martes, 12 de marzo de 2013

No quiero

Por Malú Kikuchi (*)
Pido disculpas por no querer, por no tener ganas y en particular, por ser referencial. Pero no importa el esfuerzo que haga, no hay caso, no quiero, estoy harta. No soporto más hablar de si Cristina dijo o no dijo; el “lady in case”, por “leading case”, repetido 3 veces, me supera. Seguir el ascenso del dólar “blue” y compararlo con el oficial; aterrorizarme con la amenaza de democratizar, léase someter del todo, a la  justicia aún independiente, es demasiado. Y el congelamiento de precios y la tarjeta nacional, y la inflación que me achica la vida todos los días. ¡Basta! No quiero.

No quiero oír hablar más de Chávez, ¿murió en La Habana o en Caracas? Si estaba descerebrado y lo desconectaron o si cambiaron el cajón. Que si no respetan la constitución chavista (no la respetan, leer bien el artículo 233 sin interpretaciones voluntaristas); si Cristina huyó antes de sacarse una foto con Ahmadinejad; si alguien puede reemplazar a Chávez en  su cruzada comunista, ¿Cristina o Correa? Apuesto por Correa.
Sin Chávez, ¿que qué va a pasar en Venecuba y en Argentina? Acá, seguirán la compra de medios con las amañadas decisiones de AFGCA y los juicios a todos y todas. El objetivo es tener en la cárcel antes de las elecciones, a todos los íconos de los 90 y los 70, exceptuando a los que hoy son gobierno y actuaron, o fueron gobierno por esos tiempos.
Hay muchas más cosas de las que no quiero hablar. Estoy entre el asco por la corrupción, por la discriminación evidente entre amigos y enemigos; por el desprecio a las instituciones y el aburrimiento ante la   falta de iniciativa de los opositores. Pero hay algo esencial,  excluyente, de lo que sí quiero hablar, de lo que todos deberíamos hablar. Pero de eso, no se habla.
El 2013, el año que vivimos, es un año de elecciones legislativas. Esas que los yanquis llaman elecciones de medio término. Elecciones decisivas: si el FVP saca más de un 40% (Menem lo hizo), puede intentar, y lograr, un cambio de la Constitución Nacional y permitir la re-re, abrir la puerta al sueño/pesadilla, de Cristina eterna. Son elecciones fundamentales para determinar una forma de vida: recuperar la República con la división de poderes y la defensa de las libertades individuales o profundizar este chiquero de mentiras, maquilladas por un relato, que sólo genera pobreza…. exceptuando a los kirchneristas.
Ya están aquí, lea las fechas: elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, PASO, el  domingo 11/8/2013. Elecciones legislativas nacionales el domingo 27/10/2013. Las provinciales pasan a noviembre. El 27/10 se eligen la mitad de los diputados  (desde 2013 hasta 2017) y un tercio de los senadores (desde 2013 hasta 2019).
El padrón de votantes que fue en 2011 de 28.685.833 personas, de las cuales votó el 81,4% (es de ese 81,4% que Cristina sacó el 53,9%}, este año se verá incrementado en un 4,5% debido a que los chicos de 16 a 18 años se hallan habilitados para votar, siendo optativo y siempre que tengan el nuevo DNI antes del 30/4/2013. A partir del 10/5 se podrán consultar los padrones, que se cerrarán definitivamente el 30/5. Y el 12/7/2013 se publicarán los padrones definitivos.  Consultar www.padrón.gob.ar
Argentina tiene 33 partidos nacionales, 271 partidos provinciales y más de 500 partidos vecinales. Un total de 804 partidos. ¿Qué están haciendo?
¿Qué hacen el PRO, el PJ Federal, la CC, el FAP (socialistas + GEN), la UCR, el PO, los liberales, los Libres del Sur, el ARI, los que están en la “resistencia”? ¿Qué hacen? Las primarias están a la vuelta de la esquina. Faltan 154 días. Son muy pocos. No sirven alianzas electorales sólo para ganarle al FPV, se necesitan acuerdos programáticos y terminarla con el: “mi límite es fulano”.
Volvemos a lo de siempre, los egos inflados, sin razones por lo menos aparentes, la total falta de imaginación frente a un gobierno que siempre saca un conejo de la galera, aunque sea un conejo deforme; con un extraordinario nivel de comunicación del que los opositores carecen; con na Kaja que siempre se renueva con alguna matufia, y con la que no cuentan los opositores; es obvio que están en desventaja, y divididos.
Y esa tremenda desventaja, porque además el FPV no tiene prejuicios y algunos opositores hasta tienen principios, sólo se puede revertir con muchísimo trabajo, con tolerancia hacia el otro, con una imaginación desbordante y sobre todo, con PATRIOTISMO. Espero que por lo menos una minoría sepa lo que quiere decir la palabra y el concepto que ella implica.
Deberían estar preparando proyectos sobre todos los temas, desde educación a seguridad, pasando por salud, justicia, obras públicas y todo aquello que necesita desesperadamente este pobre país, después de una década desperdiciada para Argentina y muy bien aprovechada patrimonialmente por los K.
Sobre las elecciones por venir, sobre los acuerdos generosos, sobre los proyectos superadores, sobre eso sí que quiero hablar. Hablar y escribir y trabajar. Que los opositores tengan conciencia del peligro enorme al que estamos abocados y le encuentren solución. Eso sí.
(*) Malú Kikuchi. Periodista y analista política.
Fuente: Comunicación personal de la autora y en http://www.lacajadepandoraonline.com/blog2/?p=7315