sábado, 17 de noviembre de 2012

Salarios: pese a la inflación, las empresas "enfriaron" los aumentos y se pondrán aún más selectivas de cara al 2013

Por Cecilia Novoa (*)

Si bien en 2012 todas las empresas aplicaron incrementos salariales, un 25% excluyó, en promedio, al 6% de sus empleados fuera de convenio.

En pocas palabras, esto implica que muchos profesionales y ejecutivos, a pesar de la constante pérdida de poder adquisitivo, en un contexto inflacionario que no da tregua, no obtuvieron una actualización de sus salarios.

"Este año hubo un porcentaje importante de compañías que excluyó a una parte del personal de los aumentos. Los argumentos que dieron los empleadores en estos casos fueron mal desempeño y salarios altos, es decir, estar pagándole a esos colaboradores por encima de la media de mercado", explica Marcela Angeli, directora del área de Gestión del Talento y Compensaciones de la consultora Towers Watson.

Y añade: "La negativa también afectó a aquellos empleados recién promocionados o ingresados a la organización, ya que para dar un incremento a alguien nuevo tienen que pasar, como mínimo, seis meses."

En paralelo, y a diferencia de lo que venía sucediendo años anteriores -cuando los aumentos salariales previstos se efectivizaban en su totalidad antes de que llegue diciembre- en 2012 dos de cada diez empresas otorgaron a su personal fuera de convenio ajustes menores a los que ya tenían aprobados por sus casas matrices.

"Algunas organizaciones dieron el primer ajuste a principios de año, entre el 15 y el 20%, y aunque les quedaba el remanente no lo están dando porque el negocio no está cumpliendo el plan esperado. Están por debajo de los objetivos o no ven buenas perspectivas", remarca la especialista en compensaciones ejecutivas.

En este sentido, Angeli observa que aquellas empresas que no enfrentan un tema crítico con la retención de talentos están tratando de ser más conservadoras a la hora de realizar movimientos salariales.

Ambas decisiones -excluir gente de las subas y otorgar ajustes menores a los presupuestados- hablan a las claras de un contexto económico, cuanto menos, difícil.

A esta altura del año ya no hay dudas de que la desaceleración del crecimiento, la catarata de medidas y políticas gubernamentales, y la pérdida de competitividad impactaron negativamente en casi todas las industrias y actividades.

Inmediatamente, los argentinos tomaron nota del nuevo de contexto y se bajaron de la fiebre del consumo para refugiarse en conductas de mayor cautela, un cambio que resintió las ventas de las empresas.

Y si a este escenario se le suma que, de cara a 2013, las perspectivas son poco claras, empieza a entenderse la reticencia y moderación de las compañías al momento de hacer efectivos los ajustes a sus ejecutivos y profesionales fuera de convenio, y de esquivar el otorgamiento de bonos de fin de año, en el caso de aquellos gremios -como SMATA, Camioneros, los bancarios y la UOM, entre otros- que ya salieron a la carga con el reclamo.

Persiste el solapamiento
El 37% de las compañías otorgó a su personal fuera de convenio el mismo porcentaje de incremento que recibieron los trabajadores que están en acuerdos colectivos, mientras que el 21% dice haber dado más que eso y el 42%, menos (en promedio, 4,5 puntos por debajo). Para 2013, en tanto, el 65% de las firmas señala que replicará la suba del convenio.

Este otorgamiento de alzas menores para los no sindicalizados produce el llamado solapamiento salarial, situación en la cual los subordinados ganan sueldos más altos que sus propios jefes. 

Y aunque en los últimos años este "gap" se fue achicando, dado que a la hora de los aumentos las empresas trataron de priorizar a las posiciones de la pirámide cuyos sueldos se superponen con el nivel más alto de convenio, como se trata de un problema de arrastre, continúa vigente. 

Tal como remarca Angeli, la superposición "es una de las dificultades derivadas de la inflación y de la diferente capacidad de adecuación de la estructura de costos que tiene cada actividad."

