viernes, 19 de diciembre de 2014

Felices Fiestas!!

CEPyS (*)
                                Director CEPyS
(*) El Centro de Estudios Políticos y Sociales saluda a todos nuestros lectores y colaboradores y les agradece tanto su participación, como la difusión de las ideas de la libertad.
Este ha sido un año particularmente importante para todos, en un mundo multipolar en permanente cambio, en tanto nuestras ideas se han visto permanentemente puestas a prueba. 
Uno de los temas más controvertidos en todos los ámbitos de la ciencia política –y no lo es menos en las relaciones internacionales– es el de la denominada “globalización”, ante la cual muchos oponen resistencias, por lo que suponen amenazas a sus creencias, valores, cultura y los estilos de vida de su sociedad. Son los que pretenden diseñar como la gente debe vivir![1]
En realidad la globalización es la consecuencia de la interacción creciente entre las personas, los gobiernos de diferentes países, las empresas y todo lo que el hombre ha necesitado intercambiar en un proceso constante que permitió su desarrollo…(…)… La globalización es por ello un inevitable fenómeno evolutivo y del que no nos hallamos al final!
Hoy luego de 25 años de la Caída del Muro de Berlín, ha comenzado a caer otro muro: el cerco que la camarilla de los hermanos Castro y sus secuaces impusieron al pueblo cubano. Los posibles procesos de intercambio permitirán –es de esperar– a Cuba insertarse en un mundo que ya ofrece pocas barreras y que conducirá a la adopción de formas de gobierno más democráticas. Confío que el pueblo cubano, poco a poco, así lo demandará.
Otras formas de autoritarismo –menos visibles pero no menos perniciosas– se ciernen sobre América Latina: las diversas caras del populismo! De las que confío poco a poco sabremos librarnos, porque empezamos a reconocer que devalúan la democracia sometiendo las libertades de muchos para defender (¿?) la voluntad de supuestas mayorías. Sus consecuencias no solo son perversas en lo político,.. también lo son en lo económico y social porque terminan por empobrecer económica, social y políticamente a los pueblos que dicen defender.
Este ha sido un año muy importante para nosotros, pues hemos podido participar de 6 proyectos de investigación (varios en el exterior), así como realizado 11 publicaciones científicas (más allá de los artículos de opinión del grupo de trabajo, como también de los colaboradores, estos publicados en el blog), siempre en asociación y para instituciones no gubernamentales, que en todos los casos comulgan con nuestras ideas de libertad.
Es por ello que saludamos a todos aquellos que de una u otra manera han compartido con nosotros una ardua tarea, que continúa en 2015. A todos muchas Felicidades! y los mejores augurios para el próximo año que se inicia y que nos encontrará jugando nuestro papel, con las mismas convicciones!
Creemos que nuestra Argentina lo necesita y merece!!
Y como ningún tirano se ha ido jamás del poder porque se lo hayan  pedido amablemente, debemos saber que:
“…las sociedades no cambian por simple voluntarismo,.. debemos acercarnos a los intelectuales, profesores y formadores de ideas,. explicarles y discutir nuestras ideas ofreciendo argumentos inteligentes,.. recién entonces se encargarán de difundirlas,.. progresivamente se instalarán y si la sociedad entiende que le sirven, las adoptará y forzará los cambios.” F. von Hayek

[1] Tomado del trabajo de investigación: “Globalización: un proceso para el desarrollo” (CEPyS, 2014)

NOTA: Nuestras actividades se retomarán en Enero de 2015

¿Cómo te afecta el gasto público?

Por CEDIDE Libertad (*) y Fundación Libertad y Progreso (**)
(*) CEDICE: Centro de Divulgación del Conocimiento Económico, A.C. CEDICE Libertad, asociación civil sin fines de lucro, privada e independiente, fundada en 1984, por personas comprometidas en la defensa de la libertad individual, la iniciativa privada, los derechos de propiedad, gobierno limitado y búsqueda de la paz.
(**) Fundación Libertad y ProgresoLibertad y Progreso es un centro de investigación en políticas públicas creado a partir de la fusión entre CIIMA, Foro Republicano y Futuro Argentino. Nos unimos para formar un centro de pensamiento crítico e investigación aplicada a resolver los problemas de la ciudadanía, promoviendo los valores y principios de la República Representativa Federal.
Somos una fundación sin fines de lucro, privada e independiente de todo grupo político, religioso, empresarial o gubernamental. No aceptamos dinero del Estado. Nuestro fondos provienen únicamente de aportes individuales de personas, fundaciones y empresas comprometidas con el futuro del país.
Esta animación de CEDICE Libertad, en colaboración con la Fundación Libertad y Progreso, da respuestas a esto, explicando de una manera sencilla cómo y cuánto gasta el gobierno de nuestro dinero, y cómo afecta eso a la economía venezolana. Publicado por "Punto devista económico" el 19 de Diciembre de 2014
Fuente: Publicado en Youtube (Licencia Youtube standard) por CEDICE Libertad el 11 de Diciembre de 2014 https://www.youtube.com/watch?v=wV5PrQNWvVE

Desde el conocimiento de Adam Smith

Por María Celsa Rodríguez (*)
La historia nos ha demostrado que como sociedad hemos evolucionado, y que  "el rol que ha tenido el conocimiento en la generación de ideas  han permitido un crecimiento continuo y acelerándose con el correr del tiempo"[1] El crecimiento económico de los países es un tema que fue estudiado desde  Adam Smith en adelante. Este, "quien desde el título de su monumental obra de 1776, “Investigación sobre la naturaleza y las causas de la Riqueza de las Naciones” percibió con claridad los fundamentos del crecimiento económico". Que "se fundamentaba en las siguientes premisas:
 (i) el crecimiento económico estaba vinculado a la división del trabajo,
(ii) el fomento de la libre competencia (que no es lo mismo que el modelo de competencia
perfecta neoclásico),
(iii) la exaltación del ahorro en el proceso de acumulación de capital (donde el diferimiento del consumo en el tiempo es lo que financia a la inversión),
(iv) la vinculación del crecimiento con la innovación o lo que también denominamos progreso tecnológico,
(v) un gobierno que minimice su intervención en el funcionamiento de la economía y
(vi) cuya función principal es la administración de justicia, cuidar por la seguridad de los ciudadanos y velar por el respeto de los derechos de propiedad"[1]

