martes, 11 de diciembre de 2012

El 9D fue un fracaso

Por Agustín Laje (*)
El 9D fue un fracaso rotundo, y hay que decirlo sin titubear. En efecto, tanto en términos cuantitativos como cualitativos, el evento kirchnerista “Fiesta Patria Popular” no fue ni por cerca lo que Cristina Kirchner y su equipo imaginaban hace apenas algunas semanas atrás.

En primer lugar, cabe señalar que con todos los recursos del Estado a disposición de la organización del acto en cuestión, con la incansable labor de los punteros de siempre que arrastran a sus clientes políticos a la convocatoria, con las decenas de colectivos dispuestos para transportar gente de todas las localidades (que nunca se sabe a ciencia cierta con qué dinero se financian), con los medios oficiales y paraoficiales difundiendo a todo momento la citación, y con un escenario en el que actuaban permanentemente distintos artistas rentados por el Estado, la concurrencia fue, en términos relativos, innegablemente escasa.
¿Escasa respecto a qué? Pues al 8N, fecha en la que más de un millón de argentinos se manifestó contra el kirchnerismo en toda la Argentina e incluso en otras ciudades del mundo, autoconvocados casi exclusivamente por las redes sociales, sin colectivos subsidiados, sin presiones de punteros políticos y sin la motivación del espectáculo musical gratuito. Éste se trató, sin lugar a dudas, de un fenómeno de otras características. Pero nos sirve como punto de referencia para comprender el fracaso numérico del 9D, que empleando una cantidad infinitamente superior de recursos, no llegó ni al veinte por ciento de convocatoria que tuvo el 8N.
En segundo lugar, vale recordar que lo que el gobierno nacional esperaba para su festival, era poder festejar algo que finalmente no fue: el desguace del Grupo Clarín luego de un 7D que, a pesar de las manifiestas presiones oficialistas a la Justicia, terminó con la extensión de la medida cautelar. Tras semejante revés, el festejo pasó a ser no del “fin del monopolio” como una victoria democrática concreta de este gobierno, sino de la “Democracia y los Derechos Humanos” en abstracto, dos conceptos que en la Argentina han sido manipulados políticamente hasta tal punto que significan todo y nada al mismo tiempo.
El kirchnerismo lo único que tiene de democrático es su origen, legitimado en el sufragio universal. Pero en lo que respecta al ejercicio del poder (no menos importante) pocos dudarían en admitir que el autoritarismo y las pretensiones de concentrar el poder en una sola mano, atentan contra la democracia. Cuando las mayorías no tienen control y el poder político no encuentra límites (es decir, cuando no hay República) lo que se tiene no es democracia por más que aquellas gobiernen; lo que tenemos es una “tiranía de la mayoría” como la llamó Alexis de Tocqueville, un “cesarismo plebiscitado” según Weber, o una “autocracia elegida” para Michelangelo Bovero. No son otra cosa, en definitiva, que dictaduras o autoritarismos del siglo XXI que se llenan la boca de “democratización”, cuando de democráticos sólo tienen el origen.
En el caso de los Derechos Humanos, si bien éstos han sido un componente fundamental del “relato”, resulta innegable que el kirchnerismo hizo de ellos un simple banderín político y permitió, por acción u omisión, que sus amigos lucraran bajo su nombre en lo que hoy es el colosal “negocio derechohumanista”. Fanatizados por la década del ´70, hicieron de aquellos una causa tuerta y anacrónica, olvidándose del presente; olvidando deliberadamente a quienes les son violados sus derechos en el hoy.
Observar al kirchnerismo festejando el Día de la democracia y los Derechos Humanos, con sus militantes vivando a la dictadura cubana y al tirano Hugo Chávez, es sólo comparable a imaginar al parricida Sergio Schoklender festejando el día del padre. El 9D debía festejarse, según sus planes, otra cosa. Pero esta vez, y mientras la Justicia sea independiente, no podrá ser.

(*) Agustín Laje. Periodista, escritor y analista político. Jefe de redacción de La Prensa Popular, artículo publicado en su Edición Nº 164 del 11 de Diciembre de 2012. www.agustinlaje.com.ar | @agustinlaje