domingo, 25 de noviembre de 2012

Por su obsesión con el “7D”, el Gobierno se olvidó de “los buitres”: día negro y temor por lo que pueda venir

Por Rubén Ramallo (*)
La decisión del juez Griesa tomó por sorpresa al Ejecutivo. El magistrado "se enojó con el relato" y lo hizo saber en su sentencia. Pero no sólo para el kirchnerismo es un baldazo de agua fría, también para empresas y provincias. Crece la incertidumbre. ¿Qué fue lo que enojó al letrado?
Dicen los que saben de cuestiones bélicas, que los grandes estrategas militares suelenanalizar con sumo detalle el terreno en el que se desarrollará la batalla para que las columnas enemigas no lo sorprendan atacando en el momento y lugar menos pensado.
Esta forma de encarar un combate es aun más recomendable cuando se deben enfrentardiferentes frentes de conflicto a la vez.
Finalmente, coinciden los expertos, tampoco es una sana costumbre apuntar todos los cañones en una sola dirección, desatendiendo la retaguardia.
Si se analiza lo que sucede en el campo político y económico local, claramente se observa que elGobierno argentino no tuvo en cuenta estos principios básicos.
"El país está en stand-by. Parecería que al gobierno lo único que le interesa es el 7D", señaló un empresario en absoluto off the record.

A juzgar por la agenda gubernamental, razones no le faltan para sustentar sus dichos. Todos sus cañones desde hace rato apuntan a esa fecha. 

Pero, mientras tanto, el mundo "sigue girando" y esta estrategia focalizada comienza a traer consecuencias adversas.
El traspié con la Fragata Libertad -que "estacionó" donde no debía hacerlo- o el fallo adversoque recibiera desde Estados Unidos, tras declaraciones de Cristina Kirchner que agitaron las aguas, son apenas una prueba de ello.

"El Gobierno se confió o no le dio demasiada importancia a lo que podría suceder en el frente externo. Cabe recordar que Argentina no está bien vista afuera y debe cuidarse más que cualquier otro país. No intentó arreglar sus problemas ni buscó ningún tipo de acercamiento. Entonces, éstas son las consecuencias", razonó el ejecutivo consultado.

Presos del "relato"
Para peor, al dictaminar, el juez tuvo en cuenta los propios dichos de Cristina Kirchner y del ministro de Economía quienes, explícitamente, habían advertido que no iban a pagarles ni un dólar a quienes no habían aceptado la reestructuración de deuda efectuada por el país.
Por estos dichos, el magistrado razonó que, ante la duda, era conveniente exigir la cancelación de la deuda, en vez de dilatarla en el tiempo.
"Mientras menos tiempo se le de a la Argentina para que diseñe estrategias de evasión, es más probable evitar esa evasión", sostuvo Griesa en su sentencia (ver próximo cuadro):
Para los analistas consultados por iProfesional.com, existen algunos párrafos de dicha sentencia en los que el juez marca claramente su posición contraria al proceder del Gobierno argentino. Ellos son:
"Desde el momento en que se conoció la decisión del Tribunal de Apelaciones, altos funcionarios de Argentina han declarado que su país (...) no pagaría un dólar a quienes no ingresaron al canje".
Incluso Griesa menciona con nombre y apellido a Cristina Kirchner, como una de las personas que hizo tal declaración. También citó al ministro de Economía, quien afirmó que a pesar de cualquier decisión surgida de una jurisdicción, la Argentina no pagaría a los tenedores de dichos bonos.

Puntualmente, Griesa advirtió que esas declaraciones "son una violación del párrafo 2" de un fallo del 5 de marzo pasado.

"En ese párrafo, se le prohíbe a la Argentina, durante la apelación, tomar cualquier acción que evada la orden del 23 de febrero de 2012", agregó.
Griesa relató que el 9 de noviembre pasado le preguntó al abogado que representa a la Argentina si los reportes de la prensa en tal sentido "eran correctos".

"En respuesta, el abogado pasó a otros temas, lo cual quiere decir que los reportes de la prensa no fueron negados", señaló el magistrado.

La semana pasada, la Presidenta había reiterado en un discurso que "no pagaremos de cualquier modo"

Más adelante, Griesa en su sentencia señaló que "el tribunal instó al gobierno argentino a quedebe alejarse de estas imprudentes amenazas de desafiar los fallos de los tribunales, lo cual representa la peor clase de irresponsabilidad en el trato con el poder judicial".
Puntos salientes del fallo
La parte "operativa" del fallo apuntó a establecer un mecanismo de pago, tal como se lo ordenara oportunamente la Corte de Apelaciones del Distrito, que ratificó su primera sentencia en contra de la Argentina.
Las medidas de procedimiento que estableció el magistrado son de cumplimiento efectivo, aunque las apelaciones podrían dejar algunas de ellas en suspenso. El siguiente cuadro resume los principales puntos de la sentencia:
Repercusiones
"Este fallo complica mucho la posición judicial de la Argentina", alertó el analista Miguel Kiguel.

En igual sentido, Carlos Melconian agregó que "lo gordo de ese pago debe cumplirse el 15 de diciembre", que es cuando además se debe cancelar el cupón PBI.

En la misma línea, Miguel Bein coincidió en que la decisión del juez "genera gran incertidumbresobre cómo la Argentina responderá a estos fallos".
El experto sostuvo, además, que "el país está fuera del mundo desde 2001 y esto es sólo un blanqueo". No obstante, Bein señaló que "todavía queda alguna instancia en la justicia estadounidense para lograr frenar el fallo".
"No es casual que se haya elegido ese día, pues el 15 de diciembre se deben abonar u$s3.500 millones por el cupón atado al PBI. Si nada cambia, y la Argentina desoye el fallo del juez, Griesa podría embargar el dinero y el país entraría en default técnico", recalcó José Luis Espert, director de Espert & Asociados.

