lunes, 13 de mayo de 2013

Perdón por la catarsis

Por Malú Kikuchi (*)
Perdón por usar la palabra catarsis. Viene del griego y de acuerdo con el DRAE significa, “expulsión espontánea o provocada por sustancias nocivas al organismo”. La uso porque la palabra que puede reemplazarla con exactitud es vómito, y me parece demasiado K.


Veníamos de mal a peor, pero esta última semana, ¿qué nos pasó? La mayoría de los habitantes que estamos un poco informados a través de los medios, estamos con las neuronas esmeriladas. Depende de la información que se posea y  de la preocupación y el amor que nos genere el país.


Perdón por ser referencial, pero me siento responsable de este desastre en una 40 millonésima parte y lo asumo; mis neuronas han entrado en un lavarropas, giran a velocidades siderales, se lavan, se centrifugan, se ponen a secar, y no entienden nada. La comparación con el lavarropas no es casual.


Desde el programa de Lanata, entre el dinero que se pesa, cuestión de ahorrar tiempo; los bolsos con billetes de 500 euros que son más chicos y de denominación 5 veces mayor que la del US$ y entran más en menos espacio; las bóvedas, los vuelos nocturnos, las empresas en Panamá u otro paraíso fiscal, apellidos conocidos y no tanto; todo mezclado, sucio, robado, evadido, estafado, todo en  demasía, entonces,   el estómago no aguanta.


Hay que pesificar, ahorrar en US$ es delito. El mercado inmobiliario cayó un 41%, “¡qué suerte, si se puede comprar en pozo en $, ¿para qué comprar usados en US$?”, dijo Carlos Heller. La guerra al US$ la encabezó junto a Cristina, la AFIP. Sumó perros, exigió boletas de gastos en el exterior para justificar los US$ usados con tarjeta; negó US$ para becarios, para abuelitos o enfermos que debían tratarse en el exterior. US$ a 5,23, NO. NUNCA MÁS.


Todo en nombre de la santa pesificación. Sin tener en cuenta un pequeño, mínimo, ínfimo problemita que tenemos los habitantes (ante la AFIP ya no hay ciudadanos), es que el peso no existe, no tiene peso como moneda, algo que saben bien los que pesan euros porque no creen en la moneda nacional. El US$ oficial cerró el 9/5/13 a $5,23, el blue a más de $10. Lo que se dice una diferencia.


Y la gente compra US$ al precio que sea porque hay INFLACIÓN,  no la que cuenta el INDEC, que es del 10,8% (díganselo a Lorenzino), sino que va camino del 30%. La gente no es tonta y tiene experiencia, Argentina repite sus desastres con asiduidad y la gente aprende. No aprende a votar, aprende a sobrevivir. Y el problema de los sobrevivientes es que con tal de sobrevivir, pierden la moral y la buena convivencia.


Nos han convertido, y lo hemos permitido, en una sociedad amoral. Sobrevivir es la consigna. Lo demás es un lujo de países con estado de derecho y reglas de juego claras. Algo más difícil de encontrar en Argentina que un US$ a 5,23.


Y de pronto, hay que ¡dolarizar! Mafiosos del mundo, piratas somalíes, evasores, coimeros, tratantes de armas y de personas, terroristas, ¡bienvenidos a la Argentina! Traigan sus US$, nadie va a preguntar nada. El GAFI (1) no  importa, ya estamos en la lista gris, de ahí a la negra, medio paso.


Y la UIF, hija directa del GAFI, aumenta el personal, se la sube a rango de secretaría de estado y con eso, basta. A cambio de US$ que nadie va a preguntar cómo se consiguieron, les daremos CEDINES, verdes como el US$,  para invertir en inmuebles, y BADENES (no se sabe nada) en energía ¿¿??


Todo el equipo económico de negro, ¿luto?, Moreno, Kicillof, Lorenzino (no se fue), Marcó del Pont y Echegaray, me recordaron una gran comedia inglesa de Alec Guiness, ”El quinteto de la muerte”, explicaron en qué consistía el blanqueo; al día siguiente lo explicaron en el congreso, nadie entendió nada. Da la sensación que ellos tampoco.


Los CEDINES se podrán también comprar en $ ¿? ¿Todavía quedan coimas y sobreprecios que los amigos del gobierno no han podido cambiar a moneda estable? Mientras, para confundir un poco más, la AFIP el viernes allanaba 120 empresas por evasión impositiva de $35 millones. Y el gobierno espera blanquear varios miles de millones de US$ … la neurona no resiste.


Un experto, el uruguayo Luis Vitteti que robó el  banco Río de Vicente López en 2006, después de estudiar la ley de blanqueo se alegra, ya que la compra de CEDINES “no excluye a ladrones de bancos”. Ni a los demás ladrones. Es más, parece estar hecha para ladrones.

Y los pobres explotados habitantes que pagamos nuestros impuestos en tiempo y forma, nos sentimos doblemente estafados, por lo mucho que pagamos sin que el estado nos lo devuelva en servicios, y por el premio a los malvivientes que no lo hicieron.


No es fácil sobrevivir la Argentina K. No es fácil entre tanta contradicción, tanto disparate, tanto robo y tanta impunidad. Como moño de regalo, el poder judicial quedó en las garras del poder ejecutivo. La independencia de los jueces, murió. ¡Qué semana la semana que pasó!

Perdón por la catarsis, es un acto desesperado para no enloquecer del todo.

(1) GAFI, grupo de acción financiero internacional, sobre blanqueo de capitales. *UIF, unidad de información financiera, Argentina, hoy secretaría de estado.

(*) Malú Kikuchi. Periodista y analista política.

Fuente: Comunicación personal de la autora y en http://www.lacajadepandoraonline.com/blog2/?p=7988