Analicemos cada una de las premisas de Adam Smith:
1) Que  el crecimiento económico estaba vinculado a la división del trabajo:
“Un hombre estira el alambre, otro lo endereza, un tercero lo corta, un cuarto hace la punta, un quinto lima el extremo para colocar la cabeza; para hacer la cabeza hay que realizar dos o tres operaciones distintas; colocarla es una tarea especial, esmaltar las alfileres es otra; incluso colocarlos en el papel es en sí mismo un oficio; el importante trabajo de hacer un alfiler está dividido de esta manera en unas 18 operaciones distintas que, en algunas fábricas, son realizadas todas ellas por distintas manos, aunque en otras un mismo hombre a veces realiza dos o tres.” De esta manera Smith estima que se pueden producir 5.000 alfileres por hombre al día, mientras que en el mejor de los casos un hombre extremadamente idóneo podría producir sólo 20 alfileres."[1]

Hoy la tecnología y la ciencia han aumentado  no solo la eficiencia  y calidad del capital sino también el valor de la tierra. Se ha incrementado la producción del trabajo, la calidad de la mano de obra, el tiempo de horas de trabajo y la calidad de la producción.

2) el fomento de la libre competencia:
Dice Milei, para " Adam Smith, como los demás autores clásicos, la libre competencia significa lo mismo que libertad económica. Aunque para el escocés, a lo igual que los autores clásicos, el criterio fundamental era el poder de cada empresa y agente económico sobre el precio del bien, consideraban que la medida de ese poder es la capacidad para obtener ganancias superiores a las normales. La versión clásica del modelo competitivo procede de un hecho real que por sí mismo es importante: la tendencia a la nivelación de la tasa de ganancia en los distintos sectores de la producción cuando el capital puede desplazarse libremente entre ellos"

Las intervenciones sobre el mercado lo que hace es limitar la competencia , reducir todo incentivo, creando aranceles, medidas proteccionistas, tasas, impuestos que afectan las innovaciones y los emprendimientos. Como pensaba  Rothbard que cuando un mercado no se interviene, la libertad de la oferta y la demanda fluctúan y se ajustan adecuadamente, determinando los precios  y el consumo, y cuanto producir  de cada bien.

3) la exaltación del ahorro en el proceso de acumulación de capital:
“Todo lo que una persona ahorra de su renta lo acumula a su capital y lo emplea a mantener un mayor número de manos productivas, o facilita, que otra persona lo haga, prestándoselo a cambio de un interés o, lo que viene a ser lo mismo, de una participación de la ganancia. Así como el capital de un individuo sólo puede aumentar con lo que la sociedad ahorre de sus rentas anuales o de sus ganancias, de igual suerte el capital de la sociedad, que coincide con el de sus individuos, no puede acrecentarse sino de la misma forma… El aumento de la fortuna es el medio por el cual la mayor parte de los seres humanos aspiran a mejorar…su condición. Es el medio más común y más obvio, y la manera más fácil de acrecentar la fortuna es ahorrar y acumular parte de lo que se adquiere… Todo derrochador es un enemigo público y todo ahorrador es un benefactor público.”[1]

4) La vinculación del crecimiento con la innovación o lo que también denominamos progreso tecnológico:
“Una gran parte de las máquinas empleadas en esas manufacturas, en las cuales se halla muy subdividido el trabajo, fueron al principio invento de obreros, pues hallándose ocupado cada uno de ellos en una operación sencilla, toda su imaginación se concentraba en la búsqueda de métodos más rápidos y fáciles para ejecutarla.”[1]
Porque la aplicación de nuevas tecnologías  obliga a  los empresarios  e industriales a que deban enseñarles a sus obreros  y empleados lo nuevo, para que con ello  mejore la calidad de la producción, aunque algunos piensen que esto frena el crecimiento, sobretodo durante la fase  en que los recursos  se dedican al desarrollo  de su implementación. Esto piensa Helpman  y Rangel que ocurrió con posterioridad  a la crisis del petróleo, al introducirse la tecnología informática.

5) Un gobierno que minimice su intervención en el funcionamiento de la economía:
“Es la mayor impertinencia y presunción, por eso, en reyes y ministros, pretender vigilar la economía privada de la gente y restringir su gasto, tanto mediante leyes suntuarias, como prohibiendo la importación de lujos extranjeros. Ellos son por sí mismos, sin excepción, los más dilapidadores de la sociedad...  La totalidad, o la casi totalidad de la renta pública, en la mayoría de los países es empleada en mantener manos improductivas..." [1]

Al respecto, la Escuela Austríaca de Economía ha demostrado con marcado énfasis, que siempre las crisis económica son consecuencias de un marcado intervencionismo por parte de los gobiernos.
Como dijo Mises:  “Los acontecimientos políticos son la consecuencia inevitable del cambio en las políticas económicas. Lo que necesitamos es nada más que sustituir las malas ideas por las buenas ideas” Y justamente las políticas intervencionistas son malas ideas porque como piensa  Mises: El “Intervencionismo significa que el gobierno desea hacer más. Desea interferir en los fenómenos del mercado”. Y lo hace de tal manera que termina por generar pobreza

6)  La administración de justicia, cuidar por la seguridad de los ciudadanos y velar por el respeto de los derechos de propiedad".
Piensa Milei que "las instituciones se vuelven fundamentales. El rendimiento privado de la I&D depende, entre otras cosas, del tiempo de duración de las patentes, la protección de las marcas registradas, la eficacia del sistema jurídico para proteger los derechos de propiedad intelectual y la naturaleza del entorno económico en el que operan las empresas. A su vez, el ahorro juega un rol determinante, donde a mayor nivel de dicha variable, no sólo el producto per-cápita es más alto, sino que además la tasa de crecimiento permanente es más alta".[1]

Pero, ¿ como fue ese crecimiento a lo largo de la historia? 
Según lo explica Javier Milei " Durante los últimos 2.000 años, la tasa de crecimiento del producto interno bruto per-cápita ha crecido a una tasa promedio compuesta del 0,13% anual, lo cual implicó que el nivel de riqueza se multiplicara 12,9 veces. Sin embargo, este proceso de crecimiento no fue uniforme. Así, separando la evolución del PIB per-cápita entre el período que va desde el año 1 al 1.800 y los restantes 200 años, podemos observar que la tasa de crecimiento pasó del 0,02% al 1,1% (se multiplicó 55 veces). A su vez, mientras que el nivel de riqueza que durante el primer período creció un 40,8% (concentrado en los siglos XIV y XV), durante el segundo período creció un 817,7%. Puesto en otros términos, el producto per-cápita se multiplicó 9,18 veces (71,2% del crecimiento del período), lo que a su vez implica que durante los últimos dos siglos el crecimiento fue de un 817,7% (92,0% para el XIX y 378,1% en el XX). Es más, durante la segunda mitad del Siglo XX la economía mundial se expandió a un ritmo del 2,1% anual compuesto, por lo que el ingreso per-cápita se multiplicó por 2,8 veces...  a finales del siglo XVIII, se había vuelto aparente que el uso sistemático de la ciencia y la ingeniería sobre la tecnología productiva revolucionaría la productividad del trabajo, haciendo posible un proceso de creación de riqueza nunca antes imaginado. En este sentido, William Godwin desarrolló la idea de la sociedad perfecta, donde la revolución tecnológica resolvería los problemas de la humanidad reduciendo la pobreza y las enfermedades" [1]

