martes, 18 de septiembre de 2012

Furia y preocupación: la mala hora de CFK

Por José Marcelino García Rozado (*)
Después del masivo cacerolazo del jueves 13/09 el kirchnerismo salió a anunciar una contra-marcha encabezada por “Unidos y Organizados”. Pero la agrupación no garantiza el nivel de convocatoria para copar todos los puntos del país donde se congregaron los manifestantes del 13-S, y la convocatoria parece difuminarse a pesar de que sigue la campaña de descalificaciones de las principales figuras del oficialismo. “Sin permiso los chicos no pueden salir a jugar”, demasiada gente grande se está dejando tratar como si fueran chicos, y de esa disminución, en el fondo, no le pueden echar la culpa a nadie. Ya son grandes.

El cristikirchnerismo quiere controlar todo, pero la enorme respuesta popular que tuvo la convocatoria a protestar mostró que ese intento fue vano y que las redes sociales y el hartazgo popular pudieron más; ahora de Unidos y Organizados”, la nueva instancia suprema del cristinismo, sale el diputado nacional Martín Sabbatella que fue propuesto por la presidente para conducir la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual” (Afsca), brazo ejecutor de la Ley de Medios, que tiene por objetivo real controlar al periodismo y a los medios de comunicación, respondiendo a la concepción “del poder que tiene CFK”, camuflado en espejismos incautos, cuya máxima expresión quedó patentizada en la cobertura que los medios K realizaron del evento del pasado 13-S. El titular de Nuevo Encuentro, fuerza aliada al FpV, aceptó el ofrecimiento pero ahora deberá someterse a un proceso de 10 días de impugnaciones antes de su definitiva designación como titular del ex Comfer. Nuevo Encuentro, Movimiento Evita, Kolina y La Cámpora”, entre otras organizaciones cristinistas, han confluido en “Unidos y Organizados”, que reclama todo el poder en el “Universo Cristina”, y demostración del reordenamiento es la designación del ex comunista y ex frepasista Sabbatella, un aliado de Carlos Heller, cuyo Partido Solidario es parte de Nuevo Encuentro.

Solo en un país devaluado puede la anormalidad política convertirse, sin provocar asombro o rechazo, en un hábito, ese riesgo democrático pareciera haberse empezado a disiparse el jueves 13-S cuando volvieron a sonar las cacerolas de protesta en muchas ciudades y pueblos de argentina; ocurrió ya en muchos lugares con igual eficiencia: “los indignados” españoles y europeos, aquellos que detonaron “la Primavera Árabe”, todos aquellos que buscan agrietar en la cerrada censura de los regímenes totalitarios –China, la teocracia Iraní, Venezuela- o cuestionan el poder omnímodo de Wall Street, experimentaron el poder de las redes sociales y del hartazgo popular, una forma de “vinculación horizontal y masiva que articulan respuestas comunes” a aquella nómina de anormalidades ya casi inagotable desde que CFK obtuvo su segundo mandato, debiendo aclarar que incluso antes, aunque algunos episodios, mucho más que otros, no pueden ser soslayados. La autonomía del poder de convocatoria por fuera de los partidos y los medios opositores es un fenómeno que modifica drásticamente la acción política, y el Gobierno Cristina ha pretendido encontrar rápidamente una explicación para la “erupción popular” que, claramente, lo sorprendió y apabulló por su magnitud.

Cabe destacar que nada de todo esto es Partido Justicialista. Hoy día, el PJ institucional es un “convidado de piedra” en la Administración Cristina. El PJ, en especial, es sospechado de falta de convicciones en la disputa contra el Grupo Clarín, mientras que “Unidos y Organizados” considera que no hay retorno en la animadversión a los de Héctor Magnetto y en menor medida con La Nación. Según se publicó hoy en los "Avisos oficiales" del 'Boletín Oficial', Martín Sabbatella, DNI 21.486.727 es el reemplazo elegido para Santiago Diego Aragón, hombre de Gabriel Mariotto que había perdido influencia a manos de La Cámpora, y de la propia Presidente ya que lo culpa del revés sufrido en la pelea encarada con Daniel Scioli por los recursos y que le hiciere perder claramente imagen positiva ante la ciudadanía. "Hasta tanto sea oficializado, el diputado nacional no hará declaraciones", aseguraron hoy allegados a Sabbatella. "Conocemos la ley (de Medios), pero las características puntuales las iremos conociendo con el transcurso de los días", confiaron las fuentes. Aragón –el hombre de Mariotto- que había quedado en la presidencia aunque la agrupación de Máximo Kirchner, nominó allí a su dirigente Ignacio Saavedra, anteriormente a cargo de la subgerencia de noticias del estatal Canal 7. Desde ese día, Aragón no podía firmar nada sin la conformidad de Saavedra, lo que redujo su poder de decisión. ¿Qué ocurrirá ahora con la presidencia fantasma de La Cámpora? 

