miércoles, 3 de octubre de 2012

La bronca,... "sale con fritas"

Por María Celsa Rodríguez (*)
Esa frase típicamente argentina "sale con fritas"  hoy puede decirse que la bronca... sale con fritas. Luego  de escuchar al filosofo José Pablo Feinmann en la radio, analizando porque nosotras las mujeres odiamos a la Presidente poniendo como excusa el tema del enriquecimiento patrimonial "pero que no sabemos si robó o no robó porque realmente ese patrimonio, -dijo-,  Ella podría demostrar muy fácilmente que hay otros patrimonios en la República Argentina que se han multiplicado muchísimo más y que bastaría darse una vuelta por la Sociedad Rural para ver cómo se han multiplicado esos patrimonios”.

Es que solo  le tenemos odio -según él- "porque encuentra en ella cosas de las que usted carece".


Claro,  es cierto, encontramos un patrimonio personal que se ha multiplicado de manera exorbitante, que nos quiere hacer creer que es porque fue una exitosa abogada y ahora es una exitosa presidente. Que nunca mostró el título y que personalmente pienso que si tanto se pone en duda si se recibió o no, ¿porqué no lo muestra? o porque no muestra una foto de cuando se recibió, como tenemos todos los que egresamos de una universidad. ¿O será que ella  cree que fue una exitosa abogada, como ahora  cree que es una exitosa presidente?  Solo es seguro que fue una exitosa ganadora en las elecciones de octubre del 2011, y es la muletilla que recita con orgullo. Que ganó las elecciones con el aplastante 54%, un monstruo que amilana a la oposición y que siente que no pueden hacerles sombra y que a ella la llena de soberbia frente al resto del espectro político.
 
Aunque hoy su imagen positiva va en caída libre y no creo que pueda sentirse con el mismo apoyo popular que hace un año atrás. Solo se siente segura cuando va con su séquito de aplaudidores, y ahí se la ve desenvuelta cada vez que  le festejan sus chistes. Pero en Harvard y en Georgetown su imagen se opaco sin la presencia de ellos. Se sintió descolocada  y su estrella de brillante oradora,  se vio des dorarse. Porque no es la dama súper inteligente que nos quieren hacer creer.

Feinmann  calificó a la Presidente "que es muy inteligente". Sin embargo posee   un largo rosario de errores garrafales,que no es el indicado para una mandataria que debe guardar las formas. Como cuando aconsejó comer carne de cerdo porque era afrodisíaco,  cuando hizo el mal chiste del pomo, cuando habló de Sarmiento con los niños que visitaron la Casa Rosada y utilizó  términos desafortunados recordando al prócer y ni siquiera pudo explicar con sentido docente  lo que significa ser masón. Y en economía tampoco es ninguna genia.

Dijo también el Sr Feinman que "no es una viejita, no está fulera, no es un bagayo. Es una señora de 58 años, pero usted también vio fotos de cuando era jovencita, una morocha argentina muy linda, y hoy todavía sigue siendo una mujer atractiva...Porque hay mujeres que no son mujeres, son políticas. Si usted la ve a la alemana Angela Merkel, yo no le veo mucha femineidad, qué quiere que le diga. Veo a una alemana decidida a llevar a su país otra vez al poder sobre la pobre Europa”.

 Pues mas allá de la admiración y el  enamoramiento que parece tener el Sr filósofo por la presidente,  yo prefiero  una mujer política decidida a llevar a la Argentina por el camino del crecimiento y del poder como Nación,  y no una que solo se dedica a hacer desfile de modas y gastarse varios departamentos entre zapatos y carteras de marcas.

Y también dijo "Cristina Fernández tiene una base tan atractiva que hasta puede ser tapa erótica de revista". Aparte de pasarse con sus dichos,  prefiero una presidente atractiva para las decisiones, para atender los problemas que merecen prioridad, como es la inseguridad. Para escuchar las necesidades que urgen en  la gente y no una actriz seductora que hagan una escena en cada presentación ante las cámaras.

Otro de los motivos por los que las mujeres le tienen “mucha bronca” según él, es por el lugar al que llegó Cristina. “¿Qué hace esta mujer en la Presidencia de la República? Eso siempre fue cosa de hombres, las mujeres tienen que estar en el hogar, llevar los chicos a la escuela, atender al marido" .

A pesar de la ironía, con fundamentos  machista basados en estereotipos que han levantaron barreras mentales en todos los tiempos  y que más allá que se quiera decir que la mujer hoy puede ocupar el lugar que desee, todos sabemos que tras bambalinas aún persisten los principios  de género sobrevolando en el pensamiento social.

Sin embargo el hecho de ser mujer la coloca  a la Presidente en una situación de privilegios, porque las mujeres miran los problemas con mas objetividad que los hombres, entienden mas las cuestiones  sociales y familiares y tienen  una visión mas maternal, de comprensión  y sentido humanitario.

En  el manejo del liderazgo los hombre y las mujeres actúan distintos. Ellos son más duros, mas competitivos, todo gira entorno a la dominación del terreno, a la línea de jerarquías, mientras las mujeres se caracterizan por llevar el mando dentro de la línea  de la autoridad, y de la normativa, son más pragmáticas y más cooperativas.

Las mujeres tienen proyecciones que van hacia el equilibrio en la convivencia social, a fin de mantener las  condiciones pacíficas de su desarrollo. Aunque  se piensa que la mujer cuando accede al poder termina por tomar las mismas decisiones que lo haría un hombre en su lugar. Si observamos la historia,  las mujeres que ostentaron el poder usaron valores políticos masculinos para transitar en el camino de la toma de decisiones donde se combinan la buena estrategia y no la seducción física, y la planificación y programación a futuro y no decisiones apresuradas y a corto plazo como es el manejo de CFK, que dijo que ella nunca planifica. Aunque de eso, ya nos dimos cuenta. 

