miércoles, 10 de octubre de 2012

El FMI rebajó fuerte el crecimiento del país y dejó de usar la inflación del Indec

Por Esteban Rafele (*)
El Fondo Monetario Internacional (FMI) utilizó indicadores de inflación alternativos a los del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en su informe sobre las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) difundido ayer. 

En el reporte el organismo disminuyó la estimación de crecimiento para la Argentina a 2,6% en 2012, desde el 4,2% que pronosticó en abril.

Al analizar lo que entiende como una “desaceleración moderada” en América Latina, el FMI apeló a indicadores de inflación provinciales. “Las variables nominales correspondientes a Argentina se deflactan utilizando estimaciones del personal técnico del FMI sobre el promedio de la inflación provincial”, aclaró el Fondo en una nota al pie.

El organismo multilateral había comenzado a utilizar información alternativa para estimar el Producto Bruto Interno (PBI) y la inflación del país en su reporte de abril de 2012, luego de haber advertido que comenzaría a emplear indicadores ajenos a los provistos por el Indec en septiembre de 2011.

El Fondo, no obstante, continúa basando sus proyecciones de inflación para 2012 y 2013 sobre la información del Indec. Así, estimó para este año un avance en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del 9,9% y otro del 9,7% para el que viene. Y repitió la fórmula a la que apela desde 2010: “El FMI ha pedido a Argentina que adopte medidas correctivas para mejorar la calidad de los datos oficiales del PBI y del IPC-GBA. 

El personal técnico del FMI también está utilizando otros indicadores del crecimiento del PBI y de la inflación a los efectos de la supervisión macroeconómica, entre los cuales se incluyen estimaciones de analistas privados, que han mostrado desde 2008 un crecimiento del PBI real significativamente más bajo que el que indican los datos oficiales; y datos elaborados por oficinas estadísticas provinciales y analistas privados que han mostrado desde 2007 una tasa de inflación considerablemente más alta que la que indican los datos oficiales”.

La pelea con el FMI por las estadísticas tuvo su punto álgido hace dos semanas, cuando la directora gerente del organismo, Christine Lagarde, amenazó con sacarle “tarjeta roja” al país si no entregaba estadísticas confiables. La presidenta Cristina Fernández le respondió ante los líderes mundiales en la Asamblea Anual de la ONU: “Mi país no es un equipo de fútbol, es una nación soberana que toma decisiones soberanamente y no va a ser sometida a ninguna presión y mucho menos a ninguna amenaza de que si no hace tal cosa se le va a poner una tarjeta roja”.

Antes, el directorio había conminado al Gobierno a mostrar avances en la transparencia estadística antes de diciembre. El Indec había solicitado asesoramiento técnico al FMI para confeccionar un Índice de Precios Nacional, que no tiene fecha de salida. Dos misiones del Fondo visitaron el país y se entrevistaron con consultores privados y representantes de institutos estadísticos provinciales.

Las rispideces llegaron a tal punto que ni el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, ni la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, viajaron a Tokio a participar de la cumbre del Fondo (ver aparte).
En baja
En tanto, el Fondo redujo las perspectivas de crecimiento para el país a 2,6% para este año y a 3,1% para 2013. Preveía una expansión de 4,2% y de 4%, respectivamente, en el reporte de abril. La rebaja estuvo en línea con las peores proyecciones para el mundo y para la región. Pero, los pronósticos fueron más duros que en otros países. Así, el Fondo bajó la estimación para el PBI brasileño de 2012 a 1,5%, pero mantuvo la expansión esperada para 2013 en 4%, por ejemplo. El FMI espera que la región crezca 2,9% este año y 4% el año que viene.

Y dedicó un párrafo a la emisión monetaria en los países de la región con “alta inflación”. “Los bancos centrales de las economías con relativamente alta inflación (Argentina, Venezuela) tendrán que apretar aún más”, consideró.

(*) Esteban Rafele. Artículo publicado en El Cronista y en Chacomundo el 9 de Octubre de 2012.