La designación de Sabbatella, en efecto, parece nada menos que una demostración de poder de Unidos y Organizados, el nuevo sello donde confluyen tanto La Cámpora como Nuevo Encuentro, el Movimiento Evita, Kolina, entre otros. Habrá que medir posteriormente la actuación conjunta, pero no es un asunto que prime ahora para la Presidente. Ocurre que el AFSCA es el lugar desde donde el Gobierno nacional lleva adelante una fuerte ofensiva contra los medios de comunicación, que va hacia la batalla final del 07/12. En la coyuntura incapaz de ensayar otra respuesta que no sea la descalificación, prefirió cargar sobre la condición de clase de los manifestantes antes que en las razones por las que salieron espontáneamente a las calles, olvidando por desconocimiento –o por su acérrimo antiperonismo- , que esa clase social a la que descalifican fue creada expresamente por el General Perón y el peronismo de la Primera y Segunda presidencias peronistas. El régimen Cristina “no quiere mirar en el espejo sus errores y torpezas”, optó, erróneamente por el único camino que conoce: “doblar la apuesta”, porque toda reflexión crítica sobre su gestión es considerada “una capitulación deshonrosa”, ignorando aquella vieja y sabia frase que dice: “la voz del Pueblo es la voz de Dios”.

CFK fue achicando su propias base de sustentación y deshaciendo alianzas; pero lo más grave aún es que está confundiendo “sus propios intereses políticos con los intereses del pueblo”, y para salvar semejante incoherencia construye un relato donde autoritarismo y arbitrariedad están permanente y fuertemente presentes, es en ese marco que se desata la ofensiva para reformar la Constitución y permitirle a “ella” presentarse para otro u otros período/s en 2015, y los “linchamientos públicos” ensayados contra Paolo Roca, CEO de Techint por “osar criticar austeramente una faceta de la marcha de la economía”,  o la ofensiva que por Ley el Congreso quitó fondos al Banco Ciudad para transferirlos a una “caja posible de manotear como el BNA”, con la complicidad y traición expresa del Senador Filmus, y los diputados nacionales porteños Heller, Felleti, Cabandie (por nombrar solo a los más conocidos), desfinanciando a la segunda entidad bancaria que más y mejores créditos hipotecarios da para la vivienda., a favor del Banco Nación, ese que le presta demasiado al Tesoro y a los amigos del poder (dos empresarios patagónicos K muy conocidos acaban de ser beneficiados con préstamos de $ 1 mil millones cada uno, y abundan ejemplos de este tipo). El debate “polvoroso” desatado desde el oficialismo, y que tiene encandilados a los opositores, sobre el derecho/obligación del voto de menores hasta los 16 años y a extranjeros con apenas 2 años de residencia en el país coinciden con la necesidad de tapar hechos gravísimos de corrupción.

Los manifestantes, dando cabal muestra de civismo e inteligencia –esa que demasiadas veces le falta a la oposición-  han expresado “que se opondrán a esa reforma y plantearon asimismo otras cuestiones que la casa Rosada no atiende: inseguridad, inflación, lucha contra el tráfico de personas y drogas, abuso de la cadena nacional, intromisión del poder en las libertades individuales, desocupación, pobreza, educación, salud, justicia, lucha contra la corrupción generalizada, etc.”. Al decir de Manuel Castells –sociólogo- “un sistema de poder que se basa en la coacción es un poder débil, porque si una parte de las personas es capaz de pensar diferente y de atreverse a traducir en la práctica ese pensar diferente, ese poder coactivo acaba disolviéndose”. Las distracciones pretendidas por el oficialismo no encontraron eco en el pueblo que salió a expresar un fuerte rechazo al modo de actuar, pensar y hablar de la Presidente, y tanto fue así que mientras el oficialismo pretendía imponerle “su agenda”, el pueblo desde la calle le recordaba las denuncias contra Amado Boudou y Vanderbroele –CVS-, o los billetes “truchos e imposibles de poner en circulación” de Evita de la Casa de la Moneda, o los casos de la Misión Sueños Compartidos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo –Bonafini/Schoklender-, o los “robos de tierras, con negociados mediante, a los Quom en Formosa, o de Mario Ishi en Santiago del Estero, o los de Milagro Sala en Humahuaca, con un curioso asesinato de un trabajador que defendía su propiedad”, o las mentiras flagrantes sobre los Planes de Vivienda –más de 400 mil prometidas- nunca concretados o concretados en porcientos ínfimos mientras 3 millones da familias requieren de esa asistencia del Estado, o las supuestas escuelas construidas y que brillan por su ausencia.