Para el economista Eduardo Levy Yeyati, la sentencia es un intento de "dar un escarmiento" a la Argentina.

"La opción natural de reabrir el canje y equiparar a los holdouts con el resto de los bonistas nunca estuvo en la cabeza de Griesa, aunque el Gobierno tampoco la ofreció. Y no ayudó que elEjecutivo asegurara públicamente que no iban a pagar un peso", destacó el profesor de la Universidad Torcuato Di Tella.

Para el director de ACM, Maximiliano Castillo, el fallo es "uno de los peores escenarios que se podían abrir para el país, si bien hay que esperar a ver cuál será la reacción del Gobierno". 

"Es un baldazo de agua fría. Fue más duro de lo que se esperaba, porque obliga a pagar todoel monto adeudado (los u$s1.300 millones), antes del 15 de diciembre", argumentó Ramiro Castiñeira, de Econométrica.

El economista destacó que "la sentencia marca un antecedente importante. Abre la puerta de reclamos al resto de ahorristas poseedores de deuda en default, que podría suponerle al país una erogación de u$s10.000 millones más".
Y agregó: "Argentina puede apelar, no están agotadas todas las instancias, si bien todo le juega en contra en esta causa", agregó Castiñeira.
Impacto
Para el país, este nuevo "cisne negro" -por ser un hecho impensado y de consecuencias difíciles de predecir- no sólo genera un efecto adverso en el plano gubernamental.

También en las empresas, que sentirán de lleno el impacto a la hora de buscar financiamiento.

"Esta sentencia complica el acceso al crédito", remarcó el gerente de uno de los principales bancos del país.

"Si bien la Argentina ya está marginada del mercado de crédito, si entra en un default técnico la situación empeorará aún más", advirtió el economista Rodrigo Alvarez.

Kiguel coincidió: "Esta noticia es mala para el país y para las inversiones. Seguramente se van a cortar algunas líneas de crédito o de prefinanciaciones".

Una de las mayores damnificadas es YPF, que anda "dando vueltas por el mundo" en busca de fondos frescos.
"Su plan de inversiones recibe un golpe muy duro, lo que podría agravar los problemas energéticos", destacó Matías Carugati, economista de la consultora Management & Fit.
Pero no sólo las empresas acusarán el golpe, si finalmente Argentina ingresa en default técnico. Es decir, si se da el escenario de querer pagar pero no poder hacerlo, porque esos fondos quedan embargados.

También las provincias se verán más complicadas de lo que ya están. 

Por el lado de los activos financieros, Carugati también destacó que el fallo provocará el"derrumbe" de los títulos públicos.
Conocida la sentencia, la incertidumbre fue tal que hizo colapsar los precios de los bonos quecayeron hasta un 14% este jueves. 
"El 15 de diciembre será una fecha clave, si bien el temor persistirá", agregó Castiñeira.

¿Qué tan incierto se presenta el escenario para inversores? "Los títulos emitidos bajo ley argentina se van a pagar. El problema es con aquellos bonos con legislación extranjera y el derrumbe que pueden tener si el país ingresa en default técnico", apuntó Kiguel.

"Si se obliga a la Argentina a pagarle a los holdouts junto con los que entraron a la reestructuración y el Gobierno se niega a hacerlo -poniendo la plata necesaria sólo para cubrir las obligaciones de quienes sí ingresaron al canje- entraríamos en un default técnico", recalcó Carugati. 

"Martillazo" en el mercado
Pese a que Wall Street permaneció cerrado por el Día de Acción de Gracias, el mercado local sufrió en carne propia la estocada del fallo.
A pocos minutos del inicio de la rueda, la tendencia ya estaba definida: una corrección de enorme magnitud en los bonos más expuestos a la sentencia.

En tal sentido, los más afectados fueron los cupones atados al PBI en dólares, con legislación extranjera, que retrocedieron el 13%. Un poco menos cayeron los denominados en euros, que perdieron el 11%.
En cuanto a las acciones, se destacó la profunda caída de las bancarias, lideradas por Grupo Galicia y Francés, con bajas de casi el 6 por ciento. También se vio afectada YPF, cuyos papeles perdieron 5,3 por ciento.
"Hay una clara respuesta del mercado a la incertidumbre reinante por el fallo de Griesa, lo quele pega fuerte a las acciones y a los bonos", dijo Augusto Fariña, operador de Amirante Galitis Sociedad de Bolsa.

En tanto, el Índice de Riesgo País saltó 116 unidades, a 1.263 puntos básicos, en contraste con la estabilidad en el resto de los países, por el feriado en los Estados Unidos.
Es de esperar que se profundice la incertidumbre en el mercado financiero en medio de un agitado clima social.

El "8N", el paro general del "20N" y ahora éste cimbronazo que llega desde el exterior. Muchas cosas para un solo mes.

El ruido se acrecentó desde distintos sectores y actores sociales, desde el de las cacerolas de la clase media hasta el de los bombos de los gremios. Y ahora llegó desde lejos el delmartillazo de un juez que, tal como sostiene Kiguel, "después de tantos años se cansó de la Argentina".
(*) Rubén Ramallo. Columnista económico en La City Por Dentro. Editor de finanzas en iProfesionalProfesor de la Escuela de Negocios en Universidad de Palermo. Artículo publicado en iProfesional el 23 de Noviembre de 2012.