sábado, 17 de noviembre de 2012

A la ciudadanía no le van a hacer un per saltum

Por José Marcelino García Rozado (*)
Cristina no va a poder imponerle un per saltum al pueblo indignado que se expresó el 8N, un pueblo que no asumió una actitud destituyente, ni siquiera una actitud de pedido de renuncia; por el contrario, el pueblo salió a expresarse exigiéndole al ejecutivo que gobierne y que cumpla con las cuestiones básicas de seguridad, inflación, desempleo, producción, salud, crédito, educación. Siguen intentando hacerse los distraídos y bastardeando los pedidos populares.

“Usted parece desconocer la moral, el honor y la dignidad de un marino, pero alguien debe enseñarle que para ser Comandante en Jefe debe poseer esa misma moral, esa honorabilidad y proceder con exacta dignidad. Basado en todo lo expresado, usted al dar la orden de repliegue de la tripulación de la Fragata está violando y demostrando que carece de todos esos valores. Esa orden debe ser desobedecida, aquí no hay lugar a la obediencia debida, porque un Capitán juró defender la bandera hasta perder la vida, un buque puede replegarse, pero una tripulación jamás. ¡¡Son marinos!! no son La Kámpora. Esta situación tiene una máxima responsable: Usted. Porqué: Usted nombró al Ministro de Defensa. Usted nombró al Ministro de Relaciones Exteriores. Usted decidió ir a Ghana. Usted nombró a la Ministra Garré, Usted nombró a los comandantes de las Fuerzas Armadas. Usted no honró las deudas que el país contrajo, estas se deben pagar y no cambiarles falsamente el nombre por “Fondos Buitres”. ¿Es Usted una Presidente Buitre?”

“Creo que sí, acaso no se come el dinero que debe y lo gasta en “Fútbol Para Todos”, “Automovilismo para Todos”, mantiene la burocracia de una aerolínea ineficiente con sueldos astronómicos para los yupis de La Kámpora, tomó créditos del Chavismo a valores de usura; Usted recibió a Antonini Wilson en su Casa Rosada cuando vino a traer las valijas desde Venezuela y tantos dislates como su vergonzoso Vicepresidente que Usted eligió. No soy destituyente por lo que le enseño, si no por lo que le estoy demandando como argentino: Presente su renuncia, entregue todos sus bienes para pagar la Fragata que no supo honrar y sométase a Juicio Militar, Dios lo hará luego si lo llega a ver. Usted dijo en su último monólogo que nos pueden quitar la fragata, o rematarla y agregó la balandronada chabacana como si fuera una arenga “la dignidad y la soberanía no se la van a llevar”. Esto que dijo es no conocer la vergüenza, es no sentirla, es vivir sin vergüenza. ¡¡¡Pagar las deudas es ser un país soberano!!! ¡¡¡No afrontar las deudas es no tener dignidad!!! Como coraje no tiene, seguro estoy de que no se va a subir a la gallarda nave y hundirse con ella.” (Carta escrita por Tito Minorini Lima a CFK con motivo del papelón de la Fragata Libertad)

Nunca en la historia nacional un gobierno cometió tal cantidad de barrabasadas propias de la incapacidad de sus funcionarios, la Fragata Escuela Libertad, construida íntegramente en los Astilleros de Ensenada por orden del mismísimo General Perón durante su segundo mandato y terminada algunos años después de su derrocamiento enfrenta la vergüenza de ser retenida en el puerto de Tema, Ghana por la incompetencia final y definitiva de nuestra Presidente, quien como máxima autoridad es finalmente la responsable de lo sucedido; ahora vienen las infantiles bravuconadas del Canciller Timerman, como ayer estuvieron las barbaridades dichas por Cristina, uno y otra no sopesando el hecho fundamental que emana de la sinrazón de lo acontecido, que no es otra cosa que el haber permitido -por acción u omisión- que un juez de una pobre y lejana nación africana pudiere disponer del “embargo” de nuestra nave escuela, y que en el momento de la vergüenza suprema tuviere a bordo 36 cadetes de Uruguay, Brasil, Chile y de otras naciones hermanas quienes debieron pasar por esta vergonzosa situación debido a la incompetencia más burda de parte de un gobierno que se dice progresista, nacional y popular. Hace ya 43 días que nuestra muy querida y amada Fragata Libertad permanece anclada en aquel puerto africano, y lo más triste, es que es casi seguro deberán seguir allí durante un largo tiempo más.

