lunes, 10 de diciembre de 2012

Se viene el 2013 y no se les cae una idea...

Por Urgente 24 (*)
Como si el éxito la hubiera llevado a un pedestal, la vieja (y poco efectiva) idea de combatir la inflación a través de un acuerdo de precios y salarios con gremios y empresas es el "gran" plan que tiene el Gobierno de Cristina Fernández y que aplicará desde hoy (10/12) de cara a un 2013, que anticipa una verdadera tormenta tanto económica como política con pocas probabilidades de solución... al menos, en lo económico.
Reflotan la idea del pacto social
Guillermo Moreno y Débora Giorgi se reunirán con la CGT de Antonio Caló y con la Unión Industrial. Podrían empezar a debatir la reforma del Impuesto a las Ganancias, el mínimo salarial y el tope a las paritarias   
 
El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, será el encargado de apuntalar la estrategia oficial durante un encuentro con la primera línea de la CGT de Antonio Caló, representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA) que preside José Ignacio De Mendiguren y directivos de las principales empresas del país.
 
Se sumarán además la ministra de Industria, Débora Giorgi, y la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, con el objetivo de comenzar a sondear la voluntad de industriales y sindicalistas sobre la posibilidad de trabajar en el entendimiento entre las partes que permita contener en 2013 la suba de precios y salarios.
 
De este modo se pondrá en marcha desde hoy una nueva estrategia para avanzar con un acuerdo de precios y salarios entre empresarios y gremios destinado a contener las expectativas inflacionarias e impulsar un repunte en el nivel de actividad económica el próximo año.
 
Para intentar moderar los incrementos salariales, el Ejecutivo apostaría a adelantar para febrero o marzo la discusión del nuevo salario mínimo, vital y móvil (que habitualmente se define en agosto, tras la conclusión de las paritarias).
 
El objetivo sería establecer de esa forma una pauta testigo que luego se replique en las negociaciones por actividad que se discuten entre marzo y junio, según dijeron a el diario 'El Cronista' dirigentes de la CGT de Caló respecto al contenido de algunas conversaciones informales que mantuvieron con funcionarios kirchneristas en las últimas semanas.
 
A ello se sumaría, también antes de las paritarias, un anuncio por la mejora en las asignaciones familiares y los cambios para reducir el impacto del Impuesto a las Ganancias sobre los salarios, consigna el matutino. “
 
Según afirmó uno de los gremialistas que irá hoy a la cita con Moreno, "quieren apurar el consejo del salario y definir Ganancias y asignaciones para que los aumentos (de sueldos) no vayan más allá del 10 por ciento".
 
Pero la propuesta cosecha más dudas que apoyos dentro de la CGT de Caló, donde advierten que “sin un compromiso serio de precios es imposible” un entendimiento para contener los salarios. 
 
También entre los sectores empresarios invitados al encuentro, la posibilidad de avanzar en un esquema de pacto social generó escepticismo. “Seguramente se va a explorar el embrión de un acuerdo de precios y salarios, con la oferta de rebaja de Ganancias a cambio de aumentos moderados”, especuló un importante referente del sector industrial. En ese sentido, propuso la alternativa de que el Gobierno avance con la estrategia de atar los incrementos salariales a la productividad de las empresas, un esquema rechazado por los gremios.
 
Como sea, la inflación no es la única tormenta pronosticada para 2013. Cepo cambiario, y desempleo son otro de los factores que integran el combo explosivo para el año próximo.
 
Tanto así que la inflación galopante, que a fines de mes rozará el 30% anual, combinada con una recesión que destruye puestos de trabajo, se sumará a situaciones totalmente irregulares, como son los intentos de eliminar lo poco que queda de seguridad jurídica en el país y profundizar la manipulación de la Justicia por parte del poder político.  
 
Una clara metáfora de este presente difícil es el hecho de tener un vicepresidente como Amado Boudou que, en cualquier parte del mundo donde exista una Justicia independiente, debería estar cuando menos procesado y alejado de la función pública, tras haber estallado el escándalo que significó la compra de la ex Ciccone Calcográfica por personas que serían presuntos testaferros.
 
"Las perspectivas de 2013 están signadas fundamentalmente por el hecho de que es un año electoral y eso va a tener sin dudas un peso sobre las decisiones económicas que se tomen", definió el economista Juan Dumas, al diario platense 'Hoy'
 
Para el titular de Macroeconomía, José Luis Espert, para el año próximo "hay que seguir varios temas con cuidado, el primero es cómo se va a resolver el tema de la deuda, cuando el Gobierno tenga que volver a afrontar los vencimientos a partir de los primeros meses de 2013. Además, habrá una situación de tensión del sector privado, frente al desempleo y la inflación alta. El tercer tema es el político, porque gran parte del PJ no K se está revelando contra el PJ K; y en cuarto lugar, hay que seguir muy de cerca al sector cambiario, los controles no se aflojarán e incluso podrán profundizarse porque hay un gran déficit fiscal y falta de dinero".
 
Como si fuera poco, la inseguridad no da tregua, la crisis también se vislumbra en la salud pública, y la educación pública está lejos de pasar por su mejor momento. Pero en lugar de tomar nota de esta situación, el kirchnerismo opta por encerrarse en su propia soberbia. 
 
Por eso 2013, viene muy complicado. 
 
