martes, 23 de abril de 2013

Y por afuera cómo estamos

Por Tomás Bulat (*)
Estos días Argentina volvió a tener como eje a sí misma. Desde las inundaciones, luego la reforma judicial express, para sumar además desde los escándalos de corrupción, con farándula incluida, hasta un congelamiento que apenas enfría.

Pero el mundo sigue su movimiento y -para ser sincero- no nos está yendo muy bien en ese frente tampoco. Hagamos un resumen de lo que pasó estos  días. 

Primero fue la reunión en el FMI, donde el Ministro fue a exponer la posición Argentina, pero sobre todo a tantear la sanción del Fondo por el índice de precios. No fue una buena reunión. Está claro que la supuesta implementación del nuevo índice de precios regional no impide la sanción del organismo por seguir tergiversando los datos de inflación. 

Por otra parte todos los países del G20 fueron críticos con la política de cerrar la economía que dispuso el país y que afecta principalmente a sus principales socios y vecinos. 
El otro dato preocupante se presenta por el lado del juicio en New York, donde los fondos buitres ya dijeron que no aceptan la oferta y la Corte de Apelaciones seguramente dictará un fallo dentro de los 30 días, donde hasta ahora según los expertos señalan se tratará de un dictamen que no estará acorde a lo que Argentina propuso y obligará al gobierno a tener que actuar. Esta situación es probable que se presente en el mes de mayo.

Vecinos en guerra
Tampoco estamos construyendo alianzas a nivel regional. Si bien Capriles perdió, por un sospechoso y ajustado margen, lo cierto es que ya planteó en el seno de la sociedad venezolana que Argentina debe 13.000 millones de dólares y que tiene que pagar. 

Seguramente a Maduro no se le ocurrirá presionar mucho a la Argentina, pero difícilmente la cuenta continúe en ascenso. 

Uruguay ya sentenció que hay que olvidarse de la Argentina, Brasil dijo que el comercio con su socio comercial es decepcionante y Chile ha comenzado a poner trabas a las importaciones de Argentina empezando por el trigo. Es decir que con los vecinos no estamos en las mejores condiciones.

Más sorpresas
El mundo nos seguirá dando cada tanta alguna sorpresa. Los juicios que tiene iniciados Repsol a YPF le impiden hasta ahora, a esta última, conseguir un socio y necesita fondos locales para poder invertir. Las acciones frente a la OMC (Organización Mundial del Comercio) siguen avanzando y se espera algún tipo de recomendación o sanción en los próximos 4/6 meses.
Es difícil pensar que alguna señal positiva venga desde el exterior. Hasta el oro cuando se convierte en un producto de exportación importante de Argentina sufre una fuerte caída de precio.

Por lo tanto, quizás luego de este breve repaso, convenga de nuevo mirarnos solo el ombligo, aunque por casa las cosas no anden tan bien.

(*) Tomás Bulat. Economista, periodista y docente universitario. Artículo publicado en "El Punto de Equilibrio" el 23 de Abril de 2013