jueves, 4 de septiembre de 2014

El temor a que ‘la fiesta de la democracia’ se convierta en fiesta de egresada

Por Gabriela Pousa (*)

Hasta ahora el problema de la Argentina era su pérdida de credibilidad ante el mundo, la confianza destruida a causa de un gobierno que implementó como metodología la sistematización de la mentira. Hoy, el problema es aún mayor. Al descrédito internacional se suma la desconfianza de los propios argentinos. Nadie cree nada.

Es difícil hallar quién apueste a un corto plazo distinto a la coyuntura donde todas las variables económicas son negativas y muestran un binomio letal: inflación más recesión. En ese marco, hasta se torna complejo soñar. El futuro se limita a las próximas 24 horas. A partir de allí, todo es enigma. En reuniones, en la calle, se escucha la pregunta cuya respuesta no está: ¿A dónde vamos a parar? Las predicciones no parecen estar lejos de lo que vendrá.

La Presidente se ataja: “Cuando uno se acerca a diciembre, uno siente que hay como una cosa que aletea en el aire, como crear un clima de que las cosas están horribles, de que son espantosas y demás“. En rigor, no es un sentir sino una realidad. La jurisprudencia habla. Diciembre es un mes bisagra desde hace unos cuantos años en la Argentina pero no por azar.

El hartazgo generalizado de la sociedad suele encontrar un límite cuando las fiestas ponen en evidencia que no se puede siquiera poner un pan dulce sobre la mesa. A ello se suman los intereses políticos subyacentes que nadie se anima del todo a explicitar pero que muchas veces dejan ver el fogoneo detrás.

¿Qué sucedió en diciembre de 2013? La crisis policial de Córdoba quiso ser aprovechada por el gobierno para hacer trastabillar a José Manuel De la Sota. Se desestimó el pedido de auxilio al Ejecutivo Nacional. El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, usó un descargo infantil: “No puedo atender el celular de noche, tengo que dormir”.

La consecuencia fue otro boomerang para el kirchnerismo. Tiró a matar una provincia que no se subordinaba a su actuar, y las balas regresaron a Balcarce 50 desde otras tantas coordenadas. Medio país ardía, saqueos, caos social, muertos. Mientras, Cristina bailaba en su “fiesta de la democracia”. ¿Quién activó pues la conflictividad?
La mandataria sabe que en estas circunstancias, mucho tiempo no tardarán en hacerse ver las reacciones de la sociedad. La violencia engendra violencia, la falta de castigos no inhibe, y el “sálvese quién pueda” habilita los desbordes. Encima, Cristina provoca, echa nafta al fuego cada vez que habla. Si acaso no estamos en la panacea es porque “el mundo se nos cae encima”, pero Argentina es una fiesta.

Por momentos pareciera que desea un fin de año alborotado. Abre el paraguas porque sabe que está cooperando a la tormenta perfecta.

Más que atacar a la ciudadana que le ha regalado cheques en blanco en demasía, la Presidente debería mirar lo que organizan sus adláteres desestimando los problemas perentorios de la gente. Ella lo sabe porque lo dijo sin titubeos en Harvard tiempo atrás: “un 25% de inflación haría estallar el país”. Si no desactiva la bomba a tiempo, explotará. No hay espacio para la sorpresa, y no hay nadie que pueda frenar el desenlace que no sea ella.

Es verdad que hay países desarrollados en crisis pero la diferencia está en que en ellos, la crisis tiene principio, desarrollo y final. En Argentina es perenne, es como si fuéramos una crisis por génesis.

Cristina sigue apostando a la distracción, a la profundización del relato porque el relato fue aplaudido durante más de diez años. Pero la realidad se yergue contundente. La agenda que marcará la Presidente establecerá la temática del debate aunque sea estéril. Estéril porque soluciones no hay, no interesa que las haya. En los despachos se vive el proselitismo como rutina, y los funcionarios estudian a donde migrar cuando el kirchnerismo llegue a su final.

Los problemas están archivados. Se los saca de las portadas y se los vuelve a instalar cuando es necesario tapar algo más. La dinámica política es circular. Los conflictos de ayer serán los conflictos de mañana. Y la tesis oficial es que si los argentinos lo soportaron antes, volverán a soportarlos de aquí en adelante. Algo de razón tienen. Hemos aguantado más de lo razonable.

