domingo, 20 de octubre de 2013

Gobiernos controlantes vs. gobiernos controlados

Por Gabriel Boragina (*)
Los límites al poder siempre son un tema vigente, ya que precisamente ese es el nudo del problema social a nuestro modo de ver. Entre los liberales, sigue abierto el debate sobre el "gobierno limitado", que gira en torno a cuan "limitado" debería ser el gobierno, frente a los anarcocapitalistas que postulan la supresión directa del gobierno.

Sin embargo, la controversia es más amplia si incluimos a los "no-liberales" o antiliberales, que se posicionan del lado de los que postulan la ilimitación del gobierno. La verdadera cuestión a resolver es pues: gobierno limitado vs. gobierno ilimitado.

La mayoría de la gente tolera la ilimitación del gobierno, hasta el punto en que dicha ilimitación no se revierta perjudicialmente sobre esa mayoría. Si el gobierno extiende sus confines sobre una minoría en forma negativa, la mayoría no opone objeción a tal expansión. Sólo -como decimos- cuando esa expansión se torna perjudicial a quien -en principio- no la objetaba, entonces ahí sí, se clama por frenar al gobierno en su avance. Si las libertades amenazadas por el gobierno son las de otros, entonces -en general- quién no se ve coaccionado por ese gobierno no suele poner reparos al atropello a dichas libertades....hasta que no le llegue el turno.

Recurrentemente se ha fracasado en el intento de poner límites al poder creciente de los gobiernos, como señalan verdaderos expertos en el tema:
 "El libertario también es predominantemente realista porque sólo él comprende plenamente la naturaleza del Estado y su ambición por el poder. En contraste, el verdadero utópico impráctico es el conservador, aparentemente mucho más realista, que cree en el "gobierno limitado". Este conservador repite una y otra vez que el gobierno central debería ser severamente limitado por una constitución. Sin embargo, al mismo tiempo que vitupera la corrupción de la Constitución original y la ampliación del poder federal desde 1789, el conservador no extrae la lección correcta de esa degeneración. La idea de un Estado constitucional estrictamente limitado fue un experimento noble que fracasó, incluso en las circunstancias más favorables y propicias. Pero si falló entonces, ¿por qué un experimento similar debería resultar mejor? No, el verdadero utópico impráctico es el conservador del laissez-faire, el hombre que pone todas las armas y todo el poder de la toma de decisiones en manos del gobierno central y luego dice: "Limítate a ti mismo".[1]

En un sentido parecido se expresa en profesor A. Benegas Lynch (h):
"Las utopías resultan siempre peligrosas. Por esto es que debe estarse precavido con la idea de perpetuar el experimento de otorgar el monopolio de la fuerza para proteger derechos en base a la exacción legal en nombre de un gobierno limitado. El esfuerzo por limitar el poder del monopolio de la fuerza ha constituido una etapa fértil pero no debe verse como una instancia final. No hay instancias finales en un proceso evolutivo abierto. Por otra parte, además de la referida lesión al derecho a través de los impuestos, todos los que conocen algo de historia saben que el "gobierno limitado" nunca ha podido mantenerse limitado."[2]

La gran incógnita es pues, hacia donde evoluciona o involuciona la sociedad ¿hacia la limitación del gobierno o en sentido inverso? Claro que la evolución o involución se verá de distinto modo conforme a quien sea el observador. Los partidarios del gobierno ilimitado verán evolutivamente el avance hacia mayores poderes gubernamentales, y los que estamos del lado del liberalismo (o libertarianismo como le dicen algunos) veremos cualquier expansión del poder gubernamental como una involución lamentable.

Friedrich A. von Hayek destaca a la democracia como instrumento para limitar el poder:
"El verdadero valor de la democracia es servir como una precaución sanitaria que nos proteja de un abuso de poder. Esto nos capacita para deshacernos de un gobierno y tratar de reemplazarlo por uno mejor. O, para ponerlo de otra manera, es la única forma que hemos descubierto para hacer posible el cambio pacífico. Como tal, constituye un alto valor por el cual vale la pena luchar, ya que cualquier gobierno que la gente no pueda reemplazar mediante un procedimiento acordado, está destinado a caer tarde o temprano en malas manos. Pero está lejos de ser el valor político más alto, y una democracia ilimitada bien puede ser peor que un gobierno limitado de una clase distinta."[3]

Es importante destacar que Hayek se refiere a la democracia limitada, que no era la dominante en la época en que el Premio Nobel de Economía austriaco escribía, ni tampoco lo es hoy.

Tampoco la limitación del gobierno parece tener mucho que ver con definir sus funciones esenciales o no esenciales:
 "Como ha explicado Rothbard, aún si el gobierno se limitara a la "protección" de persona y propiedad, y los impuestos se "limitaran" solamente a la prestación de ese servicio, entonces, cómo podría decidir el gobierno cuánta protección debe proporcionar y cuanto debe recaudar en impuestos? .... Pero, ¿quién debe decidir sobre la cantidad de protección, ya que es innegable que todas las personas están mejor protegidas contra robo y asalto en caso de estar vigilados por un guardaespaldas armado, que si no lo están? En el mercado libre, las decisiones sobre cuánto y qué calidad, de cualquier bien o servicio, debe ser suministrada a cada persona se hace por medio de adquisiciones voluntarias de cada individuo, pero ¿qué criterio se puede aplicar cuando la decisión la toma el gobierno? La respuesta es, absolutamente ninguno, y tales decisiones gubernamentales sólo pueden ser puramente arbitrarias." (La Ética de la Libertad, pp. 180-81)." [4]
  
Referencias:
[1] Murray N. Rothbard. Hacia una nueva libertad. El Manifiesto Libertario. Pág. 352-353 (Una estrategia para la libertad)
[2] Alberto Benegas Lynch (h) Hacia el Autogobierno. Una crítica al poder político. Emecé. Pág. 246-247
[3] Friedrich A. von Hayek. "La contención del poder y el derrocamiento de la política" Estudios Públicos. pág. 58.
[4] Hans-Hermann Hoppe. "Sobre la Imposibilidad de un Gobierno Limitado y Perspectivas de una Segunda Revolución en América". Artículo publicado en el Blog del Instituto Mises - Articulo Diario – Junio 28 de 2008, Pág.  22

(*) Gabriel Boragina. Abogado. Master en Economía y Administración de Empresas. Egresado de ESEADE (Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas). Presidente del CFi (Centro de Estudios Económicos,Filosóficos y Políticos). Director del curso sobre Escuela Austriaca de Economía,dictado por el Centro de Educación a Distancia para los Estudios Económicos (CEDEPE). Director del Departamento de Derecho Financiero del INAE (Instituto Argentino de Economía). Colaborador de "Contribuciones a la Economía"; revista académica de amplia difusión mundial publicada por el Departamento de Economía de la Universidad de Málaga. Columnista de "La Historia Paralela",revista crítica de política y economía internacional. Ex columnista y sponsor de la revista Sociedad Libre y de la revista Atlas del Sud. Ex presidente de ESEDEC (Escuela de Educación Económica). Profesor de Elementos de Análisis Económico y Financiero en la UNBA. Ex profesor de la materia universitaria Política Económica Argentina; de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA; de Finanzas y Derecho Tributario de la Universidad Abierta Interamericana (UAI). 

Fuente: Comunicación personal del autor y en su web personal "Acción Humana", publicado el 10 de Octubre de 2013, en: http://www.accionhumana.com/2013/10/gobiernos-controlantes-vs-gobiernos.html