lunes, 12 de noviembre de 2012

Ciudadanos en busca de "alguien",....

Por Malú Kikuchi (*)
Luigi Pirandello estrenó en 1921 su obra más famosa, “Seis personajes en busca de un autor”. Los seis personajes “son portadores de un drama muy doloroso”. Obra original y preocupante. Hoy, millones de argentinos están en la misma situación que los seis personajes de Pirandello. Buscan a “alguien”.
Desde una visión absolutamente subjetiva, qué es lo que dejó el glorioso 8N
*La marea humana estaba compuesta por CIUDADANOS.
*El embotamiento duró 9 años, los Ciudadanos dejaron de ser habitantes.
*Los Ciudadanos están hartos de mentiras, corrupción, relato.
*Las redes sociales cumplieron un rol extraordinario. Hay que avisarle a la presidente que comprar y cerrar medios, no alcanza. Internet existe.
*El miedo desapareció. Al no haber miedo, tampoco hubo agresiones.
*Hay que reconocer que el gobierno no agredió. Gran esfuerzo de parte de un gobierno fundamentalmente agresivo.
*El gobierno, inveterado inventor de enemigos, ¿donde ubica al enemigo entre el millón y medio de manifestantes del 8N?  Un problema para CFK.
*La multitud pacífica, educada, respetuosa, legal y legítima, peticionó por VALORES, por libertad y justicia, además de seguridad, transparencia, salud, educación. Argentina rescató VALORES, por un rato se olvidó de los precios.
*Todo fue tan civilizado que los negocios no cerraron sus puertas. Sin la emoción que ofusca y sin conocer la historia del país, tratando de poner distancia, el 8N, Argentina fue un ejemplo de democracia republicana para cualquier lugar del mundo. Aunque hoy ya no lo sea.
* Argentinos de distintas clases socio/económicas, unidos para pedir que el gobierno cambie el rumbo. No para cambiar al gobierno, sino para que el gobierno cambie.
*Argentinos tratando de hacerle entender al gobierno que el 54% fue una foto, que la película siguió rodando y la realidad de hoy es muy diferente.
*Argentinos que forman parte del PUEBLO, porque todos somos PUEBLO. Ser PUEBLO no la prerrogativa del FPV.
*Cristina contesta que ellos son gobierno y no tienen la culpa de que no nos guste su proyecto político (¿tienen proyecto fuera de ser poder?), que nos busquemos un partido que nos represente. Eso es cierto para el futuro. Pero hoy, el  gobierno es ella y es ella la que debe solucionar nuestros problemas.
*Quedó claro que el único “proyecto”, el único “modelo” de este gobierno, es destruir a Clarín. Objetivo pobre y cortoplacista. Después, ¿qué?
*Los Ciudadanos del 8N están muy por delante de los partidos políticos y de los opositores. Marcan agenda dentro de la ley y del sentido común. Hoy no están representados. El artículo 22 CN, dice que “el pueblo no gobierna ni delibera, sino a través de sus representantes”. Pero si éstos no los representan, salen a peticionar.
*Quizás, más adelante, cuando las aguas estén quietas, será tiempo de repensar el sistema representativo, que hoy no funciona.
*El 8N dejó una sensación deslumbrante, se recuperaron valores, símbolos (todos sólo con banderas celestes y blancas, ¡grande Belgrano!), volvió el orgullo de ser argentinos, la fortaleza de ser millones, el saber que juntos se puede, que la Patria reencontrada se debe reconstruir. Emocionanate.
Y ahora…
La pelota está en el campo de los opositores. Está claro que desde el gobierno nada va a cambiar. La presidente está definitiva y voluntariamente sorda. Y no hay peor sordo que el que no quiere oír. No tiene remedio, es “terca y necia”, según confesó públicamente no hace mucho.  Ahora, la responsabilidad es de los opositores.
La insistencia es aburrida, pero los opositores también tienen un cierto grado de sordera, así que ahí va la reiteración de lo que es un ruego: bájense de los egos. El ego ocupa tanto espacio, que no deja lugar para los otros, que en este caso somos nosotros. Vuelvan a la primaria y aprendan a sumar. Es mucho más fácil que dividir y muchísimo más productivo. Si no suman, regalan votos. Eso beneficiaría al FVP.
Diriman sus diferencias, que también son las nuestras; hagan internas y recuerden que una mala alianza no quiere decir que todas lo sean. Los malos matrimonios terminan en divorcios, algunos muy traumáticos, pero la mayoría sigue casada. Elijan bien a los socios, y apuesten a las alianzas de ideas, no a las electorales. Centro derecha, centro izquierda y FPV,
El pueblo que llenó las plazas y las calles de todo el país, espera. Recordemos que al Cid Campeador exiliado del reino de Castilla, por orden del rey Alfonso VI, la gente le gritaba al pasar: “¡tan buen vasallo, si tuviera buen rey!”  Parafraseando, ¡tan buenos ciudadanos, si tuvieran buena representación!
(*) Malú Kikuchi. Periodista y analista política. Artículo publicado en "La Caja de Pandora" el 11 de Noviembre de 2012.