martes, 3 de septiembre de 2013

El Tesoro ya adeuda US$ 65.000 millones al BCRA

Por Economía & Regiones (*)
La Administración Cristina afirma que tiene una política de desendeudamiento. Mentira. En verdad, otra de los muchos engaños K. El stock de deuda alcanzó el record de US$ 209.000 millones, lo cual implica un aumento del 44% punto a punta. La Argentina tiene bloqueado acceder a los mercados internacionales de crédito, pero no renuncia al endeudamiento: exprime al Banco Central, luego de haberlo hecho con diversos organismos con capacidad recaudatoria. Para Cristina Fernández de Kirchner, la deuda con el BCRA no es deuda (?), al menos uno es pasivo exigible. Y no le importa si afecta la confiabilidad en la moneda nacional. Por ejemplo, el Tesoro Nacional le adeuda al BCRA, US$ 65.000 millones, una posición muy frágil de la autoridad monetaria porque sus reservas son, en teoría, US$ 37.000 millones. Es decir que el riesgo del BCRA es enorme porque nunca podría afrontar un impago del Tesoro Nacional.
En 2012 la relación deuda / PBI aumentó 3.1 puntos porcentuales (44.3% a 45.3%) por primera vez en 9 años. En términos nominales, el stock de deuda alcanzó el record de US$ 209.000 millones, lo cual implica un aumento del 44% punto a punta. Al BCRA ya le adeuda US$ 65.000 millones.

En el mensaje presidencial en el cual se anunció el proyecto de reapertura del canje y el proyecto para cambiar la legislación y el país de pago de la deuda performing, se afirmó que “Argentina era un pagador serial” y que la política oficial “había desendeudo” a nuestro país.
 
En este marco, vale la pena analizar los números de la deuda pública para ve si efectivamente hubo un desendeudamiento del sector público en Argentina.
 
En el año 2001 la Deuda Pública Nacional Bruta sumaba US$ 144.222 millones (53,7% del PBI).
 
En 2002, tras la salida de la convertibilidad, devaluación del peso y el default (cesación de pagos) aprobada por el Congreso Nacional, el valor de la deuda se catapultó a 166% del PBI y subió hasta US$ 191.296 millones en 2004, luego del primer año de mandato de Néstor
Kirchner.
 
En 2005 tiene lugar el primer canje voluntario de deuda. Se cambió la estructura de los pasivos, recortando el capital (quitas), estirando los plazos y cambiando la moneda y los tipos de interés. El primer canje voluntario de deuda redujo el nivel de endeudamiento de US$ 191.000 a US$ 153.000 millones.
 
Posteriormente al primer canje (2005), la deuda aumentó nominalmente año tras año, pasando de US$  153.000 millones (2005) a US$ 177.000 millones (2010). No obstante, el fuerte crecimiento, la inflación y la apreciación cambiaria contribuyeron a que el peso de la deuda se redujera en términos del PBI, cayendo de 87.3% (2005) a 57.8% (2009).
 
Luego en 2010 tuvo lugar el segundo canje que casi no redujo el stock nominal de deuda, que sólo bajó de US$ 177.000 millones (2009) a US$ 175.000 millones (2010). En este sentido vale la pena resaltar que, a diferencia del primer canje, el segundo canje prácticamente no redujo el stock nominal de deuda, porque en ese momento el déficit del sector público ya se financiaba con deuda con el BCRA y el ANSeS.
 
Posteriormente, en 2012 la relación deuda / PBI aumentó 3.1 puntos porcentuales (44.3% a 45.3%) por primera vez en 9 años. En términos nominales, el stock de deuda alcanzó el record de US$ 209.000 millones, lo cual implica un aumento del 44% punto a punta.
 
Más allá de los cambios en el stock nominal y en la relación deuda / PBI, hay que resaltar que los canjes voluntarios, el paso del sistema de jubilación de la órbita privada a la pública y el creciente uso del financiamiento BCRA introdujeron cambios estructurales en el perfil de deuda pública. 
 
Los cambios estructurales son:
 
• Reducción de deuda pendiente por reestructurar: Los canjes voluntarios de deuda de 2005 y 2010 permitieron canjear el 93% de los títulos en default del 2002, por lo que solo restan por renegociar US$ 11.482 millones remanentes de los canjes.
 
• Reducción del riesgo de rollover (refinanciación) de la deuda: En 2009, el traspaso de las carteras desde las ex AFJP a la órbita del ANSES (organismo del estado dependiente del Ministerio de trabajo y seguridad social), redujo el riesgo de rollover de la deuda.
 
• Incremento de la participación del BCRA como acreedor deuda: Los adelantos transitorios del BCRA crecieron 2.307% entre 2002 (US$ 1.079 millones) y 2012 a (US$ 25.972 millones). Adicionalmente, el stock de letras que el Estado Nacional le colocó al BCRA sumó US$ 38.5989 millones en 2012. En suma, el BCRA es acreedor del Estado por una suma de US$ 64.500 millones en diciembre 2012.
 
• Por moneda y plazos: Se redujo el porcentaje de la deuda nominada en moneda extranjera y se lograron estirar los plazos de vencimiento de los títulos y prestamos. Específicamente, en 2004 la vida promedio de la deuda creció de 7,8 a 12,3 años en 2005 y la deuda nominada en moneda extranjera paso de 75,6% a 51,4% en el mismo periodo. Actualmente la vida promedio de la deuda es 1,2 año mayor a la de 2001 y la proporción en moneda extranjera es 59%; muy por debajo del 97% en 2001.

(*) Economía & Regiones. Consultora especializada en el desarrollo regional argentino. Artículo publicado por Urgente 24 el 3 de Septiembre de 2013