"En la Argentina - dice Gabriel Boragina - el "crecimiento" del que tanto se habla, fue relativo y no absoluto, porque solo benefició a unos pocos, a costa del resto de los argentinos".Y  "...las trabas que normalmente han impuesto y siguen imponiendo al comercio internacional único medio este por el cual esa división internacional del trabajo podría encauzarse. Frente a la división internacional del trabajo no con menor vigor los estatistas le oponen sus barreras proteccionistas".

Por ello, dice Javier Milei:
 1ª) "debemos destacar la importancia de los mercados libres y de los incentivos. El crecimiento requiere el uso de mercados que generen las señales de precios, procurando así el sistema de incentivos correctos que guíen la asignación de recursos.

2º)  Al mismo tiempo, estimular el proceso de competencia genera incentivos dinámicos muy poderosos para reducir los costos y mejorar la calidad de los productos. Naturalmente, este proceso de competencia y cambio, donde entran y salen empresas mientras la estructura económica cambia, dado que los ajustes en el mercado laboral pueden demandar mucho tiempo (el cual será mayor cuanto menor sean el nivel de educación y la flexibilidad del mercado laboral).

3º) Tener  " altos niveles de ahorro e inversión han jugado un rol preponderante en todos los casos de fuerte crecimiento. El ahorro implica diferir el consumo presente hacia el futuro y su importancia radica en brindar financiamiento para la inversión. En cuanto a la inversión, ella es el mecanismo que hace realidad las ganancias de productividad derivadas de la transferencia de conocimiento y de la innovación tecnológica.Naturalmente, la contracara legal del proceso es un marco jurídico que respete los derechos de propiedad. En su defecto, el ahorro se fugará y la inversión no se realizará, generando así problemas con el nivel de actividad y estancamiento en el producto per-cápita de largo plazo.

4ª) existe un rol por parte del sector en la provisión de bienes públicos como son la inversión en cierto tipo de infraestructura y el financiamiento de la educación. Las experiencias de los países que han crecido durante varios años a tasas elevadas muestran niveles de inversión pública en infraestructura del orden del 5% al 7% del PIB, en especial, en aquellos sectores donde existen fuertes economías de escala (tamaño de la inversión respecto a la profundidad del mercado de capitales). Por otra parte, la educación juega un rol destacado en el proceso de crecimiento, donde no sólo mejora las condiciones de vida de aquellos que se han educado, sino que además genera externalidades positivas sobre el resto de la economía. Sin embargo, en éste último caso, dadas las imperfecciones en el mercado de capitales (imposibilidad de expropiación del colateral), el gobierno debería asegurar el financiamiento de los agentes, al tiempo que brinde un marco de libre competencia entre las casas de estudios (generando así un producto de alta calidad)".

5ª) el diseño de la política económica, si bien hace al manejo de corto plazo, resulta de extremada importancia. Así, economías con baja inflación crecen 3 puntos porcentuales más que las inflacionarias. Los mercados paralelos le cuestan 2 puntos a la tasa de crecimiento. El déficit fiscal implica un lastre de 1,5 puntos, mientras que el cierre al comercio internacional de la misma detrae otro 1,5 puntos (de hecho, las economías que siempre han sido abiertas muestran un producto per-cápita 9 veces superior a las que siempre han estado cerradas).[1]

Como dije al principio y  tomando las palabras de Milei  que el conocimiento ha tenido un rol fundamental en la generación de ideas, ya que  "la civilización descansa en el hecho de que todos nos beneficiamos de un conocimiento que no poseemos. [...] Y una de las maneras en que la civilización nos ayuda a superar esa limitación en la extensión del conocimiento individual consiste en superar la ignorancia no mediante la adquisición de un mayor conocimiento, sino mediante la utilización del conocimiento que ya exista ampliamente disperso" ( Friedrich Hayek).

Sin embargo, irónicamente, las políticas  intervencionistas del pasado que han generado crisis, colapsos financieros, estancamientos, alta inflación, desocupación, pobreza y recesión pareciera que no fueron aprendidas, que cerramos los ojos al conocimiento de sus males, y las vuelven a aplicar los gobiernos, con la consecuencia  fatal de sus efectos.
------------------------------------------
Referencias:
[1] De los Picapiedras a los Supersónicos Maravillas del Progreso Tecnológico con Convergencia* Por Javier Gerardo Milei
http://revistas.unc.edu.ar/…/ac…/article/download/9532/10301


(*) María C. Rodríguez. Abogada y periodista. Directora de "Chacorealidades". Artículo publicado el 18 de Diciembre de 2014

Fuente: Comunicación personal de la autora y en http://chacorealidades.blogspot.com.ar/2014/12/desde-el-conocimiento-de-adam-smith.html

Peligro: BCRA camino al default

Por Tomás Bulat (*)
Esta nota posiblemente sea muy técnica, pero tiene por objetivo alertar a quienes les interesen dos temas: la posibilidad de tener una moneda nacional y la capacidad de pensar en el mediano plazo. 

Con esas dos condiciones –si he de ser sincero- ya perdí varios lectores. Pero la seriedad del tema lo amerita.

Primero, un resumen
Se debe distinguir entre el Tesoro Nacional y el Banco Central de la República Argentina. Ambos organismos se endeudan, pero con ciertas diferencias: El Tesoro Nacional toma deuda en moneda local, muy poca, y en moneda extranjera (la mayoría). En cambio el BCRA toma deuda principalmente en moneda nacional, mientras que sus activos son en moneda extranjera (estas son las famosas reservas). 

Como consecuencia de esto, el Tesoro Nacional, cuando hay problemas económicos y cuando la economía se queda sin dólares, entra en default. Situación que ya fue vivida varias veces en la Historia Argentina. 

