miércoles, 17 de octubre de 2012

Todo Vale: Apuntes luego del 1er. default provincial

Por Massot & Monteverde (*)
Modificar unilateralmente las cláusulas de emisión de una deuda —aquí y en todo el mundo— significa 'default'. Eso es lo que hizo Chaco, con la complicidad del Banco Central de la República Argentina, que luego intentó distanciarse del bochorno aunque el grotesco de su gerente general, Matías Kulfas, es de antología: “Nunca estuvo previsto por la normativa del BCRA que un deudor privado o un gobierno provincial pudiera acceder al mercado de cambios para cancelar deuda en moneda extranjera emitida bajo legislación nacional”. Tal como señaló Massot & Monteverde en su newsletter, ese argumento implica que para la República Argentina, la legislación nacional en un marco plausible para desconocer obligaciones libremente contraída: todo vale.
"Queda claro, pues, que la maniobra oficial significa un daño gravísimo tanto a la credibilidad que merece el sistema judicial argentino como al crédito de la Nación", afirmó Massot & Monteverde.

Pesificación de deudas bajo legislación local: Un manual de procedimiento para someter a gobernadores y destrozar el crédito nacional.
 
> Los bonos tuvieron recuperaciones parciales luego de las importantes caídas de la semana pasada, luego de que Chaco defaultease su deuda pagando con pesos un compromiso contraído en dólares.
 
> Algunos títulos provinciales emitidos bajo legislación local, como el FORM3 (Formosa), llegaron a hundirse 22% en una rueda.
 
> Las acciones de los bancos —las entidades suelen ser importantes tenedores de emisiones provinciales— sintieron con fuerza el efecto Chaco.
 
> Modificar unilateralmente las cláusulas de emisión de una deuda —aquí y en todo el mundo— significa 'default'.
 
> Devolver los fondos en otra moneda que la de origen es romper una condición básica del contrato suscripto.
 
> Ni hablar si la moneda en que se quiere pagar —el peso argentino— es una que tiene un precio real —el blue— mucho más elevado que el inaccesible tipo oficial.
 
> El efecto Chaco no es ni resultará inocuo para las colocaciones provinciales —aunque tampoco para las nacionales y las privadas.
 
> Además de Chaco, Formosa y Tucumán tienen próximos vencimientos en dólares bajo legislación local.
 
> Tucumán ya aseguró que tiene las divisas pero Formosa no se expidió.
 
> La provincia de Buenos Aires tiene dos bonos en esa situación, que vencen el año que viene y suman US$ 240 millones.
 
> Obtener el ansiado financiamiento para YPF ahora será más difícil y más caro.
 
> Intentando minimizar los daños, la provincia de Buenos Aires se apuró a efectivizar el pago, en las monedas extranjeras pactadas, de intereses y amortización de los bonos Descuento 2017, un título bonaerense en dólares y ley extranjera.
 
> Pese a ello, el diferencial entre los títulos de Buenos Aires y sus pares soberanos permanece en un máximo de casi 500 puntos básicos.
 
> En agosto, Scioli había conseguido fondearse a una tasa de 9%; ese costo ahora saltó a casi 17%.
 
> Cuando los costos de la maniobra se hicieron evidentes incluso para el gobierno nacional, distintos funcionarios debieron salir a poner paños fríos.
 
> El ministro de Interior de la Nación (Florencio Randazzo) aseguró que el Banco Central facilitará los dólares para honrar los compromisos en divisas de las provincias y de la Nación contraídos bajo legislación extranjera.
 
> El vicegobernador bonaerense (Juan Gabriel Mariotto) debió desdecirse tras haber promovido que la provincia de Buenos Aires pagase en pesos sus compromisos en moneda extranjera.
 
> Pero los costos de tan descabellada decisión no se limitan al encarecimiento del fondeo.
 
> El incumplimiento de cláusulas contractuales deriva inexorablemente en reclamos de los damnificados ante la Justicia.
 
**  Las provincias que pesifiquen sus pagos son responsables de no haber tenido los dólares en respaldo de su deuda
 
** Cuando las provincias toman endeudamiento en moneda extranjera necesitan autorización de la Nación, que es la que ahora no facilita los medios de pago, razón por la cual los tenedores de bonos provinciales perjudicados pueden accionar contra la Nación en forma solidaria con la provincia.
 
** A fin de resguardar sus derechos, los acreedores no deberían aceptar el pago en pesos y plantear un amparo en los tribunales.
 
> Básicamente, los damnificados por este acto irresponsable son argentinos, desde cada uno de los ciudadanos hasta el mismo estado.
 
** Los tenedores de los bonos provinciales que se defaultearán son residentes locales.
 
** Como la mayor parte de esos bonos está en la cartera de la ANSeS, de las compañías de seguro y los bancos, los jubilados, clientes y ahorristas se verán perjudicados.
 
**  Son los contribuyentes a municipios, a provincias y a la misma Nación los que pagarán ese mayor costo de financiamiento cuando deban aumentar impuestos para saldar los mayores intereses que devengue su deuda.
 
