viernes, 26 de octubre de 2012

No se puede forzar el ahorro en una moneda en la cual no se tiene confianza

Por José Blejer (*)
En su diagnóstico, el economista y ex presidente del Banco Central evaluó positivamente la intención oficial de que se pesifiquen las transacciones y operaciones entre los particulares, aunque sostuvo que estas medidas no van a tener un "efecto inmediato"  
Tras regresar de la última reunión cumbre del Banco Mundial y del Fondo Monetario en Tokio, el economista Mario Blejer analizó la economía local y mundial.
En su diagnóstico, evaluó positivamente la intención de que se pesifiquen las transacciones y operaciones entre particulares, aunque sostuvo que falta confianza en la moneda para que la gente pueda atesorar en pesos.
"El problema es la posibilidad de que el público esté dispuesto a acumular sus activos y sus ahorros en una moneda a la cual no le tienen suficiente confianza", aseguró el economista, quien a pesar de ello cree que es "sano" que una "economía pueda hacer sus transacciones y operaciones en moneda local".
"No veo nada malo en que se denominen legalmente las transacciones en la moneda local, peroforzar la acumulación en moneda local no va a tener un efecto inmediato, porque es difícil presionar a alguien a ahorrar en una moneda en la que no ahorraba", explicó Blejer en una entrevista con el diario El Cronista.
Por lo tanto, apuntó que un camino es encontrar "una forma de poder indexar la cosas", como una "tasa de interés sea suficientemente flexible como para que compense la pérdida de valor de los ahorros en pesos y que las tasas de cambio se revalúen en lugar de devaluarse, como ha pasado en Brasil con el real".
"Si se revalúa, uno en realidad se escapa de la moneda extranjera y vuelve a la moneda local", sentenció.
Lo que le espera a la Argentina
El economista aseguró que la tasa de crecimiento del PBI de la Argentina "depende de la soja y de la recuperación de Brasil". 
Además, evaluó que la producción de bienes y servicios tendrá un alza de entre 3% y 4%, y que "la política de crédito dirigido que hay en la Argentina va a aumentar la demanda".
"De forma que el crecimiento del 2013 va a ser más robusto que el de este año", concluyó.
Situación mundialEn lo que respecta a la coyuntura global y al balance realizado en la reunión del FMI en Tokio, Blejer afirmó que "hay una desaceleración en el crecimiento global general, pero, sobre todo, que hay una desaceleración en el crecimiento de los países emergentes, que fueron siempre el motor del desarrollo".
Sin embargo, consideró que "no es un freno fatal", que se da en consecuencia en parte "del menor o nulo desarrollo de los países avanzados", y por las políticas que buscan evitar el recalentamiento de la economía.
Además, consideró que el FMI enfrenta un profundo problema de legitimidad, que se visibiliza en la presión de los países emergentes como Brasil y China que exigen una mayor representación en los órganos de decisión de la entidad, pues, consideran, que hay una sobrerrepresentación de las naciones europeas en el cuadro institucional del organismo.
Finalmente, el tambaleo político de los organismos internacionales también refiere a los efectos negativos de sus recetas, donde desde su propio seno se comienza a reconocer los errores.
"Lo interesante es que el Fondo Internacional, aparentemente bajo la dirección de la señora (Christine) Lagarde, ha comenzado a resistirse a esta política y ha comenzado a decir que con este ajuste no se va a poder bajar la deuda nunca, porque el producto caerá más rápido que la deuda. Los críticos ya lo venían diciendo y el Fondo parece que empezó a adoptar esa posición, que no es la que tiene Europa", concluyó Blejer.
(*) José Blejer. Ex-Presidente del Banco Central. Artículo publicado por iProfesional el 26 de Octubre de 2012.