La alternativa que propone CFK y su funcionario -Canciller- no garantiza ningún trámite rápido, por el contrario asegura uno bien prolongado, así vemos como tras haber sido incompetentes al hacer arribar a nuestro buque escuela a un puerto inseguro, es más se nos avisó que no se atracase en Tema -lo hicieron los sudafricanos- porque allí se embargaría el buque, ahora el Gobierno Cristina elige un camino lento y espinoso; en lugar de acudir y proponerle al Juez Griesa un pago a los fondos demandantes, que contemple la quita que se le realizara a los demás bonistas, es más hasta una quita superior de acuerdo a lo que propone la Reserva Federal estadounidense, terminando de una buena vez con el default y volviéndonos un país “serio” como expresara Néstor Kirchner en oportunidad de su campaña electoral del 2003. Pero claro, eso sería dar marcha atrás con la fanfarronada expresada por Cristina cuando se atrevió a desconocer los fallos de la justicia norteamericana -algo que puso en guardia al juez Griesa, y que complicó a los abogados que nos representan ante dicho tribunal- llegando a decir que “podían quedarse con la Fragata, pero que no lo iban a hacer con nuestra libertad…” (?), toda una definición de un jefe de Estado en su plenitud de infantilismo.

Denunciando el caso ante Thomas Griesa, con el argumento de que los Fondos litigantes están usando su sentencia “para otras cosas” ya que las mejores interpretaciones sobre las leyes de inmunidad soberana de EEUU, determinan que sólo pueden ser embargados activos relacionados con actividades comerciales de los Estados y nuestra Fragata Libertad no entra en dicha categoría, es más , es un buque de guerra, y es un buque escuela de instrucción militar, Argentina estaría sentando un precedente mucho más fuerte internacionalmente que el de concurrir al Tribunal Internacional del Mar de Hamburgo. El tiempo no se acortaría, pero en esta nueva alternativa, podría incorporarse la proposición de pago ya explicada, lo que podría determinar un fallo favorable del juez de Nueva York, lo que liberaría nuestra Fragata casi inmediatamente, sin resignar soberanía ni siquiera aceptando la demanda de los Fondos acreedores, ya que se los colocaría en una situación de sumisión inferior a la de los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010, saliendo Argentina airosa y en situación internacional mucho más favorable. La incompetencia de nuestro Gobierno es escandalosa, y los funcionarios y nuestra Presidente se especializan en detonar cuanto explosivo les queda a mano. ¿Por qué en la Casa Rosada y sus alrededores siempre son sorprendidos por las malas noticias? ¿Quién, o quienes aconsejan a Cristina a que cometa errores infantiles o fanfarronadas propias de un ser sacado de quicio?

¿No parece que lo que acaba de suceder, el pasado 8N es una verdadera muestra de democracia? ¿No merece ser escuchado el reclamo legítimo de tantos miles de ciudadanos expresándose libremente, sin consignas partidarias, ni agresiones, ni actitudes destituyentes? ¿Cómo no puede ver nuestra Presidente el enriquecimiento obsceno de sus funcionarios, la corrupción, la inseguridad, las mentiras del INDEC, la violencia de Moreno, la torpeza sin límites de Timerman, los exabruptos patéticos de Bonafini, la gigantesca vergüenza ajena que nos da el vicepresidente? Quizás sea por el narcisismo casi patológico de “ella”, “La Jefa”, o por su propio autoenriquecimiento, pero lo cierto es que el pasado 8N marca un antes y un después; muchos que definitivamente nunca fuimos ni golpistas, ni destituyentes, y mucho menos neoliberales y/o socialiberales, ni estamos ni estuvimos engañados ni por Clarín, ni por ningún otro multimedios, ni somos políticos rentados ni catedráticos sofisticados -de esos que recorren el mundo dando conferencias en los centros de poder mundial, como Laclaud, Cavallo, Lousteau, etc.- estamos hartos de este Gobierno porque vemos la realidad desde aquí mismo, o sea desde nuestra muy amada Patria, con nuestros propios ojos y sufriendo los desmadres y las infantilidades llevadas a cabo en forma diaria y consecutiva.

Cristina, ¿tan ciega estas, que no te das cuenta que todos tus discursos admonitorios y seudo épicos ya no cuentan porque ningún proyecto político respetable y coherente puede construirse en base a la mentira alevosa, el desprecio más burdo por el que piensa diferente y la falta permanente de respeto por los demás? ¿Qué tal si te olvidás del micrófono y te colocás los auriculares, pero no para autoescucharte, sino para escuchar al pueblo clamoroso? El “relato-discurso” se cae a pedazos, mientras el INDEC sigue insultando nuestra inteligencia al explicarnos que se puede comer por $ 5,73 o por $ 6 diarios en nuestra bendita Patria; Moreno, Kicillof y Cristina en definitiva pretenden convencernos estúpidamente de que Kirchner y “ella” se hicieron híper-ricos porque fueron unos “exitosos abogados” -nos pretenden tomar por infradotados- cuando todos sabemos como hicieron su fortuna, al menos inicialmente y durante la dictadura sediciosa del 76 mediante la 1050 y esquilmando a los santacruceños. ¿No será preferible salir de esa burbuja de la autocomplacencia de adulones y aplaudidores y escuchar lo que dicen “los otros”, esos que se expresaron el 8N con el ruido de las cacerolas y entonando el Himno Nacional Argentino?

