lunes, 25 de marzo de 2013

La hipocresía estratégica del kirchnerismo

Por Agustín Laje (*)
Es casi una obviedad remarcar que la elección de todo nuevo Papa rebasa siempre el plano religioso para inmiscuirse rápidamente en el político. En nuestro país, por razones conocidas, el acontecimiento histórico que vivimos el pasado miércoles 13 de marzo ya opera en un nivel político claro, exacerbado por la proximidad electoral.
El “efecto Francisco” ya se siente con vigor en Argentina, y hay quienes interpretan la elección de Jorge Bergoglio como un punto de inflexión político para nuestra región, capaz de neutralizar o desarticular ese flagelo llamado “Socialismo del Siglo XXI”, tal como Juan Pablo II hizo con el socialismo del Siglo XX. Lo llamativo de esta interpretación es que, correcta o incorrecta, se la ha escuchado tanto en sectores kirchneristas como antikirchneristas, lo cual indica que (sea por aversión cuanto por simpatía) esta posibilidad tiene un lugar en eso que los sociólogos denominan “el inconsciente colectivo”.
La elección de Bergoglio como Papa es disfuncional al kirchnerismo, no sólo por un pasado reciente de severos roces entre el matrimonio presidencial y el Cardenal, sino también porque en el esquema de poder concentrado y desmedido que pretende configurar el oficialismo, la Iglesia ve renovado su protagonismo y puede contrarrestar intentonas autocráticas en marcha. Es por todo ello que, cuando el gobierno se enteró por un informe del embajador en el Vaticano  Juan Pablo Cafiero, que Jorge Bergoglio tenía alguna posibilidad de acceder finalmente al trono vacante en Roma, le ordenó a aquél actuar de inmediato. La ofensiva consistió en un dossier que la diplomacia argentina repartió entre los cardenales antes de que la fumata fuese blanca, incriminando a Bergoglio con el último gobierno de facto a los efectos de disuadir todo posible voto favorable para éste. Las autoridades del Vaticano se negaron a desmentir esta información, a pesar de los insistentes pedidos de la comitiva argentina en el acto de asunción.
Es así que la sorpresa del nombramiento de Jorge Bergoglio como Francisco, no fue sólo del pueblo, sino también del gobierno. Confiados como siempre en sus sucias movidas políticas, creyeron que con los cuentos de Verbitsky bastaba para desacreditar al Cardenal argentino frente a sus pares. Un discurso presidencial mal formulado y mal pronunciado por una Cristina Kirchner que no podía disimular su ofuscación interior, caracterizaron el desconcierto oficialista que marcó aquella jornada de júbilo popular.
Los militantes que ese día escuchaban a Cristina en Tecnópolis entendieron muy bien que para ella no había nada que festejar. Así pues, cada mención que la mandataria hacía del nuevo Papa, era acompañada por una ola de silbidos que reconfortaban el ego de la viuda de Néstor. Mientras tanto, la televisión pública, que tantas horas le había regalado al funeral de Chávez, prácticamente ignoraba el suceso histórico que acababa de acontecer en Roma. Prefirieron transmitir Paka-Paka.
En el Congreso la cuestión no difirió. La bancada de diputados kirchneristas no quiso interrumpir un homenaje a Chávez al negarle a la oposición un cuarto intermedio para escuchar el primer discurso del nuevo Papa argentino.
Al día siguiente otro discurso de Cristina y, esta vez en Avellaneda, ni una sola referencia al flamante Papa. Sólo autoelogios y derroches de vanidad, como acostumbra. La presidente no aguantó que un argentino tuviera mayor importancia mundial que ella. Prefirió omitirlo, mientras en la Legislatura el jefe del interbloque K, Juan Cabandié, retiraba a sus diputados frente a un proyecto del PRO para “saludar” al nuevo Papa.
¿Qué fantasías pensaban los estrategas del kirchnerismo en estos primeros momentos de Francisco? Pues probablemente hayan fantaseado con reafirmarlo como enemigo del “modelo nacional y popular”, etiqueta que ya le había sido impuesta durante sus épocas de Arzobispo. Una guerra simbólica contra el nuevo Papa podría terminar de resquebrajar a la sociedad en dos grupos bien diferenciados, como reclamó Ernesto Laclau al kirchnerismo en varias oportunidades, condición que el filósofo estima necesaria para el florecimiento de un populismo pleno.
Así se inició, entonces, el ataque mediático contra Bergoglio. El asedio de embustes no provino sólo dePágina 12, sino también de 678, de grupos kirchneristas en las redes sociales que se dedicaron a difundir información difamatoria y de referentes kirchneristas varios, que desde Twitter despotricaron contra el nuevo Sumo Pontífice.
