miércoles, 7 de noviembre de 2012

Preocupación en la Rosada por el 8N

Por Urgente 24 (*)
Dos días antes de que se lleve a cabo el cacerolazo contra el Gobierno, se produndizan las embestidas kirchneristas intentando desprestigiar y minimizar dicha manifestación popular. El ministro Julio de Vido criticó el '8N' en pleno acto con intendentes jujeños, asegurando que "no tienen conducción política definida porque expresan el rechazo a la política". También el intelecual K Ricardo Forster se despachó contra la protesta. Y en las últimas horas hubo expresiones similares de parte de Aníbal Fernández.
De Vido fue otro de los K que salió a criticar el 8N.

Ya ha quedado claro que hay gran preocupación en la Casa Rosada ante el inminente '8N', donde miles de personas expresarán su descontento con el Gobierno nacional. Y los intentos oficialistas por criticar y desprestigiar la protesta se multiplican con el correr de las horas.
En este sentido, el ministro de Planificación, Julio de Vido, aseguró este martes (06/11) que el cacerolazo convocado para el jueves próximo en contra del Gobierno será una expresión "antimodélica" y de "rechazo a la política" y llamó al kirchnerismo a encabezar "un frente amplio y tolerante".
De Vido -que formuló declaraciones durante un acto en el Palacio de Hacienda en el que participaron alrededor de 60 intendentes jujeños- reclamó que los dirigentes opositores se"pongan a la cabeza" de esas "expresiones antimodélicas" .
El funcionario sostuvo también que el kirchnerismo debe conducir "un frente amplio y tolerante" para las próximas elecciones, porque "los tiempos por venir son determinantes y no hay candidaturas para 2015 que no se sustenten en un triunfo contundente en 2013". 
Durante el acto -en el que también participaron el gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, y el ministro de Salud, Juan Manzur- De Vido criticó la marcha opositora del 8 de noviembre (8N), al señalar que "no tienen conducción política definida porque expresan el rechazo a la política".
"Las ideas se defienden desde la política, con dirigentes que se pongan al frente, para conducir",expresó el funcionario, quien señaló que la manifestación convocada para el jueves "es una expresión antimodélica", cuyos objetivos van en contra "de la asignación universal por hijo y la nacionalización de los fondos de las AFJP" y que buscan, en caso de acceder al poder, "reprivatizar YPF y Aerolíneas Argentinas".
En ese sentido, convocó a la militancia kirchnerista a la "conformación de un movimiento nacional, de un frente" que involucre también a otros sectores, para lo cual pidió "ser amplios y tolerantes".
Tras destacar la conducción de Crisitina Fernández, el funcionario advirtió que sobre la necesidad de "un contundente triunfo en el 2013, porque si no, ganan los que quieren endeudar a la Nación".
# "Clima apocalíptico"
También el filósofo Ricardo Forster, referente del grupo Carta Abierta, cuestionó la protesta convocada para el próximo jueves, al asegurar que le recuerda el "clima apocalíptico y de disolución nacional de diciembre de 2001, cuando parte de las cacerolas querían que se fueran todos".
"Hay una importante cantidad de argentinos y argentinas que van a ir el 8 de noviembre y que no tienen interés de que los escuchen en el sentido democrático del término", lanzó.
Forster cuestionó las "frases rimbombantes" en torno a la convocatoria y ejemplificó: "No a esto, no a lo otro, no a lo del más allá".
"No hay nada más fácil" que recurrir a esas consignas "cuando no se tiene responsabilidad de gobierno", deslizó. En declaraciones a radio 10, Forster mencionó "una cierta visión del prejuicio, de resentimiento y racismo".
"Me llama la atención que los dirigentes políticos opositores tengan que llamarse a silencio y no concurrir a lo que para ellos es un momento clave de lo que suponen que debiera ser una nueva Argentina", alertó el pensador
En tal sentido, remarcó: "Eso me hace retrotraer a ese clima apocalíptico y de disolución nacional que era diciembre de 2001, donde parte de las cacerolas querían que se fueran todos", en referencia a la crisis política, social y económica que terminó con la caída del gobierno del radical Fernando de la Rúa.
Forster aceptó que "en democracia toda manifestación es siempre bienvenida en la medida que esté dentro de los límites del respeto al otro; desde ese lugar, aquel que se sienta a disgusto con políticas del Gobierno nacional en abstracto, en general, en particular, tiene derecho a hacerlo".
Sin embargo, dijo que "no queda muy claro" cuál es el objetivo de la protesta, organizada a través de las redes sociales. Al poner en duda que los participantes de la manifestación tengan interés de ser escuchados "en el sentido democrático del término", el filósofo sostuvo que "escuchar, por ejemplo, sería respetar que en la Argentina por suerte hay democracia, hay elecciones, que hay un gobierno que explicita y desarrolla un proyecto político".
"Y en todo caso -prosiguió- quienes piensen diferente pueden manifestar su desacuerdo, organizarse políticamente, ir a elecciones y plantear otro modelo de la sociedad". "Pero me parece que por debajo, por detrás, en ciertas zonas complejas de la vida social hay otro tipo de discurso: uno escucha comentarios que dan cuenta de una cierta visión del prejuicio, cierto resentimiento, incluso, condimentado con cierto racismo", repitió.
Si bien admitió que "todo político democrático tiene que escuchar" las demandas del pueblo, dijo no creer que "aquellos que se van a manifestar el 8 de noviembre representen la mayoría del país".
"Representan un sector, un sesgo, una mirada, representan el derecho que tienen a expresar sus ideas", concluyó.
Cabe recordar que ayer también se había expresado en un sentido similar el senador y ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, quien aseguró que el 8N es "un invento de una facción de ultraderecha paga"

(*) Urgente 24. Artículo publicado el 6 de Noviembre de 2012