miércoles, 14 de noviembre de 2012

Tic tac tic tac tic tac...

Por Urgente 24 (*)
Axel Kicillof, el joven ministro "estrella" de Cristina Fernández, y uno de los más "estrellados", pasó el último tiempo corrigiendo errores. Aún no cayó en desgracia. La primera mandataria acaba de otorgarle una nueva tarea después de tantos fracasos y varios retos. Algo similar a lo que ocurrió con Guillermo Moreno, quien en lugar de perder su cargo, terminó por sumar más poder. Ocurre que el problema mayor no son los jugadores, sino el juego. No hay plan, apenas sujetos que decoran un show que parece conducir al abismo. Hasta en el FpV se discute si se apaga la gran estrella...
En medio de rumores sobre el malhumor presidencial por el desempeño del viceministro "estrella" Axel Kicillof, y a través del 'Boletín Oficial', la secretaría que conduce el funcionario económico asignó competencias sobre las empresas con participación del Estado.
Se trata de la resolución 110/2012 de la secretaría de Política Económica y Planificación del Desarrollo que asigna a la Dirección Nacional de Empresas con Participación del Estado competencias y atribuciones reconocidas mediante el decreto 1.278 del pasado 25 de julio de 2012.
 
Ayer, el sitio 'La Política On Line', publicó que a "Cristina Kirchner se le terminó la paciencia con Axel Kicillof, a quien le confió las principales políticas económicas de su Gobierno, pero la semana pasada lo convocó para recriminarle sus pobres resultados. 'Nada de lo que me prometiste se cumplió', lo acusó", según el sitio de noticias mencionado.
 
La reprimenda habría sido delante del enemigo político de Kicillof, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. 
 
Dicen que en la intimidad, Kicillof suele burlarse del secretario, quien a su vez le devuelve gentilezas etiquetándolo de "comunista" en sus reuniones.
 
Pero el secretario, también fue blanco, hace unos meses, del enojo presidencial. En su caso también, en lugar de reducir su participación en el Gobierno, tras el reto, le cayó más trabajo.
 
También ante varios testigos, la mismísima presidente le reprochó la falta de efectos positivos de las medidas de control sobre el comercio exterior y el mercado cambiario, entre otros. 
 
Casi como si sobre Moreno, o en este caso, Kicillof, cayeran todos los problemas del "modelo", de una economía en crisis. Ocurrió según publicó entonces el diario 'Clarín', el martes 10 de julio.
 
En ese momento, el propio Kicillof estuvo entre los que disfrutaron del reproche. Pero todo vuelve...
 
Como sea, y en el caso de Kicillof, esta mañana, apareció en el Boletín Oficial esta ratificación de su manejo en el ámbito de las empresas con participación del Estado nacional.
 
Por tal motivo es que, junto al ministro de Economía, Hernán Lorenzino brindarán en instantes una conferencia de prensa en la que informarán sobre nuevas políticas públicas relacionadas con incentivos a la producción. 
 
Los funcionarios convocaron a la prensa para las 11.30 en el Palacio de Hacienda.
 
¿Cómo se explica, entonces, que después de un puntilloso repaso sobre sus fracasos (en la mayoría de las tareas que se le encomendaron), Cristina proceda automáticamente a concederle aún más poder?
 
Desde la política energética con especial eje en las eléctricas, hasta la autosuficiencia de combustible que iba a proveer la nacionalización de YPF, pasando por la contención de la inflación, entre otros, se completó la lista de reproches de la mandataria.
 
Inclusive, dicen que le habría lanzado un ultimatum: "Ahora como en el ajedrez, te prendo el reloj y el tiempo empieza a correr, para que cumplas lo que dijiste", le advirtió y lo despidió de mala manera, según el sitio. 
 
"Se puso todo colorado", festejaban en el Gobierno sus adversarios, que no son pocos. Kicillof logró sumar enemigos con la misma rapidez que acumuló poder. Un extenso arco que va desde Julio de Vido hasta Moreno, pasando por Hernán Lorenzino y Amado Boudou.
 
Pero, ¿qué culpa tiene el chancho?  Acaso, ¿no es Cristina la que elige caer una y otra vez en la misma secuencia de errores? 
 
Que alguien se lo explique al Frente para la Victoria, que por estar horas analiza si el joven camporista nos llevará pronto a la cima o al abismo.
 
Otra vez, se caerá en el mismo error, quizás más grave que todos los que haya cometido hasta ahora el propio viceministro: Fracasar y hacer creer a los ciudadanos que despidiendo un personaje, se acaba el show. 
 
# Kicillof, fracaso tras fracaso
 
Desde sus inicios en el kirchnerismo como cerebro financiero de Aerolíneas Argentinas -que pierde cerca de US$ 3 millones por día hace varios años-; Kicillof fue sumando poder pese a que no contaba con un historial de éxitos que justificaran su creciente influencia.
 