> La gravedad de una decisión tan irracional es mucho mayor en el actual contexto, cuando la inversión en la Argentina cae mes tras mes.
 
> Es inadmisible la justificación que han enarbolado las autoridades para negar las divisas al Chaco.
 
> El miércoles 10/10 el Central emitió un comunicado expresando que sólo pueden acceder al mercado de cambios las jurisdicciones y empresas que hayan emitido deuda en moneda extranjera con ley foránea y el Estado Nacional, cualquiera sea en este caso la legislación a la que estén sometidos los bonos.
 
> La única excepción serían los bonos subnacionales emitidos en dólares destinados a financiar obras de infraestructura, como el BONCOR cordobés.
 
> Esto significa que aun en el caso de provincias que deseen abonar sus vencimientos en la moneda pactada, cuando agoten sus tenencias de divisas se verán impedidas de cumplir con su obligación.
 
> Posteriormente, el nuevo gerente general del Banco Central, Matías Kulfas, declaró que “nunca estuvo previsto por la normativa del BCRA que un deudor privado o un gobierno provincial pudiera acceder al mercado de cambios para cancelar deuda en moneda extranjera emitida bajo legislación nacional”.
 
> Este argumento implica convertir a la legislación nacional en un marco plausible para desconocer obligaciones libremente contraídas; una suerte de todo vale.
 
> ¿Cuál puede ser la razón para que los compromisos bajo jurisdicción nacional se tornen vacuos mientras los sometidos a la ley extranjera se mantengan firmes?
 
> Nótese que no ha mediado cambio alguno en la legislación nacional en lo que hace a las obligaciones y los contratos entre partes y que no se puede afectar derechos retroactivamente; es decir, ante una ilegalidad manifiesta.
 
> ¿Es que acaso la justicia local puede ser manejada al antojo del gobierno y no así los jueces extranjeros?
 
> Queda claro, pues, que la maniobra oficial significa un daño gravísimo tanto a la credibilidad que merece el sistema judicial argentino como al crédito de la Nación.
 
> Resta preguntarse cuál es la razón que impulsó al gobierno a tomar tan perjudicial medida.
 
> La causa podría residir en la —hasta hace unos días negada— carencia de divisas: el mismo  Kicillof reconoció este mediodía que el riesgo para continuar con el proceso de reindustrialización que lleva a cabo la Argentina es que “se terminen los dólares” (sic).
 
> Pero la minúscula magnitud del monto en juego —el vencimiento del Chaco eran apenas US$ 260.000— permite descartar que el propósito haya sido la protección de la caja de dólares, pues el impacto hubiera sido nimio.
 
> Parece claro, entonces, que la intención del gobierno en este punto no sería otra que someter por completo a gobernadores e intendentes, asfixiándolos financieramente.
 
> La consigna es: si quieren sobrevivir, 'Vengan al pie'.
 
> Como era de esperar, las calificadoras comenzaron a reacomodar la ya pobre nota de los bonos locales.
 
> Moody’s hizo pública su visión negativa sobre la deuda emitida por la Argentina y sus provincias y también sobre la deuda privada realizada bajo jurisdicción nacional, tras la pesificación en el pago del bono del Chaco.
 
> La agencia advirtió que “en la medida en que las emisiones reflejan una escasez general de divisas en el país y un gobierno cada vez más intervencionista, todos los instrumentos de deuda argentinos pagaderos en moneda extranjera, serán negativos”.
 
> Además indicó que “estos acontecimientos reflejan el entorno político cada vez más impredecible de la Argentina y sus preocupaciones acerca de la sostenibilidad a largo plazo del marco económico actual”.
 
> Señala que el incidente con Chaco sigue a una serie de otras negativas medidas gubernamentales como la nacionalización de Repsol YPF en abril, la imposición de controles a la importación en enero, el obligar a las compañías petroleras y mineras a repatriar la totalidad de sus ingresos en divisas, y el ordenar a las compañías de seguros a que repatriasen todos sus activos en el extranjero.
 
> Por último, alertó que estas medidas “aumentan la incertidumbre sobre el tipo de cambio y la volatilidad de depósitos, elevan el riesgo de fuga de capitales, y obstaculizan las inversiones”.
 
> El ministro de Economía salió a atacar a las calificadoras de deuda y lamentó que no consideraran los fundamentals de la economía al asignar sus notas.
 
> Lo que ocurre es que las calificadoras ven que el gobierno lleva una década en default con el Club de París, que lleva años usando índices de inflación ficticios para ajustar su deuda y que la ley faculta al Tesoro a echar manos a las reservas del BCRA.
 
> También tienen en cuenta que este es el país en que desde el poder se vocinglea a los cuatro vientos que la seguridad jurídica es algo malísimo (sic Kicillof) o que las instituciones no deben ser un límite a la voluntad popular (Laclau, Durañona).

(*) Massot & Monteverde. Analistas políticos y económicos. Artículo publicado por Urgente 24 el 17 de Octubre de 2012.