martes, 22 de octubre de 2013

7 de cada 10 pobres viven en el interior del país

Por IDESA (*)
La campaña electoral está dominada por los candidatos de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. Esto se produce en un contexto de inédita concentración de fondos públicos en el nivel nacional con el grueso de los recursos gastados en beneficio de Buenos Aires. Sin embargo, las privaciones severas, como las que impone la pobreza, golpea más intensamente en el interior. Se trata de una costosa contradicción que contribuye a que en el debate electoral se eludan los temas más importantes, como la alta regresividad de los subsidios económicos.   
 
La campaña electoral se caracteriza por escasos contendidos sustanciales y mucho de exaltación de la propia imagen con alusiones o embates de ironías que descalifiquen la figura del candidato contrario. Se trata de un hecho paradojal y socialmente muy costoso a la luz de la enorme cantidad de distorsiones acumuladas que condicionan el futuro del país. La principal consecuencia es que se pierde la oportunidad que brindan las elecciones para abordar temas verdaderamente trascendentales, algo que en democracias maduras es motivo central de las campañas electorales.

Aunque las elecciones son de alcance nacional, una característica preponderante de esta campaña electoral es que la mayor parte de los espacios de discusión y comunicación pública son monopolizados por los candidatos de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. Esto naturalmente lleva a que las visiones y los intereses de la región metropolitana tomen preponderancia en desmedro del interior del país.  

La deformación asociada con este fenómeno electoral es profunda y queda explicitada cuando se considera, por ejemplo, la distribución geográfica de la pobreza. Según datos oficiales del INDEC, los hogares más pobres del país se distribuyen según la siguiente disposición regional:
·         Un 3% de los hogares más pobres vive en la Ciudad de Buenos Aires y otro 26% vive en el conurbano bonaerense.
·         Un 32% vive en las capitales de provincia del interior del país y Rosario.
·         Un 39% vive en pequeñas ciudades y pueblos del interior de las provincias.

Estos datos oficiales muestran que, del total de hogares pobres, el 71% se ubica en el interior del país, ya sea en la capital de una provincia o en pequeñas ciudades o pueblos del interior de las provincias. Sin embargo, el debate electoral es acaparado por políticos de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. La principal consecuencia de esta contradicción es que no aparecen tratados en su justa importancia temas centrales para la calidad de vida de una gran cantidad argentinos que viven en el interior y que enfrentan situaciones de privaciones y vulnerabilidad mayores a los de la región metropolitana.

Un ejemplo concreto de esta contradicción emerge con el abordaje de la inflación. Es casi unánime, entre los candidatos de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, el cuestionamiento a la manipulación de los índices de precios y el rechazo a seguir erosionando el poder adquisitivo de los hogares mediante la inflación. Sin embargo, casi nada se dice sobre los orígenes de la inflación, que es la emisión monetaria asociada a un enorme déficit fiscal causado fundamentalmente por los subsidios económicos; subsidios que en el año 2013 van a alcanzar la suma a los $140 mil millones. Mucho menos se cuestiona que estos subsidios sean gastados mayoritariamente en beneficio de Buenos Aires, donde el 55% corresponde a subsidios al consumo de energía, 28% a subsidios al transporte y 14% a los déficits de las empresas estatizadas.

Hablar en contra de la inflación sin cuestionar los subsidios económicos es una grosera hipocresía. Hipocresía porque se exalta discursivamente la preocupación por la pobreza pero luego se promueve, con la acción o la omisión, el crecimiento de estos subsidios que van fundamentalmente a favor de los votantes de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. Sincerar el debate sobre la inflación exige hablar del sinceramiento de las muy bajas tarifas de servicios públicos que pagan los ciudadanos de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Caso contrario, se seguirá con el absurdo de que quienes viven en el interior, además de pagar altos impuestos y el costo pleno de sus servicios públicos, deben afrontar con mayor inflación el gasto en servicios públicos de los habitantes de Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.


Los ciudadanos del interior ya comenzaron a asumir el “ajuste”. Sufren la alta inflación y reciben migajas de los beneficio de los subsidios, que son el principal factor generador de la inflación. Mientras no entren en debate estos temas, que demuestran la insostenibilidad de las políticas que se vienen aplicando en los últimos años, no hay posibilidad de imaginar un proceso de progreso social sostenido e inclusivo de todos los habitantes del país.

(*) IDESA. Informe Nº 518 del 20 de Octubre de 2013