Pero como las deudas del BCRA son siempre en pesos, nunca entró en default. Porque ante una situación extrema, siempre cuenta con la posibilidad de emitir pesos suficientes para pagar. Mientras que, por otro lado, su deuda en moneda extranjera nunca fue importante y mantenía sus reservas en valores positivos. 

En la historia, entonces, el Tesoro Nacional entro en default varias veces, en tanto el BCRA nunca lo hizo.

Sin embargo surgió una nueva etapa en la vida del BCRA, iniciada con Mercedes Marcó del Pont y profundizada a toda velocidad ahora con la gestión Vanoli. 

La deuda sin finEl BCRA ahora no sólo toma deuda en pesos en cantidades descomunales -piensen que en 2014 la deuda en LEBAC pasó de 93.000 millones de pesos a 228.000 millones en 12 meses- sino que lo hace a una velocidad alarmante.

Ahora bien, más allá de la deuda en pesos, la novedad es que el BCRA se está endeudando en  moneda extranjera sostenida y rápidamente. Es así como aparece el escenario en el cual si la deuda es más elevada que los dólares que tenga de activos, el BCRA puede llegar a vivir un default por primera vez en su historia. 

Las reservas hoy
Las reservas del BCRA están 30.707 millones de dólares. Pero buena parte de ellas corresponde a deuda. La información sobre la composición las reservas no es clara, sin embargo se lograron conocer algunos detalles:

Se debe al Banco Central de Francia unos 3.000 millones, también al BIS otros 1.000 millones. Existen 5.000 millones que son los depósitos de los particulares en los bancos. En los últimos meses se sumaron 2.300 millones que se le deben al Banco Central Chino.

Se deben incluir los 1.300 millones no pagados de la deuda canjeada, más los adelantos por 1.500 millones de dólares de las empresas exportadoras de cereales. 

Hay también deudas de importadores por otros 4.000 millones de dólares.

Por lo tanto, la deuda del Central ya es cercana a los 18.000 millones de dólares  Es decir que el 60% de las reservas ya están comprometidas.

Verán que no estamos incluyendo la deuda de los holdouts, ya que eso es deuda del Tesoro y quizás –con mucha suerte- se logre refinanciar con un nuevo bono.

El 2015
El 2015 viene con más restricciones de dólares. Primero, un déficit comercial que difiere con los 6.500 millones de dólares de superávit de este año. Hay un vencimiento muy fuerte de deuda por 13.500 millones que podría ser en parte refinanciado. 

Lo cierto es que no se visualizan grandes ingresos de dólares por lo que se seguirán utilizando las reservas para esas necesidades. Por lo tanto, podría suceder que todas las reservas a fin del 2015 terminen siendo deuda del BCRA con otros bancos. 

No estamos cerca de esta situación todavía, sin embargo de seguir con esta política, a fines del 2015 podríamos llegar a esos límites. De ser así, el próximo gobierno no solo deberá renegociar la deuda externa del Tesoro Nacional, sino también la del BCRA. 

Es increíble que luego de varios años de tener un excedente comercial excepcional, el BCRA proyecte terminar el 2015 con un nivel de reservas netas de los más bajos de su historia.

Es imposible tener una moneda fuerte y estable con un Banco Central débil. Así es que en el 2015 deberemos hacer los números para ver si no solo continúa en default el Tesoro Nacional, sino además si por primera vez lo hace el Banco Central de la República Argentina.


(*) Tomás Bulat. Economista, periodista y docente universitario. Artículo publicado en "El punto de equilibrio", el 17 de Diciembre de 2014

Fuente: http://www.elpuntodeequilibrio.com/Articulo/Vista/Peligro+BCRA+camino+al+default

lunes, 15 de diciembre de 2014

La calma no cura

Por Analytica Consultora (*)
Las reservas no se tocan, ese parece ser el lema principal del gobierno para el último tramo del mandato. Con un contexto internacional que se complica, con un acuerdo con los holdouts que parece cada vez más lejano y con grandes vencimientos de deuda, el gobierno se concentró en frenar el drenaje de divisas para evitar una crisis de balance de pagos. Tras un fallido intento de devaluación y ajuste de precios relativos a principios de año, ahora apuesta a la “apertura heterodoxa” de la cuenta capital que alivie el camino al 2015. En parte lo logró, pues las reservas subieron, la brecha cambiaria cayó a la mitad y quedó prácticamente descartado un escenario de crisis. Pero para que la PAX lograda perdure sin tensión social, el gobierno deberá encarar un plan para moderar el desequilibrio fiscal y la inflación sino, más temprano que tarde, el contexto interno volverá a ser un freno al crecimiento.
Concretamente, desde que Alejandoro Vanoli asumió la conducción del BCRA a principios de octubre, el tipo de cambio oficial subió apenas 1% (8 centavos) lo que implicó una tasa de devaluación anualizada de sólo el 3%, muy poco para una economía cuya inflación ronda el 2% mensual. Peor aún, con el gradual fortalecimiento que muestra el dólar a nivel global, el Tipo de Cambio Real Multilateral (TCRM) –un buen estimador para medir la competitividad de la economía respecto a los principales socios comerciales- se apreció 7% en los últimos dos meses y ya está 4% por debajo del nivel alcanzado en diciembre (poco sirvió el salto del tipo de cambio de enero). De no haber cambio de estrategia, el TCRM terminará el año en el nivel más bajo desde enero de 2002. No son buenas noticias para las exportaciones que desde el 2011 acumulan una merma del 13% (USD10.000 M menos) principalmente por las menores cantidades y que deberán afrontar un 2015 con una importante caída en los precios.
Los efectos del atraso del Peso notan en el mercado cambiario que sigue siendo deficitario. Pese a que el acuerdo entre el gobierno y las principales cerealeras aumentó 30% i.a la liquidación de los agrodólares(habría ingresado USD4.000 M, revirtiendo la caída del 4% que mostraron en los 9 primeros meses), entre octubre y noviembre pasado el BCRA vendió casi USD100 M (sólo tuvo un leve respiro en la primer quincena de noviembre cuando adquirió USD300 M).
Con un sector privado que no puede revertir el déficit externo, el BCRA no logra sustento para aumentar “genuinamente” las Reservas Internacionales. A través del acuerdo firmado con el Banco Popular de China, activó dos tramos de los Swaps por USD1.300 M que fueron determinantes para que las Reservas suban poco más de USD1.000 M hasta llegar a casi USD29.000 M. Con el estricto control que mantiene sobre la demanda de divisas, especialmente para los importadores y la activación de otro tramo del swap, probablemente el BCRA finalice el año con activos externos en torno a los USD30.000 M. La recuperación de las Reservas fue determinante para reducir la presión en el mercado cambiario paralelo. Por caso, el dólar blue bajó 16% hasta los $13 reduciendo la brecha con el tipo de cambio oficial del 85% al 50%, la misma que mostraba a fines de julio cuando se preveía un acuerdo con los Holdouts.
Pero mientras intenta conseguir algo de divisas, la política monetaria y fiscal no dan señales de moderación. Mientras que en los primeros 9 meses la Base Monetaria (BM) aumentó en $5.100 M dado que la expansión por compra de divisas ($41.000 M) y por asistencia al tesoro Nacional ($75.000 M) fue compensada por la colocación de letras y pases, en los últimos dos meses la BM saltó en $27.000 M. Esto obedeció al notable incremento en los giros al Tesoro que sumaron otros $53.000 M en un contexto en el que se observa cierto agotamiento en la absorción mediante letras del BCRA (sólo absorbió el 40% de lo emitido). De poco sirvió la emisión de deuda por el Bonar16 y Bonard16 por casi $20.000 M. Detrás de estos resultados está el gran desequilibrio de las cuentas públicas que, pese a la mejora en la recaudación, siguen empeorando porque el gasto no afloja.
Así las cosas, el gobierno trata de convencer que los dólares que tiene alcanzan para cubrir sus necesidades financieras y que no están dadas las condiciones para una crisis de balance de pagos. Al mismo tiempo, con un bache fiscal cada vez más grande, la maquinita seguirá siendo el principal sostén para cubrir el bache en pesos lo cual le pone cada vez más presión al BCRA y por ende a la inflación. Esto no resuelve, sino que agrava los problemas para el sector privado que seguirá sintiendo el faltante de divisas debido a la caída de las exportaciones y con la barrera al financiamiento externo que le agrega el default por lo que la recesión seguirá en 2015.
(*) Analytica Consultora. Directores: Ricardo delgado y Rodrigo Alvarez. Artículo publicado en el Analytico Semanal #297 el 9 de Diciembre de 2014