El recordatorio popular de las cosas raras y que se suceden con tanta asiduidad pueden transitar también las extravagancias y peligros –las peleas por el subte en CABA, las supuestas “reinserciones sociales” de presos y las salideras de convictos a actos públicos junto a Víctor Hortel (Director de SPF) ataviado como “el Hombre Araña”, la “celebración del día del Montonero” auspiciada justamente por Alicia Kirchner funcionaria de la dictadura genocida en Santa Cruz, y que festeja “el delito constitucional de sedición” cometido tanto por ellos como por las Juntas Militares, junto a organizaciones y Partidos K como Nuevo Encuentro del marxista Sabbatella; no son menos extrañas las cuestiones políticas y de poder que, a la vista o desde las sombras, se vienen cocinando –De Vido intentando destituir a Peralta, Mariotto  y también De Vido a Scioli (“habrá plata y obras –verdaderas mentiras- para ustedes si el año que viene están dispuestos a jugar con nosotros. Y se olvidan del gobernador”), olvidando que está él preso de la historia de esta década donde fue el cajero y principal recaudador- ambas víctimas del accionar cristikirchnerista quizás terminen amparados por sus sociedades justamente por quienes son los que los atacan, o sea por odio y no por amor. ¿Detrás del mensaje de Peralta a Cristóbal López –amenaza de quita de áreas petroleras provinciales- habrá algún mensaje cifrado para la Presidente? 

El cristikirchnerismo está demasiado acomodado al “submundo de la política”, y este acomodamiento le impide interpretar con una mínima justeza las “cosas a la realidad” que suceden no como ellos pretenden sino como son, las cacerolas y la muchedumbre lo han shockeado, “ella” como siempre que algo que sucede que no le gusta se recluyó en el silencio austral, una señal ya inconfundible de los Kirchner cuando “la adversidad les duele”, mandaron a sus alcahuetes más obsecuentes a descalificar a quienes no aceptan el relato Juan Manuel Abal Medina (jr.), como si perteneciera a la clase obrera –justo él que vive en la opulencia y con un padre que es asesor del hombre más rico de América latina, y que además fue parte de los sediciosos que atentaron y colaboraron al derrocamiento del Gobierno Constitucional de 1976, le gusta emparentarse con un “supuesto progresismo y con una hipotética izquierda peronista”- definió el cacerolazo como “un estallido de odio, insulto y agresión”, como si un espejo estuviera devolviendo la imagen propia del cristikirchnerismo construida durante esta última década. Del progresismo socialiberal y de esa supuesta izquierda seudo peronista inexistente porque Perón los repudió abiertamente, intentan emerger seudo matices de análisis, aunque en éste caso llamó la atención “la pobreza argumental y el profundo descaro” de los enviados a descalificar la impresionante movilización popular. Algunos pocos oficialistas supieron reaccionar con mayor honestidad.

Eduardo Córdoba claramente les espetó: “Presidente, la movilización del jueves no fue para pedir que termine su mandato, sino para que lo comience. El mandato que se le entregó es para que cumpla con la Constitución, las leyes existentes, para que administre, para que nos cuide, para que respete a quienes no la votaron. Y el mandato termina, caduca. Que no haya miedo. El único miedo debe ser a no cumplir con las responsabilidades que a cada uno le competen. Si además de cumplir con todo lo anterior, usted fuera plural, reconociera algunas virtudes en sus adversarios, condenara a quienes en el pasado tomaran las armas pero también, en seguida, dejara de pensar constantemente en el pasado; entonces al terminar se le reconocería su gestión. Por otro lado, yo haría como los fumadores que quieren dejar de serlo. Cada día trataría de dejar de decir una macana”. Por su parte, y para continuar con lo escrito por hombres “de a pie” y justamente por el valor que éstas declaraciones tienen, José R. Iacaruso le dice: “Estoy orgulloso de pertenecer a la clase media. ¿Pero, de qué se nos acusa? ¿De haber sabido conseguir un status, que nos habilita a elegir el barrio donde vivir? ¿Acaso el colegio de nuestros hijos o nietos? ¿O pretender convivir con gente que comparta nuestros ideales de vida? ¿De la idea burguesa de querer trabajar en paz, sin zozobras, donde poder salir y volver no signifiquen una aventura, sin tener que esperar crispados el regreso de nuestros hijos y nietos por la noche? Se nos ataca en nombre de los desposeídos, que los mismos gobiernos se ocupan de mantener en la indigencia para asegurarse la dependencia –aunque no siempre lo logran porque como nos señalara Perón “reciban lo que les den y después voten libremente por quienes ustedes quieran”-  y sosteniendo la tan repetida antinomia de ricos vs. pobres”.

