viernes, 3 de mayo de 2013

Índice de percepción de la corrupción 2012

Por Transparency International (*)
"Debemos asegurarnos que hay consecuencias reales debidas a la corrupción. ´No a la impunidad´ no debe ser sólo un eslogan, sino que debe llevarse a cabo con todas nuestras fuerzas combinadas e inspirar a los ciudadanos a hablar y a no tolerar la corrupción."
Huguette Labelle, Presidente de Transparencia Internacional

La corrupción puede suceder en cualquier lugar. Cuando los políticos ponen sus propios intereses por encima de los del público. Cuando los oficiales del gobierno exigen dinero y favores de los ciudadanos por servicios que deberían ser libres. La corrupción no es sólo un “ensobrado” y pagos con dinero aunque, estas personas toman decisiones que afectan nuestras vidas.

Sabemos que la corrupción es un problema del mundo. Pero qué tan malo es ¿y qué se puede hacer? Las medidas del “Índice de Percepción de la Corrupción” se refiere a los niveles percibidos de corrupción del sector público en países en todo el mundo.

En base a un dictamen pericial, los países se anotaron de 0 (altamente corrupto) a 100 (muy transparente). La puntuación de algunos países puede ser buena, pero no siempre los resultados del país dan un puntaje 100 perfecto.

Dos tercios de los 176 países clasificados en la puntuación del índice de 2012 se encuentran por debajo de 50, mostrando que las instituciones públicas tienen que ser más transparentes y de gran alcance, así como los oficiales del gobierno deben ser más responsables.
Transparency International: Corruption Perception Index 2012.

Los Sospechosos de siempre
Por Iván Petrella
Hoy, después de una década de kirchnerismo, la Argentina está en el lugar 102 entre los 176 países que componen el ranking, muy por debajo de Chile y Uruguay, ambos en el puesto 20. Asimismo, dentro de América latina, la Argentina se encuentra solamente por encima de Paraguay, Venezuela y Ecuador y peor posicionada que Brasil, El Salvador, Perú, Panamá, Colombia y Bolivia. O sea que somos casi los más corruptos de una región que no se caracteriza precisamente por la calidad moral de su clase dirigente. Mientras que Chile y Uruguay, las dos naciones mejor posicionadas, se sitúan en la lista con países de la talla de Estados Unidos, el Reino Unido y Japón, nuestros vecinos en el índice son Moldavia, Mongolia, India, Senegal, Gabón y Tanzania.

Recientemente, la Universidad Torcuato Di Tella junto con el "Proyecto de Opinión Pública de América Latina" de la Universidad de Vanderbilt de Estados Unidos publicó un informe sobre "Cultura Política de la democracia en Argentina y en las Américas". Allí elaboraron otro índice de corrupción para todo el continente americano que abarca no sólo al gobierno sino también otras instituciones como la policía, los hospitales y las escuelas. A diferencia del de Transparencia Internacional - que se basa en evaluaciones externas y encuestas a hombres de negocios - el de Di Tella y Vanderbilt incorpora también la percepción de los ciudadanos fuera del ámbito empresarial. Desarrolla, entonces, una perspectiva más amplia. De acuerdo a este trabajo, de todos los países del continente americano, los únicos más corruptos que la Argentina son Colombia y Trinidad y Tobago, con Guyana y México apenas mejor que nosotros.

(*) Transparencia Internacional es una organización líder de la sociedad civil global en la lucha contra la corrupción. A través de más de 90 capítulos en todo el mundo y un Secretariado Internacional en Berlín, da a conocer los efectos perjudiciales de la corrupción extiende su trabajo a colaboradores socios en el gobierno, la  sociedad civil y los empresarios para desarrollar e implementar medidas efectivas para abordarla. Ver informe completo AQUÍ
Traducción de un abstract del informe: Dr. Eduardo Filgueira Lima