Kicillof sigue cosechando fracasos

Por Roberto Cachanosky (*)
Tenemos un gobierno sin credibilidad con un Kicillof que sigue cosechando fracasos
En octubre el gasto corriente del sector público nacional (pago de sueldos, jubilaciones, intereses de la deuda, subsidios, etc.) aumentó el 41,3% con relación a octubre del año pasado. Si tomamos el gasto total, incluyendo lo que se denomina gastos de capital, el gasto total subió el 42,5% octubre de este año versus octubre del año pasado.
Si tomamos el acumulado de los primeros 10 meses del año, el gasto total (gastos corrientes + gastos de capital) creció el 43,6%, mientras que el déficit fiscal se ubica en el orden de los $ 172.000 millones.
Evidentemente la historia oficial de que hay que pagar impuestos para sostener el consumo interno vía el gasto público no funciona, porque mientras el gasto público y el déficit fiscal se disparan, la actividad económica cae como piano de piso once.
Con este ritmo de crecimiento del gasto, según la teoría del gobierno, la actividad económica debería estar volando, particularmente el consumo. Sin embargo, por más que el gobierno se empecine en negar la caída de la actividad, los problemas de ocupación son cada vez mayores.
Esta gente cree que cobrándole impuestos a determinados sectores de la sociedad y transfiriéndoselos a otros sectores hay un efecto mágico por el cual $ 100 que le quito a alguien vía impuestos se transforman en, por ejemplo, $ 120 de consumo. Mediante algún procedimiento mágico, o milagroso para los creyentes, tenemos que $ 100 se transforman en $ 120 solo por el hecho de pasar por las manos de los burócratas de turno. No existe tal cosa. Si le quito $ 100 a alguien vía impuestos ese alguien podrá consumir o ahorrar $ 100 menos. Esto quiere decir que contrae el nivel de actividad económica en algún otro sector de la economía y se expande la actividad en los sectores en los que el estado vuelca esos $ 100. Solo hay una reasignación de los recursos. El estado cambia la estructura de la demanda pero no modifica el nivel de demanda total. La gente puede seguir consumiendo los mismos $ 100.
Solo se produce un efecto de aumento en el nivel de actividad y en el corto plazo, cuando se aumenta el gasto público y se lo financia con ahorro externo. Cuando los japoneses, alemanes, norteamericanos o italianos nos prestan sus ahorros para consumir. Fue lo que ocurrió en los 90. El gasto público aumentaba y se financiaba con deuda que compraba el dentista de Chicago, el abogado de Milán, el ingeniero de Tokio y el médico de Berlín. A todos ellos los embocaron en diciembre del 2001 cuando el gobierno peronista decidió suspender el pago de la deuda pública. Luego el peronismo de Duhalde los siguió embocando con la devaluación y finalmente vino el kirchnerismo y los cocinó sin piedad.
Pero volviendo al tema del gasto y de la deuda, lo que busca el gobierno es volver al mercado voluntario de deuda para financiar el gasto público porque los recursos tributarios no le alcanzan para financiar el gasto público que se les dispara. Es decir, hacer lo mismo que se hacía en los 90. Financiar el gasto con deuda externa. Sin embargo, luego del estruendoso fracaso del canje de deuda del viernes pasado, dudo que consigan muchos dólares extras. No veo que el mercado tenga muchas ganas de comer bonos argentinos.
Las otras opciones que tiene son continuar emitiendo moneda y descontrolar la inflación más de lo que ya está descontrolada o bien seguir colocando deuda interna vía el BCRA. Lo que hace el gobierno es emitir para financiar el gasto y luego retirar parte de esos pesos emitidos colocando LEBACS,  NOBACS y pases. Claro que al colocar deuda en pesos, frena la economía y eso es lo que quiere evitar. Quiere seguir con la fiesta de consumo vía el gasto público y lo único que les queda es colocar recurrir a los ahorristas externos.
Es que el problema es bastante complejo pero voy a tratar de expresarlo lo más fácil posible. El gobierno subió el gasto público y tiene déficit fiscal. Ese déficit fiscal lo financia con emisión monetaria la cual genera inflación. Al dejar quieto el tipo de cambio oficial cae el tipo de cambio real, es decir Argentina es cada vez más cara en dólares y, por lo tanto, puede exportar cada vez menos. Al exportar menos, hay menos dólares disponibles para financiar el pago de importaciones, como efectivamente está ocurriendo. Esto hace que falten insumos para producir. Al faltar insumos la actividad se paraliza y las empresas suspenden turnos de trabajo, horas extras y en un punto empiezan a despedir personal como está ocurriendo actualmente. Esto hace caer el consumo y la baja del tipo de cambio real las exportaciones. La economía termina paralizada porque tampoco hay inversiones.
El fenomenal fracaso del viernes con el canje del BODEN 2015, en que casi nadie quiso cobrar por anticipado ni canjear sus bonos por el 2024 y solo lograron captar U$S 286 millones frescos, muestra que esa puerta también la tienen cerrada. Tenemos un gobierno sin credibilidad con un Kicillof que sigue cosechando fracasos.
Los que dicen que saben, dicen que el gobierno no va a negociar con los llamados fondos buitres. Veremos. A esta altura ese dato es irrelevante porque ya estamos en default financiero, comercial y en desacato.
Lo relevante es que con el fracaso del viernes en el canje de deuda y colocación de nuevos bonos, no son muchas las opciones para sostener este disparatado nivel de gasto público. Esto quiere decir que vamos a un desborde inflacionario o a una bruta recesión con fuertes problemas sociales por desocupación.
(*) Roberto Cachanosky. Economista (UCA, 1980). Asesor económico y Director de "Economía para todos". Artículo publicado el 14 de Diciembre en la Edición Nº 553