El cristikirchnerismo intentó acotar las imágenes y las voces distintas e imponer el monopolio de su relato, y el pueblo no se lo permitió, esta movilización fue superior a la de 2004 convocada por Juan C. Blumberg y las de 2008 convocadas sectorialmente por el agro, por lo que luego del cacerolazo y la multitudinaria concurrencia a nivel nacional, el oficialismo deberá repasar uno de los muchos mitos que ha sabido edificar: “CFK supo convocar a la juventud, pero también supo espantar a una enorme porción de jóvenes que esa noche concurrieron masiva y espontáneamente a repudiarla a ella o a sus metodologías”; esos jóvenes pidieron y exigieron lo mismo que el resto del pueblo: más seguridad, más institucionalidad, más república, más democracia, menos mentira, menos desocupación, menos droga, menos exclusión, menos pobreza y menos coacción del poder del régimen. Pero sobre todo menos terquedad y soberbia. ¡Mucha más humildad y escuchar, principalmente eso, escuchar! La marcha nació del cambio de humor social, arrancó además a la oposición de una siesta placentera y poco republicana y democrática. En torno al ensayo de la supuesta re-reelección surgieron coincidencias en la comarca opositora y hasta cierta posibilidad –la historia y el devenir próximo de los hechos lo dirán- de darle sentido político concreto a las legislativas de 2013.

Para mayor furia y preocupación, aquella comarca se nutre de nuevos actores poderosos, Hugo Moyano, De la Sota, Cariglino o sea actores que poseen poder fáctico –los sindicatos- y poder territorial, esta convergencia para destemplanza del oficialismo también se nutrió para cerrarle el camino a Cristina si intenta perpetuarse, es cierto de que de los propósitos a los hechos aún existe un océano por navegar, hace casi 14 años la re-re de Carlos Menem naufragó por un simple amago de una “consulta popular esgrimida por el entonces Gobernador Duhalde”. ¿Por qué la oposición no podría repetir ahora ese plan juntando un plebiscito por la re-re con las legislativas del año 2013?  Proyecto ambicioso para una oposición que pareciera recién ahora despabilarse como consecuencia del cambio de humor social expresado por el cacerolazo y la marcha del jueves 13-S. Y más si ésta sigue con sus desconfianzas internas y sus remanidos personalismos que imposibilitan no ya un frente común sino siquiera el sentarse a dialogar en pos de un objetivo común: fijar puntos de acuerdo básicos respecto de cuestiones cruciales para la república y la democracia, como es parar con el autoritarismo, la perpetuación y la estalinización y centralización llevada adelante por este régimen. Las legislativas de 2013 se transformarán en una instancia crucial de cara al 2015.

En el “no te tenemos miedo… ni un poquito” se plasmó una nueva realidad social, pues se vio a un pueblo  invadido de una profunda tristeza, porque él sólo quiere trabajar y vivir en paz para producir entre todos lo necesario, para engrandecer la Patria, un pueblo que se cansó de tanta corrupción, soberbia, negligencia, mentiras y se está convirtiendo en la fiera más temida por el régimen cristinista, y fue a su propia casa a gritarle en la puerta no que se vaya, por que eso no es defender la democracia y la república, sino que haga bien los deberes y que cumpla con sus obligaciones. Eso le dijeron el 23-O el 54% y el 13-S esa enorme marea humana que se movilizó en toda la Patria. ¡Sonó el despertador! Indicaba la “hora del basta”, la ciudadanía marcho en paz, sin banderías políticas, reclamando, exigiendo lo que por derecho legítimo nos corresponde: somos tan seres humanos “todos y todas” como el resto, no dejamos de ser argentinos, ni pueblo, porque pensamos diferente, somos iguales a los habitantes que forman parte del clientelismo y que sostiene este seudo y proclamado modelo negativo de país; pues no existe hoy Nación. ¡No somos material descartable, y aunque nos descalifiquen tenemos como mínimo el mismo valor que ellos!

La oposición no deberá distraerse y desatender el “mensaje” que las cacerolas y las muchedumbres remitieron para ellos, existen muchos hartos del régimen pero huérfanos aún de una verdadera alternativa que conjugue liderazgo y proyecto verdaderamente nacional y atractivo, esa impotencia fue la que nos condenó en 2011 y la catapulto a Cristina; el régimen tiene oportunidad de cambiar y reinventarse para sortear el malísimo momento social que vive, un momento que le llega apenas 9 meses después de haber asumido su segundo mandato, pero requerirá de dos premisas: no insistir con el relato-discurso excesivamente divorciado de la realidad y explorar otros caminos políticos menos autoritarios y verdaderamente totalitarios porque los desafíos encontrados el 13-S son nuevos. Existe un mensaje de hartazgo profundo muy difícil de revertir. ¿Será posible? La historia de “ella” y la de su tropa nos conducen al escepticismo casi total. 

Buenos Aires, 17 de Setiembre de 2012.

(*) Arq. José M. García Rozado. Integrante de la LIGA FEDERAL 

Fuente: Comunicación personal del autor