viernes, 26 de abril de 2013

La inversión externa en Argentina cayó al 0,2% y está por desaparecer

Por Consultora AMF (*)
Un informe de la consultora AMF midió el impacto del cepo cambiario en el último segmento del 2012 que provocó un derrumbe en las inversiones –ya de por sí pocas- que recibe la Argentina. Nuestro país recibió en el último semestre del año pasado solo el 0,2% de los flujos del exterior que llegaron a la región. En 2011, antes del cepo, el porcentaje era del 5,4%.
La era K arrastra –entre otras cosas- el serio problema de la falta de inversiones. La administración cristinista ya se habituó a esa carencia, pero de la poca inversión que recibía el país, en 2013 podría quedar nada según las últimas mediciones de consultoras privadas y las estimaciones de los privados.
Según un trabajo de la consultora AMF, en el segundo semestre de 2012 Argentina captó sólo el 0,2% de los flujos del exterior que llegaron a América Latina, donde Brasil sigue liderando el ranking.
Según datos del FMI, en todo el 2012 la inversión externa privada fue de 725.000 millones de dólares, de los cuales una cuarta parte llegó a América Latina.
Para AMF tras el endurecimiento del cepo cambiario en el segundo semestre de 2012 la Argentina captó sólo el 0,2% de los flujos del exterior.
"Si se considera que la Argentina explica el 8% del PIB generado por LATAM y Caribe, podría haberse esperado un comportamiento más tonificado aún que el observado en 2011, especialmente si se tiene en cuenta que en ese año había recibido el 5,4% de los fondos obtenidos por la región. En función de la señalada importancia de la actividad económica de la región, potencialmente habría recibido 15.500 millones de dólares anuales pero, en realidad recibió poco más de 2.630 millones de dólares", explicó la consultora.
Y agrega que esa "evolución no sólo aleja aún más la posición de la Argentina con respecto ala de los mayores 'imanes' de la región (Brasil y México), sino que, al mismo tiempo, se mantiene a una distancia importante de los valores de Chile, Colombia y Perú, donde la asistencia financiera del capital privado externo quintuplicó -al menos- los valores de la Argentina". 
El diario El Cronista reproduce este jueves 25/04 otro informe, en este caso de Idesa, acerca de las oportunidades externas en cuanto a la tasa de interés internacional actual, que es la más baja del último siglo y medio.
"En la década de los ’80, la tasa de interés del Tesoro de los EEUU a 10 años fue de 10,8% promedio anual. En la década de los ’90, esta tasa de interés se ubicó en 6,6% promedio anual. Y en la última década (2000 – 2010), la tasa de interés de los EEUU fue de 4,3% promedio anual y en el año 2012 se ubicó en el 1,7% anual", destaca el informe.
Para Idesa, mientras Argentina sufre severos déficits de infraestructura, en el mundo llueven las oportunidades para financiar proyectos, por ejemplo de obra pública, con préstamos de largo plazo y muy baratos.
“Esto se debe a las “actitudes de confrontación internacional”que profesa el país. “Se destacan la no resolución del default del año 2002, el enfrentamiento con el FMI por la distorsión de las estadísticas del INDEC y los litigios en el CIADI donde Argentina es uno de los países que más conflictos acumula”, reza el informe.
“Sin acceso a los mercados, en el sector público, las necesidades de financiamiento obligan a recurrir al banco central y la consecuencia inmediata es una mayor presión sobre el tipo de cambio, explicó Daniel Marx, director Ejecutivo de la consultora Quantum. “Al recurrir al banco central se aumenta la oferta monetaria. En la medida que la demanda monetaria no la acompañe, en la mezcla total termina habiendo más retraso cambiario”, explicó.
A través del acceso al crédito, según Jorge Colina, economista jefe de Idesa, el país mejoraría la situación cambiaria, dado que entrarían dólares. Además, el sector privado se vería beneficiado de manera indirecta en la medida en que el Estado regularice su situación ante los acreedores externos defaulteados, y todavía no resueltos a fin de poder acceder a créditos internacionales de largo plazo.
Sobre el panorama 2013, en marzo pasado la agencia calificadora de riesgo Moody's aseguró en un informe que, a causa de que no anticipa una mejora significativa en el entorno económico internacional, el desempeño de la región "estará impulsado en buena medida por la demanda doméstica y por un aumento del comercio interregional". Basta con seguir la relación comercial entre Brasil y la Argentina para comprender que Cristina tiene una brújula rota.
Moody's lo puso en negro sobre blanco, por las dudas: la Argentina y Venezuela son las excepciones, a causa "de sus políticas erráticas e intervencionistas".
"Dentro de un conjunto de naciones con políticas erráticas intervencionistas, como Ecuador, Nicaragua y Venezuela, la Argentina es el único país donde se prevé que la economía crezca 1,1%", expuesta a "algunas formas de intervención del gobierno, tales como los controles de precios y las nacionalizaciones, pueden ser particularmente perjudiciales para la economía, ya que pueden reducir los flujos futuros de inversión", dice la calificadora y concluye: "Como resultado de estas políticas, en la Argentina y en Venezuela, la Inversión Externa Directa (IED) es inferior al 1% del PBI", afirmó Moody's, coincidiendo con el augurio de Domingo Cavallo: "Los inversores no tienen a la Argentina en su agenda. Y Cristina no considerará las experiencias de aquellos a quienes debería observar: Chile, Colombia, Perú, México..."
(*) AMF ConsultoresAnálisis financiero, estructuraciones financieras, obtención de fondeo a través de banca estatal, banca privada e inversionistas, organismos internacionales. Artículo publicado por Urgente 24 el 26 de Abril de 2013