Volver a Foja Cero

Por Gabriela Pousa (*)

Así es la Argentina, cuando creemos que algo está por terminar, una acrobacia política te demuestra que, en realidad, todo está por comenzar. No porque el kirchnerismo vaya a ganar la próxima elección presidencial sino por el estado en que dejan al país: sumido en un cambalache de atrocidades.

Elija por donde quiere empezar. Educación, salud, trabajo, seguridad, se hallan en emergencia, es decir revisten el carácter de urgente y de importante simultáneamente.

Sin embargo, para el gobierno nacional, el problema son ciertos jueces – ya sea por las causas en que les toca actuar, ya sea por la edad. Apenas un dato: Shimon Peres dirigió a Israel hasta el mes de julio pasado con 91 años. Y vale detenerse en este punto porque desde hace tiempo hemos perdido el concepto de “ancianidad”. Se lo equiparó al de senilidad, y la sinonimia no es real. Para muchos hoy un anciano es señal de inutilidad, en los tiempos apostólicos, sin embargo, era cada uno de los encargados de dirigir las Iglesias.

En este contexto también se polemiza sobre la renovación política con un cinismo fenomenal pues si se observa quienes son los referentes de los sectores con mayor posibilidad de asumir el poder, sacando escasas excepciones, las caras son las mismas de siempre, el marketing únicamente trata de que no se vean igual. Triste si a esta altura todavía nos pueden engañar. Cabría preguntar si el pueblo podrá descartar con su voto a quienes ya han gastado suelas en despachos de Balcarce 50. Aunque de diferente manera, todos colaboraron a la actual decadencia.

Por otra parte, ¿a Amado Boudou o a Mariano Recalde la juventud los torna más capaces? Seamos serios. Si se quiere sacar a alguien del medio porque molesta a los intereses personales de la Presidente, busquen otro cuento. Sería fantástico que alguno de los funcionarios del gobierno tuviese la lucidez del juez Carlos Fayt. El tiempo de la vida, la fecha de vencimiento, no se establece por decreto.

Pero regresemos al planteo inicial para demostrar como todo cuanto pensamos que va llegando al final, vuelve o deberá volver a comenzar.

En el año 2003 , Argentina se ubicó —junto con Uruguay y Chile— entre los países con mejores indicadores educativos de América Latina: menores índices de analfabetismo, mayor nivel de escolarización, acceso y permanencia en el sistema. Pasada la “década ganada”, el ranking del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA), ubica a la Argentina en el puesto 59 casi en el extremo de los peores. La consultora Isonomia informa que unos 500.000 chicos dejan la secundaria cada año, un número no alcanzado durante anteriores administraciones.

Con respecto a la salud, la situación es igualmente grave. Según el catastro del año 2000, el país contaba con 153.065 camas disponibles en total. Ahora bien, la población argentina pasó de 32 millones en el año 90 a más de 40 millones en la actualidad, pero la cantidad de camas ha disminuido. Se han perdido unas 1.120 unidades en la “década ganada” no más. Así se explica la demora en cirugías programadas y se evidencia el desinterés oficial en infraestructura hospitalaria.

La extensión del análisis no coopera a seguir dando datos más alarmantes todavía. El espacio aminora el espanto.

En lo que a trabajo respecta, basta decir que a lo largo del año se destruyeron 288.000 empleos en negro. El modelo de inclusión hace agua por donde se lo vea. El mismísimo INDEC admitió un incremento de la tasa de desocupación, que pasó de 6,8 a 7,5% de la población activa en el año. Además, informó una caída en la tasa de empleo (medida sobre la población total) de 42,9 a 41,3%, y en el índice de actividad (personas que trabajan o buscan un puesto), de 46,1 a 44,7%.

Pero quizás lo más relevante sea la pérdida de la cultura del trabajo a causa de la falta de ejemplos, del clientelismo sin límite “justificado” para fines políticos, y de la desidia generalizada y alimentada por una dirigencia que da lástima.
Esta ausencia del concepto de esfuerzo está haciendo mella, diezmando generaciones enteras que asocian “progreso” con acumulación de electrodomésticos. ¿Cómo incentivar a un chico con el estudio cuando, a diario, se escucha hablar de enriquecimiento ilícito, de planes sociales, de subsidios? El modelo “Máximo Kirchner” proclama que es mejor una juventud que milita que una que va a estudiar.

En materia de seguridad ni siquiera es necesario dar estadísticas. Jamás la Argentina vivió un estado de violencia, impunidad y reducción del valor vida como el actual. Los ciudadanos salen a la calle sin la certeza de la vuelta al hogar. Adjudicar esta realidad a una cuestión meramente social no es justo. Desde la política no se ha hecho nada para solucionar el problema. Se forman comisiones, se relevan cúpulas en la policía, se decreta la emergencia pero seguimos teniendo “el muerto nuestro de cada día”. Para colmo de males, un delincuente goza de mayores derechos que un jubilado o un ciudadano que se levanta al alba para ir a trabajar.

