?", preguntó la Presidente al auditorio en el que se congregaron estudiantes, funcionarios argentinos y la prensa; la jefa de Estado volvió a poner en tela de juicio las mediciones estadounidense cuando habló sobre el nivel de
"expansión monetaria" del país norteamericano, pero así como en Nueva Cork ya lo hiciera, hoy también la Presidente se refirió a los cuestionamiento que hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) respecto a las estadísticas argentinas y dijo que el organismo, del que habló varias veces, "toma datos de encuestadores privadas que han sido denunciadas por no poder acreditar cuáles son los instrumentos científicos", con los que toman las mediciones,
haciendo referencia explícita y reconociendo públicamente los aprietes a los que son sometidos quienes difunden o publican datos contrarios a los “fabricados ex profeso por el INDEK”. La Presidente reconoció al INDEC como la única que cuenta la "estructura" para realizar los índices, en todos lo rubros y se preguntó: "Si la inflación hubiera sido del 25%, ¿cómo se creció
al 9%?", la mandataria. Y denunció que el tema de la inflación como algo "político y no económico", CFK calificó las mediciones privadas como "cifras inconsistentes y absurdas" de las que "nadie puede explicar ni dar cuenta de ello".

Cristina Fernández justificó en USA su decisión de no dar conferencias de prensa en la Argentina, al sostener que "los periodistas argentinos gritan y hacen escándalos si no les gusta la respuesta" que ella otorga cuando le realizan preguntas, "con la prensa hablo muchísimo. Lo que sucede es que en la Argentina no hablar con la prensa es no decir lo que ellos quieren
escuchar. Cuando un periodista me pregunta, le respondo. Algunos periodistas dicen que no hablo porque no les gustan mis respuestas", afirmó ella; un estudiante de esa casa de altos estudios estadounidense llamado Gabin y proveniente de la ciudad de Michigan pidió el micrófono para hacer una pregunta en un pobre español e interrogó sobre la relación de la mandataria con la prensa en la Argentina, aunque fue cortado por la Presidenta antes de
culminar. "No es así. Es mentira eso de que hace años no hablo con la prensa", respondió la mandataria con una sonrisa en su rostro, aunque rápidamente se puso muy seria y reconoció: "No (hablo con periodistas) por medios regulares, cada quince días o por conferencias"."Los gobernantes no estamos para responder o hacer centro de nuestra gestión las conferencias de
prensa", dijo la Presidente dejando perfectamente en claro el sistema cuasi fellinesco de una “autocracia populista berretizada” propia casi exclusivamente de los regímenes dictatoriales que desde hace ya 12 años pueblan la geografía latinoamericana y que se conducen a contramano del sistema republicano y democrático que supimos elegir los argentinos en 1983,
aunque éste fuere totalmente perfectible.

En la Argentina cristikirchnerista, aunque les duela reconocerlo, hacen falta “para que una familia no sea pobre, siempre y cuando sea propietaria – aunque sea de un ranchito- de su vivienda, se necesitan $ 4.170 mensuales, o sea $ 34,74 diarios por persona, muy lejos de los $ 13 que publica el INDEK que defiende “ella La Gran Jefa” –y como dice Claudio Lozano- la situación social está atada con alambre, ya que 8 de cada 10 trabajadores ganan menos de
$ 5.000. Y el ingreso promedio de todos los trabajadores argentinos es de $ 3.200”; si los datos defendidos infantilmente por la Presidente, que nos debe causar “verdadera vergüenza ajena” por lo falsos y estúpidos, fueran ciertos, como bien dice Aldo Abraham de la Fundación Libertad y Progreso “en la Argentina tendría que haber menos pobres que en Suiza. Según números de entidades privadas, los niveles de pobreza –Observatorio de la Pobreza UCA-
están en el 30%, y por ello se están subestimando los índices, ya que los privados calculan niveles de pobreza que son más del doble de los que calcula el INDEC”. Como bien indica Raúl Castells del MIJD “después se asombran cuando hay cacerolazos, hasta en las barriadas humildes del segundo y tercer cordón del conurbano, cuando lo que hay es una inmensa mayoría de gente que está viviendo a los saltos”.

Laclau y Foster, junto a Kicillof y Cristina o Moreno y Zaninni dirán sin sonrojarse siquiera que la pobreza está en el nivel más bajo de la serie y la indigencia cerca de desaparecer, pero esta aparente perogrullada, al igual que las sandeces repetidas por Cristina en Washington y Nueva York no son otra cosa que “noticias generadas ex profeso” por el régimen para tapar el escándalo desatado por la denuncia de amenazas a la despachante de aduana Paula de Conto y más cuando como resultado del escrache del martes -25/09- este miércoles 26 Oyarbide se apartó de la causa por maltratos contra Guillermo Moreno presentada alegando que "Me aparté por la violencia moral y por la garantía de imparcialidad", explicó horas después y a las 20:00 ya comenzaron a citar, quienes estaban anoche frente al inmueble de Rodríguez Peña, para las 20:00 de hoy -26/09- en Salta 950, a lo de Guillermo Moreno.  "La causa ya no es más mía", confirmó el magistrado.

