miércoles, 7 de mayo de 2014

El mejor trimestre del año

Por Tomás Bulat (*)
Termina abril con buenos datos económicos por el lado financiero y malos datos de la economía real. En Estados Unidos  a esto se lo conoce como Wall Street  (finanzas) vs. Main Street (economía real).

Estamos en el mejor trimestre de la actividad económica del año. Abril, Mayo y Junio son los meses en que se produce el mayor ingreso de dólares por la exportación de  cereales (soja y maíz), ayudando a incrementar las reservas  en abril hasta superar los 28.000 millones de dólares. 

La recaudación fiscal también se ve potenciada por el incremento que tienen los impuestos a las exportaciones, el IVA, ingresos brutos, etc. que logran records nominales todos estos meses.

En Mayo y Junio está el vencimiento de ganancias, por lo que son los meses de mayor recaudación en el año en términos reales, no necesariamente nominales.

Es decir que desde Abril a Junio y algo de Julio, este efecto de movimiento económico sirve para acumular dólares y para recaudar pesos.

Pero ya desde Julio ese movimiento se termina y ambos efectos comienzan a perder fuerza. No solo eso, los pagos de deuda en el segundo semestre son siempre mayores a los del primero. 

Por otro lado, la importación de energía se concentra en los meses de Julio y Agosto, cuando se registra la mayor salida de divisas.

La recaudación, luego del pico de Mayo y Junio por el pago de ganancias, comienza a decrecer y los gastos del estado a crecer, ya que están vigentes las nuevas paritarias y el pago del aguinaldo que sucede en dicho mes.

Capitanich hace un par de semanas dijo que no era justo que se proyectara la inflación del primer trimestre a todo el año. Y tiene razón, de ser así la inflación este año sería del 50%. 
Pero también es cierto que no es justo proyectar la actividad económica de este trimestre al resto del año, porque no es cierto. 

Como ejemplo puede tomarse lo ocurrido en  el año 2013: en cuanto al crecimiento del segundo trimestre, Orlando Ferreres y Asociados lo había estimado en un 8,3% del PBI, comparado con el segundo trimestre del 2012. Sin embargo,  el crecimiento anual finalmente fue de tan solo el 3% en el año.

El dato de crecimiento en este trimestre  va a dar positivo nuevamente cuando se comparen los dos trimestres, pero más cercano al 2/3%, es decir muy por debajo del 8% del año pasado.
Es que la desaceleración de la economía en este año es muy sensible.

Aprovecharlo o desaprovecharlo, esa es la cuestión

Sin ánimo de imitar a Shakespeare, la disyuntiva es si se aprovecha este trimestre para hacer las correcciones que le permitan llevar mejor el segundo semestre o si considera esto que ya está todo solucionado y, por lo tanto,  seguir haciendo lo de siempre.

Por los dichos del Jefe de Gabinete, el gobierno aprovechará esta bonanza para no hacer nada. Seguirá con el gasto público elevado, demorará la quita de subsidios, presionará una baja de tasas de interés, fomentará de nuevo el consumo de corto plazo.

Es muy probable entonces que dilapide el ajuste de enero en los meses de bonanza que le quedan.

Aprovechemos este semestre de relativa calma financiera. Después veremos, pero ya habrá pasado el mejor trimestre del año.

(*) Tomás Bulat. Economista, periodista y docente universitario. Artículo publicado en "El Punto de Equilibrio" el 6 de Mayo de 2014