Si abordamos el tema judicial, alcanza con un detalle para demostrar lo mal que se está. En época de nuestros padres, los jueces no eran figuras mediáticas ni habitués de la farándula. Hablaban a través de su sentencia, no en canales de televisión ni en emisoras radiales Para muchos podrá ser un progreso que un juez dé a conocer una causa determinada, o salga ante cámaras pero convengamos que Justicia sin eufemismos hubo cuando guardaban decoro y silencio. ¿Cómo se respeta a una autoridad descubierta en un prostíbulo?

En definitiva, si algún logro o avance hubo en los últimos tiempos, el kirchnerismo lo ha destruido o lo que es peor aún, lo ha infectado con sus manos y su actuar.

Los Kirchner llegaron para quebrar a la sociedad. Echaron ácido a heridas que estaban cicatrizando, fabricaron víctimas y victimarios, y se adjudicaron a sí mismos el rol de justicieros y redentores. Autoproclamados mártires y héroes, según la oportunidad, osaron posarse en los pedestales de próceres patrios que hasta ese entonces eran intachables.

Hoy los victimarios gozan de más respeto que las víctimas que han dejado. No hay culpas pero sí culpables y desde luego nunca son ellos, son los demás. Las jerarquías se abolieron en nombre de una falsa igualdad. Basta recordar el grotesco de un ministro de Educación saliendo a respaldar a alumnos tomando colegios porque querían manejar los precios del kiosco en los recreos.
Las elecciones en la Universidad de Buenos Aires mutaron en verdaderas batallas campales. Hasta conocimos en esta ignominia, decanos atrincherados en sus despachos. En síntesis, el país volvió a foja cero. Hay que hacerlo de nuevo. Creer que puede construirse sobre alguna de las bases que dejará el kirchnerismo es un mito.

Desde luego que no es normal que cada gobierno descarte lo hecho por su predecesor pero hemos llegado a un punto límite. Y acá a lo normal le han puesto también un cepo.

Por más que se estirpe el tumor, la metástasis es un hecho. La próxima administración deberá ser lo suficientemente inteligente como para darse cuenta que sin erradicar hasta el último germen de modelo kirchnerista (entendiendo éste como un sistemático uso de la mentira y falsedad) y volver a las fuentes, Argentina no será lo que alguna vez supo ser aunque la economía remonte o podamos comprar dólares.

(*) Gabriela Pousa es Analista Política en Medios, Licenciada en Comunicación Social y Periodismo (Universidad del Salvador), Analista Política y Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE). Directora de “Perspectiva Políticas”. Artículo publicado el 14 de Diciembre de 2014

Leona, Herida y Peligrosa

Por Enrique G. Avogadro (*)
"Un ejército de ciervos comandado por un león es mucho más peligroso que un ejército de leones dirigido por un ciervo". Plutarco

El domingo pasado, el diario La Nación publicó un excelente reportaje que realizó a SS Francisco su amiga Elizabetta Piqué. Sabiendo que el ilustre entrevistado nunca habla sin sentido y conoce el alcance que tienen sus palabras, hubo dos frases del Papa que me llamaron profundamente la atención: "La Argentina tiene que llegar al término del mandato en paz. Una ruptura del sistema democrático, de la Constitución, en este momento sería un error".  
Me pregunté a qué se refería el sumo Pontífice. Porque parto de una verdad que tiene dos mil años: el Vaticano posee el mejor servicio de informaciones del mundo, aunque no tenga tan "diversificadas" sus actividades como el Mossad, la CIA o el MI5. La Iglesia Católica está distribuida por el mundo entero y cuenta con una estructura ciertamente verticalista en la cual sus "agentes" se cuentan por millones, en todos los países y en todas las clases sociales, desde donde fluyen en forma permanente los datos que permiten a la Secretaría de Estado papal ejercer tal influencia política global.
¿Qué sabe Su Santidad que los argentinos de a pie no conocemos?, o sea, ¿quiénes son los que pondrían en riesgo el orden constitucional que tanto le preocupa? Hasta ahora, cuantos lo visitaron en Roma juraban que el Papa repetía una muletilla -"Cuiden a Cristina"- que podía interpretarse de muchas maneras, pero nunca como una apelación contra una eventual "ruptura del sistema democrático". Parece que las antiguas visiones que, cuando era Jorge Cardenal Bergoglio, comentaba a sus íntimos, que hablaban de derramamientos de sangre en Plaza de Mayo, han vuelto a ensombrecer el ánimo papal.
Pero pensemos juntos. Básicamente, no hay aquí institución o grupo político alguno -excluidos, quizás, ciertos "iluminados" y varios aterrorizados cómplices de los Kirchner- que pueda estar pensando en una "ruptura del sistema democrático". Por lo demás, debemos coincidir en que el contexto global no permitiría un golpe militar, a la vieja usanza, en nuestro país y en ningún otro del mundo occidental, más allá de la real incapacidad actual de nuestras fuerzas armadas de intentar algo así.
Si eso es cierto, debemos concluir que el único que posee la fuerza -los "fierros"- necesarios para romper el orden democrático es el Gobierno y los mercenarios que lo siguen. El inventario, en ese caso, resulta más que simple: Hinchadas Unidas Argentinas (los delincuentes de las barras bravas del fútbol), el Vatayón Militante (los presos más peligrosos, a los que el propio Hortel, ex Director del Servicio Penitenciario Federal, organizó y encolumnó), los militantes de la Tupac Amaru, cuya jefa es Milagro Sala, y algunos nucleados en torno a Luis D'Elía, y la enorme masa de los "ni-ni", es decir, jóvenes que no trabajan ni estudian pero que, por ser adictos al paco y otras substancias, se convierten rápidamente en sicarios dispuestos a matar y morir por una dosis más. Armas sobran: recuerde la cantidad de ellas desaparecida del RENAR, o los montones "robados" en las unidades militares o en insólitos traslados sin custodia, amén de las que llegaron al Conurbano desde Jujuy con la droga.
Cuando enuncio esta posibilidad en voz alta, muchos me piden que exponga qué formato tendría un autogolpe así orquestado, y la verdad es que carezco de respuesta. No tengo la menor idea acerca de cómo actuará el oficialismo más acérrimo y cerril si los hechos que tanto preocupan a Su Santidad finalmente se produjeran.
Y si usted es de los optimistas que cree que nada de eso sucederá y que el FpV entregará pacíficamente el poder a quien las urnas designen, aún cuando éste fuera de un signo contrario, le propongo un ejercicio simple: cierre los ojos e imagine una fotografía de doña Cristina pasando la banda y el bastón a alguien que, sabe, no tendrá otra posibilidad que meterla presa.
Si ha seguido mis notas, recordará que sostengo, desde hace tiempo, que la oposición real a la Presidente está configurada por tres fuerzas enormemente importantes: la salud de doña Cristina, la economía real y la Justicia, local y de otros países, que determinará su futuro internacional cuando aquí ya sea historia.
Entre ellos es fácil colegir que hay dos cuya influencia negativa se conjuga: la salud y la Justicia. La noble viuda padece de una grave dolencia, producto de su permanente stress, que ha hecho colapsar todo su sistema inmunológico; los médicos que la atendieron en su reciente internación le recomendaron ingresar a una especie de burbuja -sin teléfonos, televisión ni diarios- durante seis meses, so pena de poner en riesgo su propia vida. Es obvio ya que no ha hecho el menor caso a tal sugerencia, salvo en lo que a viajes prolongados se refiere.
Si asistió al discurso que descerrajó anoche desde la Casa Rosada habrá podido percibir cuánta preocupación la embarga por los avances de la Justicia sobre ella y sus funcionarios, y cuán herida está. No se privó de nada, desde transformar una presunta fiesta de la democracia en un acto personal, ni siquiera faccioso, hasta invocar falsos logros y acometer contra quienes la persiguen aquí ("sicarios judiciales") y afuera ("buitres desplumados"), metiendo a todos en la misma bolsa.
Pero es sabido que, como a toda madre, el punto más vulnerable de su (hasta ahora) eficiente armadura son sus hijos. Pues bien, es altamente probable que, más temprano que tarde, el Juez Bonadío cite a prestar declaración indagatoria nada menos que a Máximo Kirchner, acompañado por Sanfelice y Sancho, Lázaro y Martín Báez y algunos más de esa asociación ilícita. ¿Qué sucederá en el ánimo de Cristina cuando esto suceda? Realmente, es muy difícil imaginarlo pero será, con certeza, el clarín que llame a la madre de todas las batallas por la supervivencia, la libertad y la fortuna de la familia presidencial y de sus cómplices, testaferros y amanuenses de todo pelaje.

