lunes, 18 de marzo de 2013

Argentina ¿república o monarquía?

Por Gabriel Boragina (*)
Conforme enseña el Dr. Greco, "El concepto de república es sustancialmente negativo, un concepto, pues, que sólo cabe definir por exclusión. República es, en efecto, toda forma de gobierno que no sea la monárquica. Sólo en polémico enfrentamiento con la monarquía adquiere plena significación y sentido. La distinción entre monarquía y república no es una mera dicotomía conceptual, sino una contraposición dialéctica, polar, de dos términos inseparables. Lo que en ella cuenta por encima de todo son las connotaciones emocionales, la carga afectiva de uno y otro vocablo."[1]

"El sentimiento que la palabra república suscitaba en el romano era, en efecto, algo más que una vaga adhesión a las instituciones surgidas de la revolución de 509 a. de C.: era un tenaz e inveterado odio hacia la monarquía, hacia el gobierno personal. Tito Livio lo expone en impecable prosa al dar comienzo a su relato de la época republicana. "Voy a ocuparme —escribe— de los ilustres hechos realizados, tanto en la paz como en la guerra, por el pueblo de Roma una vez dueño de su destino; de sus magistrados, electos sólo por un año, y de las leyes, que están por encima de los hombres". Empieza, según él, una época de libertad para Roma. Y el origen de ésta no hay que buscarlo en la desaparición del poder real, ya que ha pasado íntegro a los cónsules, sino en la anualidad de la magistratura y particularmente en la sumisión de todos a la ley, sorda e inexorable, que no tiene clemencia ni perdón para quienes la conculcan. Gobierno impersonal, gobierno de la ley: he aquí lo que la palabra república significaba en última instancia para el romano"[2]

De este párrafo se desprenden conceptos de suma importancia, ya que por un lado define a la monarquía como un gobierno personal. Y por el otro, denota las características de la república: "la anualidad de la magistratura y particularmente en la sumisión de todos a la ley, sorda e inexorable, que no tiene clemencia ni perdón para quienes la conculcan. Gobierno impersonal, gobierno de la ley"... "leyes, que están por encima de los hombres". Tales pues serían las características básicas y fundamentalmente diferenciadoras, tanto de la monarquía como de la república.

Dado que en la Argentina rige un gobierno nítidamente personal (el del FpV de C.F. Kirchner) ; que no existe anualidad alguna en los cargos públicos y que ninguno de los funcionarios de dicho régimen se encuentra ni remotamente sumido a la ley ; sumado a que no existe ningún gobierno impersonal, ni menos aun ningún "gobierno de la ley", y que las leyes no sólo no están por encima de los funcionarios de dicho gobierno sino que son permanentemente violadas, pisoteadas o ignoradas por los mismos, no cabe pues ninguna otra conclusión que en la Argentina no existe ninguna "república". Y toda vez que la república es lo opuesto a la monarquía y se define por exclusión de esta, tampoco se presenta ninguna vacilación respecto de que el régimen político argentino es una monarquía. Maquiavelo sintetiza los conceptos precedentes de este modo: "las dos formas en que todo Estado se constituye [son]: la Monarquía y la República...la Monarquía figura de lo uno, la República figura de lo vario"[3]. En Argentina rige lo uno, y se excluye por completo lo vario. Ergo, la conclusión vuelve a ser la misma: en la Argentina del FpV gobierna una monarquía.

Según Harrington "La monarquía absoluta es, en efecto, el gobierno de un hombre y está por consiguiente expuesta a los caprichos y la arbitrariedad de éste"[4]. Desde luego, es lo mismo si es una mujer, y su definición vuelve a reflejar lo ocurrido en Argentina bajo el imperio del FpV. Y agrega: "Mas la república no es el gobierno de uno o varios hombres, sino el gobierno de la ley" que es lo que no sucede en Argentina, donde la "ley" es sólo instrumento de opresión del gobierno contra el pueblo y a favor de la masa adicta. Esta masa -es importante aclarar- no es por si mayoritaria. Por lo que será interesante ver –aunque sea someramente- la diferencia entre masa y pueblo.

"En su República, el orador de Arpiño pone en boca de Escipión el Africano estas palabras, que expresan maravillosamente la idea que los romanos se hacían de ella. "República —dice— es la cosa del pueblo; y por pueblo ha de entenderse, no cualquier tipo informe de agregado humano, sino una colectividad unida por las leyes y el interés común"[5]. Resulta pues, clara la diferencia entremasa y pueblo. Masa es "cualquier tipo informe de agregado humano", en tanto que pueblo es "una colectividad unida por las leyes y el interés común". El FpV gobierna para sí mismo, y para su turba informe. Jamás lo hizo para el pueblo.

"Jellinek —desde un ángulo que pretende ser estrictamente jurídico— entiende que el único criterio válido para diferenciar la república de la monarquía hay que buscarlo en el "modo de formación de la voluntad del Estado'". Si ésta se constituye mediante un proceso psicológico personal, y aparece al mismo tiempo como voluntad física de un individuo determinado, estamos en presencia de una monarquía; si, por el contrario, se constituye mediante un procedimiento jurídico, con intervención de una pluralidad de individuos, estamos en presencia de una república. República es, por consiguiente, la no monarquía, la negación del gobierno del Estado por una persona física".[6]

Va de suyo que en Argentina el "modo de formación de la voluntad del Estado'" se constituye mediante un proceso psicológico personal, y aparece al mismo tiempo como voluntad física de un individuo determinado, [ergo] estamos en presencia de una monarquía".
  
Referencias:

[1] Dr. IGNACIO GRECO. Voz "República". Enciclopedia Jurídica OMEBA - Tomo 24 Letra R Grupo 09, pág. 42
[2] Greco. Op. Cit. Pag. 42.
[3] Greco. Op. Cit. Pag. 43
[4] Greco. Op. Cit. Pag. 43
[5] Greco. Óp. Cit. Pág. 44
[6] Greco. Óp. Cit. Pág. 45

(*) Gabriel Boragina. Abogado.Master en Economía y Administración de Empresas. Egresado de ESEADE (Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas).Presidente del CFi (Centro de Estudios Económicos,Filosóficos y Políticos). Director del curso sobre Escuela Austriaca de Economía,dictado por el Centro de Educación a Distancia para los Estudios Económicos (CEDEPE). Director del Departamento de Derecho Financiero del INAE (Instituto Argentino de Economía). Colaborador de "Contribuciones a la Economía"; revista académica de amplia difusión mundial publicada por el Departamento de Economía de la Universidad de Málaga.Columnista de "La Historia Paralela",revista crítica de política y economía internacional. Ex columnista y sponsor de la revista Sociedad Libre y de la revista Atlas del Sud.Ex presidente de ESEDEC (Escuela de Educación Económica).Profesor de Elementos de Análisis Económico y Financiero en la UNBA.Ex profesor de la materia universitaria Política Económica Argentina; de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA; de Finanzas y Derecho Tributario de la Universidad Abierta Interamericana (UAI). Artículo publicado el 18 de Marzo de 2013

Fuente: http://www.accionhumana.com/2013/03/argentina-republica-o-monarquia.html