lunes, 26 de agosto de 2013

Futuro demorado

Por Gabriela Pousa (*)
Uno de los principales problemas que acechan a la Argentina actual radica en la dicotomía entre temas urgentes y temas importantes. Muy pocas veces ambos coinciden, y la necesidad de resolver coyunturas demora fatalmente la solución de asuntos que pudieran cambiar algo más que furtivas situaciones económicas o políticas.

Se vive en un permanente “hoy para mañana” como si el mundo o el país tuviese fecha de vencimiento. Se ha convertido a la Argentina en un producto de consumo. Allí está pues, en la góndola, listo para ser propiedad del primero que lo lleve hacia la caja registradora.

En esa carrera se anotan personajes harto conocidos cuyo principal inconveniente radica en ser apenas eslabones de la cadena que nos sujeta a vivir en un perenne ahora sin poder vislumbrar un horizonte futuro.

A conciencia, nadie se atrevería a asegurar con convicción férrea que un Daniel Scioli, o un Sergio Massa por mencionar un par apenas, sean grandes estadistas capaces de redimir los males que afectan a la Argentina. Sin embargo, todo gira en torno a ellos. Se han situado en el escenario como protagonistas.

Detrás, elenco y actores secundarios se reparten el libreto sin importarles en demasía si están capacitados o no para representar los roles que el guión impone. En definitiva, saben que no son ni serán más que marionetas de un gran titiritero.

Para comprobar esto, alcanza con recordar los nombres que pasaran por el Ministerio de Economía, y así deducir luego que el problema de los números, como el resto de los problemas, encuentra siempre un denominador común: la titular del Ejecutivo. No fueron ni Felisa Micelli, ni Miguel Peirano, ni Martín Lousteau, ni Carlos Fernández, ni Amado Boudou ni mucho menos Hernán Lorenzino los responsables de la debacle de las cuentas que hoy no cierran.

Cada uno a su manera pudo haber contribuido al descalabro monetario, pero quién manejó desde el vamos la economía del país como si se tratase de un banco instituido sólo para financiar negocios propios fue Kirchner. Néstor primero, Cristina luego.

De allí que creer que algún furtivo enroque de ministros o incluso que la salida de alguno de ellos será solución al derrotero que enfrenta el gobierno, es tan ingenuo como creer que no hay diferencia entre Sidney y el conurbano, o entre Quebec y Río Gallegos… Estas nimiedades aportan únicamente al cortoplacismo que se ha establecido como límite al sueño de los argentinos.

Posiblemente, una gran mayoría suponga que el cepo al dólar es el verdadero mal de este periodo, sin embargo, lo realmente grave va mucho más allá de un billete extranjero. Aquello que explica la decadencia argentina es como todo lo esencial a lo cual Saint Exupery – a través de El Principito -, le otorgó una cualidad muy peculiar: la invisibilidad. Y es verdad. Lo esencial que debe modificarse en la Argentina parece no percibirse a simple vista.

Restablecer la escala de valores, recomponer la pirámide social, respetar la autoridad, priorizar la educación, y volver a categorizar las jerarquías son asignaturas pendientes que se saben o deberían saberse indispensables para pensar una Argentina realmente distinta. De lo contrario, lo que vaya a cambiar tras un comicio será meramente el decorado. Nada de ello, sin embargo, está siendo demandado por los argentinos.

Ahora bien, ¿en qué estamos? Estamos sumidos en una interna política peronista donde el gobernador de Buenos Aires se ofrece como garante de la institucionalidad, y el intendente de Tigre hace lo propio como paladín del diálogo. Ambos coinciden en algo: la moderación. Saben que la paciencia ciudadana para soportar la confrontación fútil y cotidiana es la que está diciendo basta.

Sin embargo, mantener la “cordialidad” que ostentan hoy les será dificultoso cuando observen que de heredar, heredarán un país arrasado donde el ajuste no será una opción sino algo obligado.

Mientras tanto, la ciudadanía sigue compulsivamente cegada en su perspectiva, imposibilitada de ver más allá de la puja electoralista. Viviremos dos años no como una etapa final de mandato sino como una sumatoria de “ahoras” que nos mantendrán “distraídos” de escándalo en escándalo.

Los funcionarios seguirán compitiendo por ver quien es el más original a la hora de hacer el ridículo, la Presidente oscilará entre la acusación falsa, la denuncia de complots y sus realidades inventadas, tratando de mostrarse como lo que ya no es: una mandataria fuerte aún cuando un dato no puede ser menospreciado: sigue detentando el poder.

En consecuencia, cabe advertir que la capacidad de daño sigue estando a la orden del día. Cristina siempre entendió la politica desde una visión belicista. Creó enemigos que no existían, dividió la sociedad como hace mucho tiempo no sucedía. Perdió las internas, perderá las legislativas, para ella no son derrotas definitivas sino batallas de una guerra más decisiva. La debilidad, lamentablemente, potencia la violencia.

En ese trance, en lugar de observar el surgimiento de verdaderas alternativas, veremos al gobierno acallando voces y redoblando afrentas. Presiones, aprietes y descalificaciones será en lo sucesivo la política de Estado del kirchnerismo.
Mientras eso suceda, apenas 24 ó 48 horas será el plazo de cualquier expectativa. El cepo al porvenir es el que más lastima. Borges acertaba en su sentencia: “El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer.”

(*) Gabriela Pousa es Analista Política en Medios, Licenciada en Comunicación Social y Periodismo (Universidad del Salvador), Analista Política y Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE). Directora de “Perspectiva Políticas”, artículo publicado el 25 de Agosto de 2013


- See more at: http://www.perspectivaspoliticas.info/futuro-demorado/#sthash.EuVra6wN.dpuf