jueves, 31 de octubre de 2013

El dato económico más significativo del año

Por Massot & Monteverde (*)
Dramática conclusión de la consultora Massot & Monteverde sobre el desequilibrio externo argentino: "Los precios de las exportaciones se derrumbaron 6% interanual en septiembre mientras que los de las importaciones aumentaron 3%. Esta brecha de 9 puntos porcentuales es enorme y obedece a la caída de precios de los 4 grandes rubros de exportación y al notorio aumento en los valores de los bienes de capital y el combustible importados. La incidencia de agosto y septiembre ha sido lo suficientemente profunda como para torcer el acumulado de los primeros 9 meses y mostrar también un deterioro, con precios de las exportaciones elevándose 1% y los de las compras subiendo 3%".
"Además de la progresiva licuación del saldo comercial, la cuenta corriente externa está siendo afectada por el altísimo déficit de la balanza turística. La salida de dólares que representará este año la cuenta turística podría sumar cerca de US$ 10.000 millones."
El listado de variables que viene impactando negativamente en el saldo comercial es amplio.
> El desabastecimiento energético es un responsable principal de ese deterioro, dado que la producción doméstica de gas y petróleo sólo alcanza para cubrir menos de 75% de la demanda interna.
> Otro factor es la retención de granos por parte de los productores agrícolas, con el propósito de proteger su capital de trabajo y aprovechar la devaluación del tipo de cambio oficial.
> También está influyendo la disminución en el ritmo de compras de vehículos argentinos por parte de Brasil, que explica la mitad de las ventas a ese destino.
> De todas formas, la novedad más importante de la balanza comercial y que —de repetirse en los próximos meses— podría significar un auténtico fin de época, ha sido la caída —por segundo mes consecutivo— de los términos de intercambio.
> El modelo K se basó durante todos estos años en la mejora sin pausa de los términos de intercambio.
> Los precios de las exportaciones se derrumbaron 6% interanual en septiembre mientras que los de las importaciones aumentaron 3%.
> Esta brecha de 9 puntos porcentuales es enorme y obedece a la caída de precios de los 4 grandes rubros de exportación y al notorio aumento en los valores de los bienes de capital y el combustible importados.
> La incidencia de agosto y septiembre ha sido lo suficientemente profunda como para torcer el acumulado de los primeros 9 meses y mostrar también un deterioro, con precios de las exportaciones elevándose 1% y los de las compras subiendo 3%.
> Si este retroceso de los términos de intercambio persistiera, las consecuencias podrían ser fatales para las cuentas externas y se precipitaría una crisis cambiaria de magnitud.
> Claro que el control de cambios no ha sido ajeno a esta reversión, por su impacto nocivo en el contrabando y las maniobras de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones.
> Vuelve a llamar la atención una sugestiva inconsistencia: la suba del combustible importado y la caída de valor del que exportamos… —¿corrupción?
> En los primeros 9 meses de 2013 la balanza comercial fue superavitaria en US$ 7.142 millones, lo que significa una contracción de 30% respecto a igual período del año anterior.
> Las exportaciones acumuladas aumentan 4 % interanual.
> Las importaciones, por su parte, trepan 11% respecto al mismo período de 2012.
Mercosur
> El comercio con el Mercosur —incluyendo a Venezuela— concentró 26% de las exportaciones y 28% de las compras externas.
> Las compras al bloque vienen creciendo con fuerza mientras que las ventas se reducen.
> Las exportaciones a países del Mercosur mostraron en septiembre una disminución de 9% interanual.
> Las importaciones provenientes del área, en cambio, aumentaron 6% frente a las un año antes.
> Además de la progresiva licuación del saldo comercial, la cuenta corriente externa está siendo afectada por el altísimo déficit de la balanza turística.
> La salida de dólares que representará este año la cuenta turística podría sumar cerca de US$ 10.000 millones.
> Ese importe supera al déficit de la balanza energética, estimado para este año en más de US$ 7.000 millones.
> Peor aun, esa cifra es mayor a todo el superávit comercial —estimado este año en un valor intermedio entre los US$ 8.000 millones y los US$ 9.000 millones.
> La brecha cambiaria impacta negativamente sobre las reservas a través de distintos mecanismos; y el turismo es el más visible.
> El déficit turista podría elevarse incluso a US$ 14.000 millones el año que viene, de no mediar nuevas restricciones.
(*) Massot, Monteverde y Asociados. Consultores. Artículo publicado por Urgente 24 el 31 de Octubre de 2013