Nos indignamos con la inseguridad, pataleamos por proyectos de ley que apenas son herramientas de apriete que morirán en la Corte Suprema, pero no nos sublevamos hasta que el bolsillo se seca y recalienta.

Diciembre de 2014 puede ser igual a diciembre de 2013 o al mismo mes de 2012 porque septiembre de 2014 es igual a septiembre de 2013 y septiembre de 2012. Esa es la realidad. Y porque el gobierno sigue siendo el mismo que hace once años comenzó a perfilar este escenario en el que nos hallamos.

No hay novedad, no hubo gestión que modifique un ápice, apenas si se engañó con “veranitos” que sosegaban con nuevos plasmas, smartphones, fines de semana largos, cuotas y autos de alta gama subsidiados. Ahora no queda nada. En China, De Vido y Kicillof ruegan un crédito, un préstamo, lo que sea. “Que Dios se lo paguetrong>” podría titularse esa epopeya.

Desde Casa Rosada ofrecieron espejitos de colores que nosotros compramos. Hoy la oferta es idéntica. “A consumir“, manda la Presidente. Pero la inflación ha hecho mella y el relato no convence al cambio de hábitos que hace la clase media, ni a la olla popular de los barrios carenciados.

Posiblemente desde la teoría económica, esta última parte del año no sea igual a la que golpeaba cuando Eduardo Duhalde asumía el rol de bombero, y condenaba al éxito. Sin embargo, a efectos cotidianos y prácticos no se ven muchos cambios y nada hace prever que lo que viene sea diferente.

Con los mismos métodos no se logran resultados distintos, es sabido. Y sin renovación de la dirigencia no se perfilan cambios en la agenda. Cristina volverá a bailar pero probablemente no lo haga en la fiesta de la democracia sino más bien en su fiesta de egresada. El fin de ciclo es aún un slogan pero están haciendo lo indecible para convertirlo en una realidad.

Nadie quiere que la Presidente se vaya antes de cumplir el mandato constitucional, ella abusa de esa “generosidad” y apuesta nuevamente a instalar “yo o el caos”. Puede que con menor intensidad, pero el miedo persiste porque la dirigencia parece un mono con navaja o un elefante dentro de un bazar.

El calendario electoral no se termina de dilucidar, y nadie se atreve a garantizar que sea el que la Constitución determina o el que la desidia acelere porque no se aguanta más.

En el “mientras tanto” seguiremos recreando los males que ya vivimos antaño: la toma del predio de Villa Lugano es un caso emblemático. La interna en torno al mismo es un escándalo al que nos tiene acostumbrado el kirchnerismo. Basta recordar lo sucedido cuando delegados del subte decidieron parar por tiempo indeterminado.

El caos de tránsito fue letal, la gente viajaba como ganado. La culpa era de Macri o de Randazzo. ¿Tiene sentido detenernos en buscar culpables? Eso hace la Presidente y quizás somos émulos inconscientes de su actuar. Ella no cumple con su palabra, tampoco la sociedad. Ella hace la plancha, el pueblo flota sin reaccionar.

Todo se olvida en Argentina. La memoria se manipula a conveniencia, la historia se reescribe, un adelanto electoral no sería pues ninguna novedad. Ahora bien, una cosa es que la mandataria se vaya antes por un problema de salud y otra muy distinta es que lo haga porque el país está en llamas.

Cristina no puede arriesgarse porque tiene necesidad de fueros y estudia encabezar alguna lista que la lleve al Congreso. La Justicia acecha. Ese es el dilema que acosa a la jefe de Estado: ¿cómo llegar al final? Lo paradójico es que la respuesta sólo ella la tiene, pero parece que ni a sí misma se quiere escuchar.

(*) Gabriela Pousa es Analista Política en Medios, Licenciada en Comunicación Social y Periodismo (Universidad del Salvador), Analista Política y Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE). Directora de “Perspectiva Políticas”. Artículo publicado el 3 de Septiembre de 2014

Fuente: http://www.perspectivaspoliticas.info/el-temor-de-que-la-fiesta-de-la-democracia-se-convierta-en-fiesta-de-egresada/