lunes, 28 de abril de 2014

De pobres ocultos y pobres en exposición…

Por Gabriela Pousa (*)
Una vez más, en Argentina se pierde el foco del problema y terminamos discutiendo aquello cuya respuesta no aporta mucho a solucionar los temas.

Esta vez, le ha tocado el turno a la pobreza. En ningún espacio político se escuchó una solución, un comienzo, un rumbo siquiera hacia donde dirigir fuerzas. Es decir, una política pública, posible de aplicarse aquí y ahora, y de sobrevivir al cortplacismo que nos condena. Aunque sea una idea concreta tendiente a ir diminuyéndola paulatinamente pues la magia no cabe este escenario, aún cuando todo parezca de un realismo mágico.

No. Se polemiza sobre el índice en sí mismo como si este fuese el problema. Da la impresión de que si el gobierno hubiese sincerado esa cifra, el silencio ganaba la porfía, y no se hablaba más del tema. Los pobres expuestos en gráficos pareciera que son más tolerados que los pobres ocultados. Es raro porque no hace falta recorrer el conurbano para observar como ha crecido la cantidad de gente durmiendo en zaguanes, en plazas y esquinas.

Lo cierto es que los pobres, para una gran mayoría de políticos, sólo existen en etapa proselitista. Ni antes ni después. Ese rasgarse ahora las vestiduras de muchos huele más a hipocresía que a preocupación genuina, o quizás se ha lanzado la carrera electoral aunque los tiempos no sean los que impone el calendario legal. Me inclino por esto último.

De todos modos, más allá del motivo que ha despertado este interés por la pobreza, hay que admitir que a esta altura de la gestión kirchnerista poco o nada tiene de utilidad una cifra. Han mentido durante once años sobre las mismas. Da igual que digan 1 ó 30 pues lo que esconden no son pobres ajenos al gobierno sino su propia pobreza. Una pobreza de espíritu y de sapiencia que aterra y es causante directa de aquella otra relacionada sí a la carencia, a la miseria.
La dignidad del pobre no la tienen los funcionarios de Balcarce 50. Y no se trata de hacer una apología de la miseria, sino de ser realista y observar como convive calefón y Biblia en cualquiera de las villas, igual que en Puerto Madero, en Barrio Parque o en Recoleta.

Hoy, discuten el porcentaje de pobreza desde artistas, ciudadanos, políticos hasta la Iglesia. El gobierno no. El gobierno habla de constipación por la ingesta de arroz y de los crímenes que existían en los años 40.

La lógica es únicamente kirchnerista: si se mataba antes, que se mate ahora. “Nada nuevo bajo el sol”. En consecuencia, si se linchaba a delincuentes en la Edad Media, que sigan los linchamientos hoy, y que se calle de una buena vez, el juez Eugenio Zaffaroni y la mismísima Presidente de la Nación.

El país no está mejor que hace once años cuando el matrimonio Kirchner llegó. Muy por el contrario, la decadencia que parecía anclada en la economía, se ha extendido a todas las áreas previstas. Si en el 2003 había un tumor, hoy hay metástasis completa.

¿De qué ha servido aumentar el presupuesto en educación si los resultados son cada vez peor? ¿Por qué aplaudir la asignación universal por hijo si sólo produce embarazos al por mayor porque no va acompañado con una consecuente política de sanidad y formación?

Si el hecho de que cierta clase media tenga un plasma o un LCD en cada habitación, o haya cambiado un auto viejo por un 0km es el parámetro del éxito al que refiere la jefe de Estado, entonces el problema no es el kirchnerismo, ni la inseguridad ni siquiera la inflación. El problema es la inmoralidad que nos ganó.

En este contexto de anomia, de relativismo ético y de ausencia total de principios, lo que se dice está tan distorsionado como lo están los hechos en si mismo. Así, una inauguración o un anuncio de bitrenes o camiones ya no implica una inversión sino un negocio más para los funcionarios y testaferros que manejan a piacere la licitación, si no la anulan directamente.

Sucede que el gobierno no es lo que debería ser: una administración. El gobierno es un negocio de unos pocos donde todo tiene precio, todo se compra, todo se vende.
Sólo así se explica que tras una década de viento a favor, de inmejorables precios internacionales, y de chinos sedientos de soja y alimentos, Argentina haya caído en la crisis en que esta hoy, haya o no cabal percepción.

La semana que pasó, sin embargo, un dato surgió como un soplido de aire fresco en este sauna maloliente donde se nos metió: la aparición de un frente que, muy posiblemente no pueda llevar al país a donde lo situó la generación del 30, pero que sí podrían rescatarlo de los mercenarios que están hace una década, lucrando y fundiéndolo.

Las divergencias existen como existen en cualquier familia, y no son tampoco más graves que las que diferencian a quienes frecuentan Balcarce 50. Si Hebe de Bonafini puede convivir con César Milani, ¿por qué no podría hacerlo Pino Solanas con Martín Lousteau? No es lo óptimo, “es lo que hay” (fatídica frase, ¿verdad?) Pero quizás no sea este el momento de los detalles. Y sí sea el momento exacto en que puede rescatarse al país o no.

Las mezquindades tienen voz, los egos se ponen en juego. Si acaso por una vez triunfa la razón, y por qué no el corazón, Argentina podría comenzar a transitar hacia la salida. “Nunca mucho costó poco”
Las comparaciones con la Alianza del 2001 son trampas arteras. Es como si el día en que una persona va a contraer segundas nupcias se le recuerda cuán mal le fue con su cónyuge la primera vez. Desde ya que un mea culpa y un arrepentimiento público por errores y horrores que arrastran tras de sí, podrían hacer. Sería un gesto de cordura entre tanta locura.

Está claro que la campaña se ha lanzado. FAU es una foto, no tiene todavía libreto que garantice nada. Ni planes, ni proyecto. Es apenas un trailer de un film que no asegura, tal vez promete. Sería preciso repudiar el chavismo y transparentar el por qué se acompañó tan ciegamente al oficialismo..Son un boceto. La película después podrá gustar o no, pero al menos se verán otros actores, otro guión. 


(*) Gabriela Pousa es Analista Política en Medios, Licenciada en Comunicación Social y Periodismo (Universidad del Salvador), Analista Política y Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE). Directora de “Perspectiva Políticas”. Artículo publicado en la web personal de la autora el 28 de Abril de 2014.