También se debatió cuál de las direcciones atribuidas a Ricardo Echegaray es la más conveniente para un operativo similar. Pero sin embargo no hay que cantar victoria, desde la
red social Twitter, el periodista Raúl Kollmann explicó a través de su cuenta ‏@tunykollmann, “Resolverá la Cámara del Crimen q no creo q acepte el apartamiento de Oyarbide. Sería aceptar q van 50 a protestar y se cambia de juez”. Kollman expresa en verdad la intención del kirchnerismo, luego agrega “No tan rápido: Oyarbide dice q se aparta de la causa contra Moreno. Se sortea otra vez, el nuevo juez dirá q no hay razón para q se aparte”.Así las
cosas el kirchnerismo va a presionar porque no quiere que no se siente precedente por las otras causas donde necesitan la (in)acción del genuflexo juez.

Pero el escándalo de Moreno-Conto no se asemeja ni por asomo al de las denuncias contra Alicia Kirchner, la hermana de Néstor y cuñada de Cristina quien está denunciada e involucrada en graves delitos penales de malversación de fondos públicos al utilizar a desocupados y jubilados para defraudar al Estado en cifras multimillonarias, es ésta opaca funcionaria quien permite o avala claramente el uso de cooperativas de trabajo para
desvío de fondos en Municipios como Quilmes y en provincias como Santa Fe y Chaco, siendo éstas las denunciadas aunque se sospecha con demasiado fundamento que este tipo de maniobras se habrían y se siguen realizando en otros municipios y diversas provincias donde ella y su agrupación política Kolina están haciendo pie. Pero además Alicia fue funcionaria –y esto está totalmente probado- de la dictadura militar genocida en su Santa Cruz natal
entre 1976 y 1979 cuando se desempeñó como Directora de Asuntos Comunitarios del Ministerio de Asuntos Sociales de la provincia, el cargo ejercido era el de una vice ministra.

Según Acuña Kunz al menos 4 ministros de la primera gobernación de Néstor, iniciada en 1991, habían participado en importantes cargos públicos durante la dictadura que ahora “ella” y antes ambos –ella y él- saben denunciar para granjearse el mote de defensores de los DDHH. Entre los mencionados está el yerno de Carlos Zaninni y con el cargo de Alicia serían ya 5 los funcionarios K que actuaron durante aquella dictadura genocida y que bien supo amparar a la pareja presidencial desde 1976 a 1983.

Todos y cada uno de estos hechos aquí presentados, no son otra cosa que claros ejemplos de cómo este régimen autocrático y profeta del populismo berretizado, aunque haya sido legitimado de origen por el voto popular, y aunque tenga o haya tenido apoyo social, muchas veces enancado en esa clara “sensación de opulencia ficticia y de corto plazo” fueron sustentados desde los centros del poder mundial ya que coadyuvan a la “dependencia” a la que dicen combatir. Así como durante la Guerra Fría estos populismos nazionales militares proliferaron en nuestra Latinoamérica amparados por los EEUU, cuando los aires cambiaron y las repúblicas democráticas fueron el “nuevo paradigma” de la dominación imperialista encontramos regímenes intolerantes neoliberales llamados pomposamente “el Nuevo Ideario Nacional”, y como luego lo hiciere el chavismo de izquierda –socialiberalismo populista- “encarnaron los sueños del Libertador Simón Bolívar”. Marcos Pérez Jiménez y Hugo Chávez
Frías son dos de las expresiones más acabadas del “régimen autocrático populista berretizado y totalitario” encaramados por el voto popular en nuestra América latina; pero ambos fueron superados por la historia pues cometieron los mismos errores: “soñaron con torturar o amenazar adversarios, utilizar el Estado como agente policíaco y persecutorio, clausurar diarios, organizar plebiscitos para perpetuarse y negar la realidad de exclusión y pobreza existentes en sus respectivos regímenes”.

