miércoles, 17 de abril de 2013

La economía que no miramos

Por Tomás Bulat (*)
El Gobierno nacional ha puesto en agenda la reforma de la justicia con la aprobación de seis leyes en formato express. Las modificaciones tienen que ver más con los medios de comunicación que con la agenda de la gente, pero lo más importante es que cambia permanentemente la discusión y es por eso que me voy a permitir salirme del debate actual y hablar de la economía que no miramos. 

El dato que hay que ir siguiendo cada vez con más detenimiento es el empleo. Ya no solo el sector privado no genera empleo, sino que está destruyendo el empleo. Todos los indicadores que se pueden ir siguiendo nos muestran que la situación laboral se está deteriorando a un ritmo cada vez más acelerado.

En la última encuesta de clima laboral, del propio INDEC, refleja que el 95% de las empresas no está pensando en incorporar nuevos trabajadores en este trimestre. La construcción ya ha perdido, según datos oficiales, 27.000 trabajadores en lo que va del año, a los que debemos sumarle los cierres de fábricas que se están sucediendo lentamente. Así tenemos que a la salida de VALE, se debe sumar el cierre de Piazza y de la fabricante de alfombras Meller, solo por contar algunos casos de cierto renombre. La cantidad de locales cerrados en las principales avenidas de la Ciudad de Buenos Aires ya son parte de un escenario común. 

Crecimiento y trabajo
Es a esta altura más que obvio que no se puede seguir incrementando los costos laborales en una economía que no crece. Y no estoy hablando de los salarios, sino justamente a la diferencia que hay entre los sueldos de bolsillo que percibe el trabajador y el costo laboral. La no actualización del mínimo no imponible de ganancias hace que la diferencia entre ambas partes se agrande.

Un tipo de cambio atrasado y una economía interna que ya perdió su momento está logrando que la nueva víctima sea el empleo. 

Medidas como los cepos y las preventivas de crisis, serán cada vez más necesarias por parte del Ministerio de Trabajo, pero nada podrán hacer para revertir la situación mientras el Gobierno no logre mejorar la macroeconomía. 

Inflación, inversión y empleo son los temas a seguir y a mirar para evitar que se profundice su deterioro.

(*) Tomás Bulat. Economista, periodista y docente. Artículo publicado en "El Punto de Equilibrio" el 15 de Abril de 2013.