El Sr Feinman ha tomado un concepto  muy manoseado para ser un hombre de dialéctica académica, como es "tener odio". Ya lo dijo primero Luis D'  Elias y luego Abal Medina. Cada vez que los  ciudadanos nos  manifestamos criticando las medidas del gobierno, o sobre la forma en que debilitan nuestros derechos individuales, las respuestas son calificaciones de golpistas, de fomentar el odio,  de atentar contra el modelo nacional y popular, entretejiendo argucias para acallar nuestras voces. Como ha pasado con  la Asociación  del Consumidor (Adelco) que ahora "dejará de publicar sus mediciones mensuales de precios a causa de las presiones del Gobierno nacional"

Cuando según el INDEC son necesarios 13 pesos por persona para no ser pobre. Cuando se malgasta los dineros públicos. Cuando por el cierre a las importaciones muchos negocios debieron cerrarse y ahora lo están haciendo las casas de cambios,  trayendo como consecuencia un aumento de la desocupación. Cuando el Indec dice que que se ha reducido la pobreza,  pero las villa  miserias y los asentamiento van en crecimiento. Cuando anunció la construcción de un Polo Audiovisual y Cinematográfico en la Isla Demarchi, en Puerto Madero, dijo que no sabía que existía la isla. Pero en el 2009 había inaugurado la Escuela Nacional Fluvial, aunque parece que se había olvidado y para ella ese lugar estaba abandonado, desconociendo que allí se encontraba la Dirección de Construcciones Portuarias y Vías Navegables y generando un problema a las actividades y al personal que trabaja en ese lugar.

El Sr Feinmann cree que odiamos a Cristina por lo que es, pero lo que odiamos es lo que hace y lo que no hace y dice. Cuando habla con soberbia y se pone a dar  lecciones a otros países o a criticarlos. Cuando dice que en el país hay libertad de prensa y busca convertir todos los medios en un monopolio K. Cuando nos miente desacaradamente sobre la inflación y el índice de precios, cuando dice que da conferencia de prensa y no lo hace, que habla todos los días con miles de personas y no escucha nuestros reclamos. Cuando dice que no hay cepo cambiario y no podés comprar dólares ni para viajar. Cuando un empresario inmobiliario se queja y le manda a la AFIP. Cuando todo su gabinete mienten  sobre su patrimonio  Cuando cierra los ojos a la corrupción que  rodea su gobierno, cuando se reclama por más seguridad y sostienen que es solo una sensación, mientras los presos se divierten y hacen actividades culturales y militan en el Vatallón Militante. 

Mientras " la Argentina tiene la tasa de robos más alta de América , según un informe del Observatorio Hemisférico de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que revela que el índice duplica la tasa promedio evaluada en 28 países americanos". Aunque luego el jefe de Gabinete,  Abal Medina, critique a los medios por repetir "las 24 horas el mismo hecho" delictivo, que lo  consideró "una estrategia muy aplicada por la derecha en el mundo, para pegarle a gobiernos nacionales y populares". Y no vé que la inseguridad tambien ha llegado a las salas de los hospitales públicos.

Es que hay bronca a tanto maltrato, a tanta falta de respeto, a tanta indiferencia.


Pero la gota que ha colmado la paciencia es  el  Decreto que ordena " bajarles los sueldos hasta un 60% a los integrantes de las Fuerzas de Seguridad", y que ha provocado  el quiebre de la paciencia  de parte de Prefectura y de Gendarmería que dijo ¡Basta!  Basta  a  un gobierno que cree tener toda la soberbia  de sentirse con la impunidad para tomar decisiones que atenten  contra la vida, la salud  y  el bienestar de las personas,  de sus familias y de las instituciones que representan, por el solo hecho que “el 54%” los votó y con eso es necesario para  dar órdenes  que pueden ser perjudiciales aun para la paz social. Parece que cuando dijo "vamos por todo", tambien van por todas las Fuerzas de Seguridad.

Ahora nuestras fronteras han perdido la protección, nuestras calles han perdido la seguridad, nuestro país  ha debilitado sus defensas. Y nos preguntamos: ¿hacia donde va esto?

Pero los dicho por el Sr. Feinmann, pareció mas bien un desahogo de sus sentimientos más que una opinión intelectual porque  estaba disfrazada de ideologismo personal, y movido por las convicciones que él desea defender, y que considera que por odio y mediocridad el resto lo rechazamos. Dividiendo su criterio por sexo y dando  los porques las mujeres y los hombres odiamos a la Presidente,  como si  todas las opiniones  podemos colocarlas  en dos bolsas de pensamientos paralelas según su género. Exponiendo  una  explicación contradictoria en el caso de los hombres ya que él piensa que la odian porque es una mujer fuera del alcance.

Pero también la gente tiene un sentimiento de rechazo hacia el  vicepresidente Boudou, al juez Oyarbide, al autoritarismo del Sr. Guillermo Moreno, a  Menem, a la Ministra Garré, a los dichos del Sr Abal Medina, a la vehemencia del Sr Aníbal Fernández, etc.

Y del mismo modo que el Sr Feinman dijo: "
Si uno da los fundamentos racionales por los cuales dice algo, usted me tiene que respetar. Yo también  le digo lo mismo.
Y creo que debería salir más a la calle y escuchar a la gente y va a encontrar las verdaderas razones porque la bronca "sale con fritas" en este país. 

(*) María Celsa Rodríguez. Periodista y analista política.
Fuente: Comunicación personal de la autora.