"Además, es una fuente de tensión interna, que lleva a que las empresas tengan problemas con sus planes de promoción. Es que, por ejemplo, ante el ofrecimiento de una posición de jefatura para la cual deben salir de convenio, los supervisores no terminan de convencerse porque saben que desde el punto de vista salarial están mucho más protegidos y asegurados estando agremiados", enfatiza la experta.

El 2013 encontrará muy atentas a las empresas
Para el año que se avecina, la totalidad del sector privado prevé otorgar a su personal incrementos que serán del 24,5% promedio y estarán en línea con lo previsto para 2012 (24,8%), según el reciente sondeo realizado por la Towers Watson entre 165 empresas líderes del mercado.

Así, los ejecutivos y profesionales volverán a sufrir la pérdida de poder adquisitivo, dado que los privados ya hablan de un piso inflacionario del 25% para el año que se aproxima.

Para Angeli, "el 2013 será un año similar al actual pero con empresas muy atentas a lo que haga el resto del mercado, a la evolución de las paritarias y a los resultados del negocio, porque estamos en un contexto en baja, más complejo, y con constantes medidas del Gobierno que impactan a cada una de las industrias de una forma particular."

Así, para ver si efectivamente aplicarán el 24,5%, las compañías monitorearán mes a mes esos tres indicadores junto con el avance de la inflación.

"A diferencia de años anteriores, cuando el sector automotriz o el de bancos o petróleo se destacaban, ahora todos los incrementos oscilan entre 23 y 25%", enfatiza Angeli.

Y completa: "Esta concentración se debe, por un lado, a la inflación y, por otro, a que no hay ningún sector de la economía que esté descollando."

Para el año que se avecina, apenas el 22% prevé realizar un solo movimiento salarial. El resto, dará la mejora en dos veces (65%), tres (9%) o incluso más (4 por ciento).

Según Angeli, por estos días ningún empleador está pensando en adelantar las subas sino que cumplirán con las fechas habituales.

Así, la mayoría de las empresas dará el primer incremento entre marzo y abril y se guardarán unos "puntitos" para realizar otro ajuste entre septiembre y octubre.

Ganan terreno las subas selectivas 
Sin embargo, en los próximos meses se profundizará la exhaustividad a la hora de revisar salarios.

Es que, según las previsiones de Towers Watson, para 2013 hay un mayor porcentaje de compañías (32%, cuando en 2012 fue de 25%) que prevé realizar un ajuste selectivo e individual.

"En líneas generales, esto significa que de cara al año que viene hay un grupo mayor de empresas que no garantizarán nada, que analizarán caso por caso y a partir de ahí empezarán a dar los incrementos", advierte la experta en remuneraciones ejecutivas.

Y mientras el 32% está pensando en dar subas selectivas e individuales, el 14% de los empleadores encuestados proyecta ajustes generales y el 54% se inclinará por mixtos.

A grandes rasgos, se recurre a tres mecanismos:

•Uno general, que implica darle el mismo porcentaje a todo el personal. 
•Uno selectivo-individual, que consiste en revisar la situación de cada uno de los empleados fuera de convenio y decidir su ajuste en base al desempeño y posicionamiento respecto al mercado.
•Uno mixto, que surge de aplicar un ajuste general para toda la dotación no convencionada y luego dar otra mejora salarial, pero sólo a aquellos empleados que tuvieron un muy buen desempeño o cuyo perfil es difícil de conseguir en el mercado.
En cuanto a los bonos, un componente importante de la compensación, sobre todo en los niveles más altos de la pirámide, también se encendieron las luces amarillas.

Tal como surge del estudio de Towers Watson, este año todas las empresas pagaron bonos por los resultados de 2011, mientras que un 87% planea abonar esta gratificación en 2013.

"Otro cambio importante -concluye Angeli- es que el año pasado solo un 13% de las compañías preveía pagar menos del target, y en 2012 ya lo plantea un 25%, lo cual significa que se les está complicando llegar a los resultados."


(*) Cecilia Novoa. Artículo publicado por iProfesional y por Chacomundo el 16 de Noviembre de 2012