viernes, 7 de septiembre de 2012

Subsidios: aún el 4% del PBI

Por Analytica Consultora (*)
Los subsidios, en especial al consumo de energía y al transporte público, representan uno de los pilares del modelo distributivo del gobierno. Su relevancia como instrumento de política económica en estos años es claro: la participación de estas transferencias públicas en el PIB pasó de 1.3% en 2005 a 4% a finales de 2011. Fue entonces cuando el gobierno decidió racionalizar y recortar partidas; pero el proceso muestra idas y vueltas. 

Veamos. El presupuesto 2012 ya incorporaba una reducción real de subsidios dado que el aumento nominal (apenas uno por ciento) está muy por debajo de la inflación real. Pero además, luego de las elecciones, la gestión CFK anunció la eliminación progresiva de los subsidios metropolitanos al gas, la electricidad y el agua, así como otros recortes (Ver Analytico#142, “Subsidios focalizados”, 21 de noviembre de 2011”)

Sin embargo, al mismo tiempo, la desaceleración de la actividad comenzó a hacerse más evidente, obligando a frenar, con lógica anticíclica, las quitas. En agosto, en tanto, se anunció que antes de fin de año comenzaría la etapa de racionalización de subsidios al transporte.
Más allá de estas marchas y contramarchas, los subsidios no crecen en 2012 al ritmo de años anteriores. Hasta julio, según información de ASAP, la ejecución total alcanzó $ 46.661 millones, $ 8.382 millones más que en igual período de 2011. Este aumento, de 21,9%, es sustancialmente inferior al de 2010 (+51%) y 2011 (+47%).

En esta contención relativa, la moderación energética es central. Los subsidios al sector –que representan más de la mitad del total- aumentaron sólo 15,4% en los primeros siete meses, básicamente las transferencias a CAMMESA -que, aún así, ejecutó 59% del presupuesto aprobado. En cambio, crecieron $ 1.590 millones (+580%) los gastos de capital de Nucleoeléctrica, responsable de las obras de Central Embalse y de Atucha II.

En el transporte, siguen siendo muy relevantes los subsidios a los colectivos, que aumentaron $ 3.400 millones respecto del año pasado (+67,6%), totalizando $ 8.454 millones lo que representa el 97% del presupuesto aprobado para 2012. Las transferencias a los concesionarios de trenes y subtes, en cambio, se redujeron $ 780 millones (-30%) respecto de los primeros siete meses de 2011. La única línea ferroviaria que muestra aumentos es la Belgrano.

A su vez, Aerolíneas Argentinas ya recibió transferencias por $ 2.376 millones (+47%) y AySA por $ 2.573 millones (+67%).

Todavía la contención de los subsidios no se refleja en los números macro. Siguen representando 4 puntos del producto y su participación en el gasto público nacional se reduce apenas en el margen, pasando de 17,3% en 2011 a 16,7% proyectado para este año. La realidad fiscal y la justicia distributiva reclaman que se avance más activamente en su racionalización. El reclamo de sintonía fina es, en este campo, muy amplio, tanto en nivel como en eficiencia del uso de los recursos fiscales.
(*) Analytica Consultora. Informe Nº 182. Directores: Ricardo Delgado y Rodrigo Alvarez