“Mis obras hablan por mí”, expresaba Pérez Jiménez mientras demolía la democracia y los derechos humanos básicos, Gustavo Rojas Pinillo en Colombia -1953/1957-  fue reacio a la oposición e inició una verdadera cruzada contra los “monopolios” de prensa, servidores de “la oligarquía” apoyado por el campesinado, amnistiando guerrilleros rurales, repartiendo tierras y
obsequiando cuantiosos dineros, impulsó la obra pública, tal como Pérez Jiménez, pero pasó a la historia como un verdadero autócrata populista que nunca dejó de ser un enclave de los EEUU en Sudamérica. El rosario de personajes totalitarios y autocráticos con apoyo popular en nuestrocontinente es de muchas “cuentas” y de variados tipos, de derecha y de izquierda, pero todos al fin al servicio del imperialismo de turno: Ovando y Torres en Bolivia, Velazco Alvarado  y Fujimori en Perú por nombrar a los más destacados, olvidados esos antecedentes, en la Argentina del siglo XXI algunos pobres de espíritu y grandeza claman por “un líder como Chávez”, mientras otros temen que el llamado “chavismo” se extienda como una mancha de aceite y llegue como ya lo hiciere con Correa en Ecuador, Lugo en Paraguay y Morales en Bolivia hasta nuestra argentina; tanto ilusionados como amedrentados creen pobremente y por no revisar la historia y los finales tristes y opacos de semejantes personajes estar ante “una nueva ideología”, pobres, muy pobres de intelecto y lo más grave aún faltos de memoria. En nuestra Argentina existió una ideología nacional, humanista, social y cristiana, una ideología y una Doctrina que propugnó el “ascenso social sin lucha de clases” y generó una verdadera “revolución en paz” e incruenta que se llamó Justicialismo y que yo denomino “peronismo a secas”.

Imitar a Chávez es un anacronismo en la Argentina, es retroceder más de medio siglo, equivaldría a reimprimir la autocracia populista berretizada que Juan Domingo Perón dejó atrás en 1946 y mucho más acabadamente en 1973, cuando a su regreso “descarnado y como un león herbívoro” se abrazó con antiguos contendientes y promovió un “Modelo Argentino para el Proyecto Nacional” cimentado fundamentalmente en la concordia, la paz y el consenso;
ese Perón enseñó, a peronistas y a no peronistas, o sea a quien quisiere escucharlo, que el desarrollo económico y la justicia social son absolutamente compatibles con el “estado de derecho” y con las garantías individuales, con la libertad de expresión y con el ahorro genuino de la población, con la propiedad privada en una “Comunidad Organizada”, Perón en
su eterna grandeza supo reconocer que tuvo un período –muy pequeño por cierto- donde cometió excesos y arbitrariedades, y que éstas le salieron muy caras a él y al pueblo al que amaba; el abandono del republicanismo, las expropiaciones, el cierre y confiscación de medios de comunicación, el culto a la personalidad, la propaganda oficial, la retórica beligerante y la
partición de la sociedad en “seguidores y enemigos”.

Perón nos legó una clara enseñanza cuando nos dijere: “cuando tuve todos los medios en contra gané, y cuando los tuve todos a favor me derrocaron”, y esa enseñanza nunca aprendida por Néstor y Cristina, porque nunca fueron peronistas les impide a ellos ahora como a los militares sediciosos en 1976 reunificar al pueblo detrás de un “verdadero proyecto de Nación”, y como durante décadas tras la muerte del Líder no se vivió en democracia plena
nunca, hubo fusilamientos, censura, proscripciones, dictaduras populistas y no populistas, guerrillas y terrorismo de Estado y de grupos facciosos sediciosos. “¡El proyecto político que Perón esbozó y legó en 1973/4 el del Modelo Argentino para el Proyecto Nacional se ubicó en las antípodas de la autocracia populista –tanto de derecha como de izquierda-, y propició, con
lucidez incuestionable la creación de un Consejo para el Proyecto Nacional, integrado por los distintos partidos políticos”. A ese Consejo Perón estuvo a punto de proponerle –justo antes de su fallecimiento-  los principios que dejó plenamente esbozados y que en sus propias palabras, se trataba de: “1º.Comprender que las potencias ya no pueden tomar riquezas por la fuerza. 2º
Actuar en la sociedad global, lo que no es incompatible con la soberanía. 3º Consolidar las instituciones y 4º Convocar al empresariado, para asociar sus intereses al interés de la Nación”.

Había pasado la posguerra y llegaba el fin de la Guerra Fría, nadie ya creía en naciones autárquicas, ya se había comprendido el error trágico de “sembrar vientos”, ya estaba muy claro que las divisiones populares entre réprobos y elegidos terminan siempre en tragedia, Perón, en su enorme grandeza de espíritu comprendió que lo que algunos imberbes y traidores de entonces, hoy llaman “chavismo” es una verdadera antigüedad, él supo dejarlaatrás, ¿nosotros sabremos comprender esta enseñanza del viejo Líder?


(*) José Marcelino García Rozado. Integrante de la Liga Federal.

Fuente: Comunicación personal del autor.