jueves, 7 de marzo de 2013

Consejo de la Magistratura: Propuesta de Libertad y Progreso para mejorar su independencia

Por Libertad y Progreso (*)
El proyecto anunciado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para elegir a los consejeros a través del voto popular, está claramente contra el espíritu del artículo 114 de la Constitución Nacional. Apunta claramente a sujetar la Justicia al poder político anulando su independencia. Este sería un segundo paso definitivo luego del ya iniciado con la reforma de la composición del Consejo de la Magistratura en 2006, durante la presidencia de Néstor Kirchner. 

Actualmente el porcentaje de participación política en dicho Consejo es uno de los más altos en el derecho comparado: 53,8%. Los 5 representantes del oficialismo pueden por sí solos bloquear las decisiones que requieran mayoría agravada de dos tercios, entre otras, para conformar ternas de candidatos, imponer sanciones y formular acusación contra magistrados.

La Fundación Libertad y Progreso propone transitar en el sentido contrario para asegurar la independencia del Poder Judicial. Como un primer paso se debería equiparar representación política con la de jueces y abogados, de modo que ninguno de esos estamentos tenga por sí solo capacidad para conformar quórum propio, mayoría para tomar decisiones o capacidad de bloqueo. Ese mismo equilibrio debería replicarse en la integración de las comisiones.
Debería restablecerse la representación de la segunda minoría legislativa en el cuerpo, suprimida mediante la reforma de 2006, de modo que los tres bloques legislativos mayoritarios tengan representatividad en el Consejo.
Libertad y Progreso ha elaborado una propuesta integral de reforma judicial (link) en la que participaron, entre otros, los juristas Jorge Vanossi, Francisco Cárrega,  Rafael Gómez Diez, Héctor Mairal, Roberto Durrieu y Horacio Lynch. 
(*) Libertad y Progreso es un centro de investigación en políticas públicas creado a partir de la fusión entre CIIMA, Foro Republicano y Futuro Argentino. Nos unimos para formar un centro de pensamiento crítico e investigación aplicada a resolver los problemas de la ciudadanía, promoviendo los valores y principios de la República Representativa Federal. Somos una fundación sin fines de lucro, privada e independiente de todo grupo político, religioso, empresarial o gubernamental. No aceptamos dinero del Estado. Nuestro fondos provienen únicamente de aportes individuales de personas, fundaciones y empresas comprometidas con el futuro del país. Artículo publicado el 7 de Marzo de 2013.