Fue el operador en jefe de la estatización de YPF, supuesto eje de una recuperación del autoabastecimiento energético. Esto hasta ahora no ocurrió, pero acaso el pecado de Kicillof más grosero en esta materia fue paralizar la gestión de un entendido en la materia como el CEO de la petrolera Miguel Galuccio.
 
A través de su gente en la compañía Kicillof logró trabar las decisiones de Galuccio y peor aún, hizo firmar a Cristina un decreto super regulador del sector, que en la práctica detonó las laboriosas gestiones del CEO de la petrolera para sumar socios internacionales de peso para explotar el yacimiento de Vaca Muerta.
 
En su récord de políticas desacertadas, la semana pasada acaso fue de las más difíciles: un apagón dejó sin luz a casi todo Capital Federal, justo cuando Kicillof se hizo cargo de la política energética con promesas de rever el esquema de trabajo con las eléctricas, para instaurar un "revolucionario" modelo que hace meses no logra definir y que según expertos del sector por lo poco que insinuó, no es más que un regreso a las facasadas recetas de la Segba alfonsinista. 
 
Una de las señales mas fuertes de su caída en desgracia, fue la rehabilitación que hizo Cristina del subsecretario de Coordinación de Planificación, Roberto Baratta, como bombero para solucionar la crisis. Barrata era el encargado de la relación con las eléctricas antes de la irrupción del economista de La Cámpora y cuando Kicillof tomó control del área, dejó trascender su intención de hacer pagar el costo político y judicial a Baratta de lo que sin mucho disimulo dice que fue una monumental corrupción montada en torno a las importaciones de combustibles y otros desaguisados de Enarsa, em buena parte de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.
 
En rigor, lo de Baratta -como el reto frente a Moreno- fueron los correctivos más gravosos, pero no los únicos que recibió Kicillof. 
 
Cristina ya venía dándoles lugar a varios funcionarios de Julio de Vido, otro de los desplazados por Kicillof. Uno de ellos fue el secretario de Energía David Cameron, a quien Cristina le pidió que se metiera a ver de cerca de que se trataba ese nuevo esquema que el viceministro maquinaba para el sector eléctrico y que sigue sin dar a luz.
 
Kicillof también fue desautorizado directamente por la Presidente, como cuando aumentó las retenciones a los biocombustibles pero luego debió echarse atrás porque varias PyMes cerraron sus puertas. 
 
La propia Cristina tuvo que poner la cara por ese desacierto que hundió a uno de los pocos sectores del agro en los que el kirchnerismo realmente había conseguido sumar valor industrial a la cadena.
 
Pero ahora, antes de que corrija sus errores, pone en sus manos la oportunidad de errar otra vez.
 
# El registro de Subsidios e Incentivos
 
Hoy, el Gobierno dispuso la creación de un Registro de Subsidios e Incentivos, conformado por el padrón de beneficiarios de subvenciones previstas en programas y planes de promoción productiva implementados en el Sector Público Nacional. 
 
El decreto  2172/2012, publicado en el Boletín Oficial, comprende "cualquier tipo de asistencia financiera tales como bonificaciones de tasas y líneas de créditos especiales, aportes no reembolsables, beneficios impositivos y aduaneros con costo fiscal o financiero para el Estado". 
 
También incluye "asistencia técnica y capacitación; subsidios al consumo de servicios públicos al sector productivo; y promoción del empleo". 
 
El Registro abarcará incentivos provenientes "tanto del uso de fondos propios como de fuentes de financiamiento externa". 
 
Para ello, "los organismos y entidades pertenecientes al Sector Público Nacional deberán registrar toda autorización, otorgamiento, desembolso, transferencia y ejecución de subsidios e incentivos". 
 
Los datos a incorporar en el Registro serán "identificación de la persona física o jurídica beneficiaria; número de Código Unico de Identificación Laboral (CUIL) o Tributaria (CUIT); monto y tipo de subsidio; fuente de financiamiento; fecha de otorgamiento y ejecución; período de vigencia; y en su caso, contraprestación o requisitos exigidos al beneficiario". 
 
Por su parte, "el sistema informático emitirá una constancia de registro, en la forma en que determine la reglamentación del presente decreto, la que deberá agregarse a las actuaciones administrativas pertinentes, sin que ello implique avanzar sobre las competencias de los respectivos organismos y entidades involucradas". 
 
La implementación, operación y gestión del Registro será competencia de la Subsecretaría de Coordinación Económica y Mejora de la Competitividad, perteneciente a la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía. 
 
A tal fin, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) desarrollará un sistema informático de acuerdo a los requerimientos y necesidades de la autoridad de aplicación.
 
Los distintos organismos y entidades del Sector Público Nacional que desarrollen programas y planes de promoción productiva y social podrán acceder al Registro y realizar consultas, a los fines de favorecer una mayor eficacia en la asignación de subsidios.

(*) Editorial de Urgente 24. Publicada el 14 de Noviembre de 2012