jueves, 25 de octubre de 2012

Las confusiones conceptuales de la Presidente

Por Mario Cadenas Madariaga (*)
Los barcos de la Marina son parte de la soberanía nacional.

La Fragata Libertad es una unidad de fundamental importancia para la Armada de Guerra argentina, y cualquier acción que comprometa su libre desplazamiento en los mares del mundo compromete la soberanía nacional.
Ignorar esto es una grave falta en la formación cultural del titular del Poder Ejecutivo Argentino que debiera ser corregida por sus asesores, a cualquier precio.

Los dólares que adeuda el Estado argentino no son parte de la soberanía nacional.
Los dólares que se le reclaman a la Republica Argentina, por el contrario, a diferencia de la Fragata, no son parte de la soberanía nacional, por que son bienes intercambiables, de uso para las transacciones y obligaciones internacionales. Además son moneda extranjera que nuestro país la usa para facilitar el intercambio comercial y su desenvolvimiento financiero.
El error en que ha incurrido la Presidente es tan grosero como el de los judíos que adoraban al Becerro de Oro, a espaldas de Moisés; en este caso una especie de idolatría económica y política en la que se sustituye los verdaderos símbolos de la soberanía argentina por el dinero extranjero.

El índice de precios al consumidor de los EEUU.
Este índice en los EEUU es llevado por el Departamento de Trabajo y mide el crecimiento de los precios en este orden dentro de las ciudades de ese país, y lo hace incluyendo todos los ítems, como los alimentos y la energía, o sin inclusión de estos, más otras muchas variables.
Por ejemplo la última medición anual, entre septiembre del 2011 y setiembre del 2012, para todos los ítems da una inflación del 2% anual. Para los alimentos por separado en el mismo lapso, el 1,6% y para la energía por el mismo período el 2, 3%.
La amplia publicidad de estos índices, traducido a todos los idiomas, son de acceso elemental y generalizado. ¿Cómo es posible que lo ignore la Presidenta de la Argentina, que forma parte del G-20 y ahora se va a sentar en el Consejo de Seguridad de la ONU? Y no es la primera vez que lo dice públicamente.

La reorientación del crédito bancario a los sectores productivos.
El crédito a los sectores productivos en la Argentina es seguramente el más bajo del mundo con respecto a su PBI en el orden del 11% según el Boletín Estadístico del Banco Central al 30.6.2012. Esta proporción progresivamente se debería elevar al 90% del PBI. Pero hay que saberlo hacerlo de manera que no comprometa la estabilidad monetaria.
Ahora bien un incremento de 14.000 millones como es el plan de la Presidente, es un incremento del 6 por mil del PBI, realmente insignificante.
Pero además se debe hacer de manera que no sea imperativa, para no quitar el derecho a la selección de los deudores, por los bancos, por ejemplo reduciendo el encaje, para que la disponibilidad excedente permita dirigir esa mayor cantidad de dinero, sin menoscabo de sus demás colocaciones, y sin perjuicio que se presten preferentemente a las medianas y pequeñas empresas.

La reglamentación del mercado de capitales.
Parecería que la Presidente desea fortalecer el mercado de capitales de la Republica Argentina. Es un loable propósito.
Para fortalecerlo se debe:
1) Producir un crecimiento del ahorro nacional y evitar la fuga de capitales.
Con este fin se debería a su vez:
a) mantener una gran estabilidad de precios internos,
b).permitir la libre circulación de los capitales, para lo cual deberá asegurarse una balanza de pagos excedentaria, sin restricción a las importaciones y liberando las exportaciones.
c). mantener en el mercado interno una tasa real de interés ligeramente superior a la de los grandes centros extranjeros.
d) producir una paulatina monetización de la economía aumentado la cantidad de dinero, sin producir inflación.
e) mantener un mercado libre de cambios.
f) no absorber la capacidad de préstamo de las instituciones bancarias y con reservas de capitales, a favor del sector publico.
2) Perfeccionando la estructura del sistema financiero de acuerdo con las entidades del sector, para no producir confusión, y reacciones contractivas en el mercado por decisiones inconsultas. Por ejemplo siguiendo el ejemplo de Brasil en el fortalecimiento de la Bolsa de San Pablo.
Por el contrario como se ha hecho produjo la reducción en los valores de la Bolsa argentina, que fue en el día de hoy la mas alta en el mundo, justamente el efecto contrario al perseguido, ya que esta baja significa una fuerte descapitalización en nuestro país.

(*) Mario Cadenas Madariaga. Abogado, periodista de vasta experiencia y actuación en la función pública. Artículo publicado por Informador Público el 24 de Octubre de 2012.