jueves, 26 de junio de 2014

Hay vida después de Griesa

Por Tomás Bulat (*)
Finalmente el gobierno comenzó a negociar el cumplimiento de la sentencia. Es un paso normal después de un fallo judicial que en Argentina se convirtió en una épica contradictoria y vacilante.


Con la natural emocionalidad de los argentinos, pasamos de la depresión a la euforia en minutos. Ahora pensamos que después del discurso de la Presidente ya está todo solucionado y eso tampoco es correcto.
Hay un largo camino por seguir y algunos obstáculos que todavía quedan por pasar para que este problema no se convierta en un problemón.  Es una novela que recién empieza y cuyo final no va a ser feliz, podrá ser más o menos malo, pero nunca feliz.

Ahora sube todo… pero peor que hace 10 días

“Tomas,¡¡¡ahora sube todo!!!” “Ya se solucionó todo, mirá el pico de la Bolsa”. Lo cierto es que los valores de la Bolsa, de los bonos, están más bajos que el viernes anterior a conocerse el fallo y quienes dicen que el blue “se desplomó”, les sugiero que miren los datos de hace diez días: estaba más bajo que hoy.

Es decir que los datos positivos que muestra el mercado hoy son una especie de juego de la oca: Volvimos al viernes anterior al fallo de la Corte.

La vida después de…  

Finalmente el fallo del juez Griesa, que ya tiene dos años, quedo vigente. Dado que era una de las alternativas que podían suceder, se supone que el gobierno argentino tendría una estrategia “muy bien estudiada”. Pero la sensación es que se sigue viviendo con una improvisación que genera incertidumbre.

Por lo tanto al día de hoy no hay tanta certeza de cómo termina el cumplimiento del fallo ni tampoco como quedará y qué impacto tendrá su resolución en los futuros juicios que ya están iniciados de otros grupos de holdouts.

Hay dos objetivos a cumplir en esta negociación de estos días. Que se utilice la menor cantidad de reservas posibles y que principalmente aleje todo lo posible las dudas y posibles futuros juicios por la aplicación de la cláusula RUFO de aquellos que entraron al canje.

Pero entonces, ¿la economía argentina tiene más o menos problemas luego del fallo de la Corte?

La respuesta es que tiene más problemas de corto plazo pero menos problemas en el mediano plazo.

En el corto plazo, probablemente tenga que pagar parte en efectivo, que saldrán de las reservas del BCRA y también deberá emitir más deuda con nuevos bonos como los BODEN 2024. Esto  debilitará las ya magras reservas actuales, aunque no sea un monto significativo,  y también impondrá una agenda de pagos que implican una mayor necesidad de conseguir dólares a futuro para poder crecer.

No resulta muy probable que con las restricciones existentes en la economía actual, ingrese en el corto plazo una gran cantidad de capitales que compensen estas salidas. Por lo tanto, si se suman los pagos a Club de Paris en julio, más los bonos Discount también en julio, el impacto en las reservas será más que significativo. Eso, evidentemente, generará resquemores en los mercados y sus actores luego de agosto.

Pero en el mediano plazo la noticia es buena. La Argentina tenía cuatro frentes abiertos internacionalmente que fueron cerrándose de a uno: CIADI; REPSOL, Club de Paris y Holdouts. Por supuesto no están todos resueltos de la mejor manera posible, pero ya están, una vez que se definida la situación con los holdouts, se sabrá el flujo de divisas necesarias para poder cumplir con los pagos de deuda.

Es decir que para volver al mercado de capitales y al hecho de poder recibir inversiones externas, la Argentina ya no va a presentar frentes abiertos.

Por supuesto que sí va a tener problemas para solucionar, pero ya sabemos cuáles son, no hay sorpresas. Y siempre la certidumbre, aunque no sea positiva, es mucho mejor que la incertidumbre.

Por lo tanto, hay vida después de Griesa. Ningún escenario es fácil y cada paso deberá ser muy bien pensado, sin embargo, lo bueno es que en unos meses no volveremos a hablar de Griesa, porque ese capítulo ya está cerrado. No es poca cosa.

(*) Tomás Bulat. Economista, periodista y docente universitario. Artículo publicado en "El Punto de Equilibrio" el 25 de Junio  de 2014.