Después de la “tomadura de pelo de ayer” con el no cobro del Impuesto a las Ganancias sobre los aguinaldos de diciembre, encima CFK les reclamó a los sindicalistas porque “muchas veces los enfrentamientos sindicales perjudican a los trabajadores. -Y encima los admonizó- Los dirigentes sindicales nunca se quedan sin trabajo. Los que se quedan sin trabajo son los trabajadores. Siempre, cuando hay una crisis. No hay que renunciar a los reclamos, pero con la sensatez de que vivimos en un mundo cada vez más complicado”, desdiciéndose por enésima vez, cuando le conviene estamos fenómeno y la crisis no nos toca, cuando no, el mundo se nos “cayó encima”, ¿en qué quedamos, sufrimos la crisis o no la sufrimos?, ¡decidite, Cris! Justo vos que nunca trabajaste honradamente en toda tu vida, venís a criticar a los sindicalistas, no porque no sean criticables muchos de ellos, sino porque para hacerlo hay que tener autoridad moral, y vos ,Cristina, justamente no la tenés. Junto a Néstor convirtieron Santa Cruz en un feudo, con justicia, legislatura y organismos de control a su servicio; y cuando algún representante de dichos poderes se les opuso lo echaron directamente, y aunque la misma Corte Suprema de Justicia les exigió reponerlo ustedes no le dieron la menor bolilla. ¿Entendés por qué no sos la adecuada para pedirle a Clarín o a ningún otro que “cumpla con la ley y la justicia”?

Cristina, tenés la cara de piedra, justo vos nos venís a decir que “somos los que vinimos a hacernos cargo de la fiesta de los noventa, del endeudamiento”, cuando la realidad y la historia te muestran como una de las actoras/res principales de la “fiesta de las privatizaciones y el endeudamiento” del menemato, porque junto a Parrilli y a Néstor apretaban a los diputados y senadores patagónicos para que aprobaran la privatización de YPF y de Gas del Estado y defendieron la convertibilidad del cavallomenemato hasta después mismo del default “reconocido” por la corta gestión del Adolfo, y bien entrada la gestión de Duhalde y Lavagna. ¿Crees que todos somos desmemoriados? ¿O simplemente nos tratás de idiotas? Vos, al igual que tu fallecido marido discurseas “por izquierda y te autotitulás defensora de los derechos humanos”, cuando realmente siempre perteneciste ideológicamente -porque no te daba el cuero económico, inicialmente- “a la derecha más troglodita”, y jamás te preocupó en lo más mínimo la causa de los Derechos Humanos y las luchas por los caídos -de ambos bandos- en la guerra fratricida vivida en los 70 del siglo pasado. ¿Ahora de qué la jugás?

¡Argentina realmente lo que necesita es profundizar la democracia y el republicanismo de sus instituciones y no “el supuesto modelo”!

El 8N marcó tres ideas básicas, las articuló y le dio carácter a la protesta; esas tres ideas fundamentales y que el Gobierno Cristina “aún no descubrió” fueron: “No a la mentira”, “No a la corrupción” y “No al avasallamiento de la Justicia”. Estas tres ideas marcaron el 8N a fuego y solo los muy autistas no quisieron o supieron verlas, estos reclamos ciudadanos y populares deben ser tenidos en cuenta por todas las fuerzas políticas -oficialistas y opositores- y debieran coincidir con ellas, ya que son condiciones básicas para el desarrollo del orden democrático y republicano. 

El cristikirchnerismo deberá tomar conciencia, o el tsunami de la bronca popular los terminará por barrer de la política, como ya lo hiciere en 2001 con el radicalismo; para empezar a dar cumplimiento a esas tres ideas básicas es importante que se pongan en funcionamiento y en manos de la oposición los Entes de Control, hoy mayoritariamente acéfalos o intervenidos por el propio oficialismo, quitándoles la razón de ser, hasta la propia OEA en su última misión de monitoreo de la implementación de la “Convención Interamericana contra la Corrupción”, realizada hace apenas un mes atrás detectó limitaciones para su correcta aplicación principalmente en la AGN, la SIGEN, la Oficina Anticorrupción, la Fiscalía de Investigaciones, la UIF y la misma Justicia.

Lo dijo Dilma Rousseff: “…es siempre preferible el ruido de la prensa libre al silencio de las tumbas de las dictaduras”, y ella al igual que Pepe Mujica de esto saben algo y nadie los puede señalar como pertenecientes “a las derechas”.

(*) Arq. José M. García Rozado. Artículo publicado en Informador Público el 16 de Noviembre de 2012.