El nivel de desempleo, que venía estancado en los últimos años, comienza a reflejar los síntomas de una complicada situación económica que afecta a gran parte de los empresarios. El panorama para el año próximo en ese sentido no es para nada alentador.
 
A pesar de que hay cautela de parte de los especialistas para anunciar la caída del nivel de empleo, todos coinciden en que se va a estancar la generación de nuevos puestos de trabajo. 
 
El economista Claudio Katz vaticinó que en 2013 "va a haber una baja o nula creación del empleo en el sector productivo". En ese sentido, el economista consideró que el año próximo "no se va a repetir una situación de generación de empleo, como ocurrió en 2010 o 2011, porque los límites para que eso suceda son muy importantes". 
 
"Es muy difícil que haya fuerte creación de empleo con el actual índice de inflación y con los desequilibrios en las cuentas públicas que hay actualmente y que seguramente se van a mantener el año que viene", completó Katz.
 
En tanto, para el jefe de investigaciones del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), Jorge Colina, en 2013 "el empleo va a crecer poco". Sin embargo, el economista agregó que seguramente "el que se va a estancar e incluso se puede llegar a reducir es el empleo asalariado formal, porque si la actividad económica no crece, el empleo asalariado formal tampoco crece". En ese sentido, Colina aclaró que "el empleo crece, pero por el lado del cuentapropismo y los empleos más precarios".
 
Una complicada situación atravesarán las provincias de Catamarca, La Rioja, San Juan y San Luis, donde la posible caída del régimen de promoción industrial, pondrá en peligro más de 100.000 puestos de trabajo.
 
Es que luego de más de 30 años de vigencia, el cese definitivo del programa que favorecía a las empresas productivas instaladas en esas provincias podría generar el fin de empleos directos e indirectos.
 
Al menos así lo manifestó el secretario de la Unión Industrial de San Luis, Diego Leal, al diario'Ámbito Financiero', quien afirmó que "el 76% de las industrias del país está radicado en la zona metropolitana, y las industrias que estamos fuera de la región metropolitana tenemos una desventaja competitiva".
 
Tal como destacó la entidad, la ley favorece de manera directa a cerca de 45.000 personas, aunque el número se puede extender a 60.000 si se cuentan los puestos que genera de forma indirecta.
 
Por su parte, el titular de la Unión Industrial de San Juan, Omar Staiger, aseguró al matutino que "los gobernadores están trabajando, pero falta voluntad política (de parte de la Nación)". 
 
"El problema es la decisión política que tiene que tener la Presidente para poder ejecutar el decreto que prorroga el régimen", manifestó el directivo sanjuanino y afirmó que, sin el régimen, las cuatro provincias corren peligro de "despoblarse".
 
La disolución de la medida que se empezó a aplicar en 1979 es inminente, aunque no fue confirmado por Nación. Por esta razón, tanto los empresarios como los trabajadores reclaman la inmediata puesta en vigencia de la postergada resolución. 
 
Incluso, en La Rioja, la CGT local aseguró que se movilizarán para pedir la continuidad del régimen el 18 de diciembre con el respaldo de la cúpula de la Unión de Industrias Riojanas, informó 'Ámbito Financiero'. 
 
En tanto, los gobernadores José Luis Gioja (San Juan), Claudio Poggi (San Luis), Luis Beder Herrera (La Rioja) y Lucía Corpacci (Catamarca) evalúan algunas posibles alternativas, como la de pedir que se mantengan los beneficios impositivos para empresas que ya están radicadas en la región, dejando sólo sin beneficios a los nuevos emprendimientos. 
 
En ese sentido, Corpacci confirmó que habrá algún tipo de asistencia financiera para las industrias de su provincia que dejarán de percibir las exenciones de impuestos a fin de proteger el empleo.
 
Por otra parte, el mercado inmobiliario es otro de los que viene sufriendo un gran golpe. Con una caída en la actividad cercana al 70%, tocó fondo este año. Como suele decirse en estos casos, peor no pudo ser, por lo tanto para el año próximo no le queda otra alternativa que crecer. Sin embargo, tampoco hay un panorama alentador para 2013. 
 
El economista José Luis Espert consideró que, como está previsto que continúen e incluso se acrecienten los controles en el mercado inmobiliario, "la caída en el mercado inmobiliario va a seguir durante el primer trimestre del año". 
 
La pesificación obligada que instaló el Gobierno nacional con la aplicación del cepo cambiario fue letal para la compra venta de inmuebles. Los precios de las propiedades llegaron a disminuir cerca de un 15%. Sin embargo, para el año próximo hay algunos factores que pueden ser alentadores para los operadores inmobiliarios, pero que complicarán aún más a los argentinos el acceso a una vivienda. 
 
El primero es el ajuste en los precios, que ya se está notando este año y que continuará en alza. Otro es la utilización del peso, que se está comenzando a generalizar en las transacciones inmobiliarias y que permitirá un ajuste mayor de los costos de las propiedades. 
 
Frente a esta situación, para los argentinos que buscan a acceder a su primera vivienda o quieren mejora su calidad de vida se hace cada vez más difícil, porque los precios suben de manera desproporcionada y la oferta de créditos bancarios es casi nula o inalcanzable para la mayoría de los asalariados del país.

(*) Editorial de Urgente 24. Publicación del 10 de Diciembre de 2012