“Francisco es a América Latina lo que Juan Pablo II fue a la Unión Soviética, el nuevo intento del imperio por destruir la unidad latinoamericana” escribió el antisemita Luis D´Elía. El director de Página 12, Horacio Verbitsky, calificó la elección de Bergoglio como Una vergüenza para Argentina y Sudamérica”. La Decana de la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata, Florencia Saintout, sostuvo: “un Papa de derecha no podrá con el avance nuestro americano”. La periodista K Cynthia Garcíadel canal gubernamental,disparó: “¿Cuánto tiempo tardará la Iglesia Católica en pedir perdón por haber elegido a Bergoglio Papa? como mínimo, durante la dictadura fue cómplice”La titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, siempre dispuesta a decir lo que el gobierno le ordene decir, dijo que Bergoglio pertenece “a la Iglesia que oscureció al país”. Finalmente, hasta la novia del presunto corrupto Amado Boudou, Agustina Kämpfer, tuiteó: “Ay! No, no me pone contenta. No me llena de orgullo. No”, la designación del argentino.
Pero las cosas cambiaron de golpe cuando la historieta de Horacio Verbitsky se desmoronó frente a investigaciones serias y frente a distintas voces que, desde organismos de Derechos Humanos desvinculados del gobierno, acusaban la operación política difamatoria. A esto debe sumarse, también, una euforia popular que no cesaba de festejar al nuevo Papa. Pronto le avisaron a Cristina que las encuestas evidenciaban más de un 90% de adhesión a Francisco, mientras la popularidad de aquella sigue decreciendo.
Por conveniencia y no por principios, el kirchnerismo modificó radicalmente su estrategia y pasó, sin vacilar, del odio al amor; del ofuscamiento a la algarabía; del rechazo al apoyo; del ceño fruncido a los ojos empañados. José Pablo Feinmann, filósofo ultrakirchnerista, no ha tenido reparos en decir que “Cristina baja la línea. Ella marca una línea de que ‘este papa tiene que ser nuestro’. Hay que apropiarlo”. Entonces, como el poder es ella y la verticalidad es absoluta, todos deben acatar lo que Fernández de Kirchner ordena. Y su orden es apropiar a Francisco, lo cual significa, hacer de su asunción una victoria simbólica del kirchnerismo (aunque evitando decir que Néstor intercedió en los cielos por su elección, claro).
Todo se puso en marcha. D´Elía rectificó sus mensajes en Twitter, diciendo esta vez que “Excelente Cristina representando a 40 millones de argentinos ante FRANCISCO I más allá de nuestras CREENCIAS u OPINIONES”. El programa 678 pasó del agravio al elogio, al analizar la reunión de Cristina Kirchner y Francisco. Los militantes de “Unidos y Organizados” y “La Cámpora” se reunieron en un polideportivo de la villa Zabaleta para seguir la transmisión de la entronización de Francisco, a pesar de que pocos días antes lo habían silbado cada vez que Cristina lo nombraba en su discurso, y habían llenado las redes sociales de información difamatoria y falaz. Guillermo Moreno, mientras tanto, hacía colgar una gigantografía en la puerta del Mercado Central, su territorio político, con el rostro del papa Francisco y la leyenda: “La comunidad del Mercado Central te saluda y ruega por vos”. Y, finalmente, Cristina ponía en práctica sus dotes de actriz y forzaba una mueca de emoción al encontrarse en Roma con el nuevo Papa, que pocos días antes había sido tan detestado.
Este cambio de estrategia no puede borrar un pasado de ataques y agravios kirchneristas contra Jorge Bergoglio. Debemos recordar, en efecto, que las relaciones entre el arzobispo porteño y el matrimonio presidencial fueron pésimas. Néstor dejó de concurrir, desde 2005, al tedeum de Bergoglio en la Catedral, y llegó a decir que “Nuestro Dios es de todos, pero cuidado que el diablo también llega a todos, a los que usamos pantalones y a los que usan sotanas”, en referencia a quien ahora es Sumo Pontífice.
Lo que tanto irritaba a Néstor era la sincera amistad que Bergoglio mantenía con opositores cristianos como Elisa Carrió o Gabriela Michetti. Y por ello llegó a calificarlo como el “verdadero representante de la oposición”.
Cristina continuaría con esta política de aislamiento a Jorge Bergoglio que había iniciado su marido. Ella también se negó participar en los tradicionales tedeum por el 25 de Mayo y jamás atendió al Cardenal en ninguna de las catorce audiencias que éste le solicitó cuando vivía en Buenos Aires y representaba a la Iglesia argentina.
Es sabido que ya se está pensando en una visita de Francisco a la Argentina. Va a ser la manifestación más grande de este siglo sin lugar a dudas y podría ser catastrófica para el gobierno. El kirchnerismo sabe, por su parte, que hacer de Bergoglio un enemigo fue una idea suicida ya rectificada. Pero su hipocresía es evidente para cualquiera con un poco de memoria y sentido común. ¿Dejaremos que se “apropien” del Papa, como ha sugerido José Pablo Feinmann?
(*) Agustín Laje es autor del libro Los Mitos Setentistas, y director del Centro de Estudios LIBRE.