Hay especímenes que giran hoy en órbita alrededor de La Leona que poseen muchos secretos dramáticos; obviamente, uno es el Gral. Milani, dueño de "carpetas" inconmensurables y, el otro, Ricardo Echegaray, el zar de la AFIP, en dura batalla contra la voracidad de Kiciloff. El primero es la mayor incógnita de la política actual -¿será, quizás, otro Almte. Massera que, antes de encabezar el golpe de 1976, era uno de los preferidos de la Presidente de entonces?- y el último podría estar ya negociando un pase al massismo.
Por otra parte, el procesamiento de Guita-rrita en una causa menor, al cual seguirán varios mucho más graves, también constituye un factor de riesgo para el kirchnerismo; el Vicepresidente fue el viernes a llorar sus desgracias en el hombro de Coki Capitanich, pero también a decir que no está dispuesto a caer sólo, en especial en el causa Ciccone, en la que sólo actuó como testaferro del Nestornauta.
Y el mismo viernes, en la lejana Nevada, un juez dio a Jorge Lanata autorización para intervenir en la investigación de las 123 empresas fantasmas atribuidas a Bóvedas Báez, tras el cual podrían aparecer los nombres de los miembros de la familia presidencial. ¿Acaso no fue por la necesidad de firmar en primera persona lo que motivó la injustificable escala de Cristina en las Seychelles? Los Kirchner, seguros de su eternidad en el poder hasta la muerte de su mentor, no fueron demasiado prolijos a la hora de esconder las huellas de sus delitos, porque se creían impunes.
Finalmente, y más allá de la victoria circunstancial sobre el dólar blue, lo cierto es que la economía real continúa destruyéndose a velocidad de vértigo y, pese a que la recesión empuja a la baja a la inflación, el Gobierno sigue fogoneándola con un demencial déficit fiscal y la consecuente emisión, única posibilidad de financiación cuando -como quedó demostrado con el fracaso de la tentativa de captación de US$ 3000 millones en bonos a 2024, con una tasa sideral del 10%- se acabaron las ilusiones de Kiciloff de endeudarse para llegar tranquilo, en ese aspecto, hasta las elecciones. Claro que, en el camino, el empleo continuará perdiéndose y las inversiones sin aparecer, ni siquiera en Vaca Muerta (nuestra soñada panacea para tantos males) que, con el precio del barril por debajo de los US$ 60, se ha tornado inviable por varios años.
Por donde se lo mire, el 2015 será un año muy complicado; determinará si la curva de la Argentina del futuro sigue derrumbándose o, de la mano de la decencia, de la justicia y del desarrollo, nos permite mirarlo con esperanzas.
Bs.As., 14 Dic 14
(*) Enrique Guillermo Avogadro. Abogado
E.mail: ega1@avogadro.com.ar
E.mail: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com


Fuente: Comunicación personal del autor

El autor liberal por excelencia

Por Alberto Benegas Lynch (h) (*)

Afortunadamente han existido y existen autores notables que enriquecen la tradición de pensamiento liberal, principalmente desde la Roma del derecho, elcommon law, la Escolástica Tardía o Escuela de Salamanca, Grotius, Richard Hooker, Pufendorf, Sidney y Locke, la siempre fértil e inspiradora Escuela Austríaca, la rama del Public Choice y tantos pensadores de fuste que alimentan al liberalismo, constantemente en ebullición y que en toda ocasión tiene presente que el conocimiento es provisorio sujeto a refutación según la valiosa mirada popperiana.
Nullius in verba -el lema de la Royal Society de Londres- puede tomarse como un magnífico resumen de la perspectiva liberal, no hay palabras finales, lo cual no significa adherir al relativismo epistemológico, ni cultural, ni hermenéutico ni ético ya que la verdad -el correlato entre el juicio y lo juzgado- es independiente de las respectivas opiniones, de lo contrario no solo habría la contradicción de que suscribir el relativismo convierte esa misma aseveración en relativa, sino que nada habría que investigar en la ciencia la cual se transformaría en un sinsentido.
También es de gran relevancia entender que el ser humano no se limita a kilos de protoplasma sino que posee estados de conciencia, mente o psique por lo que tiene sentido la libertad, sin la cual no habría tal cosa como proposiciones verdaderas o falsas, ideas autogeneradas, la posibilidad de revisar los propios juicios, la responsabilidad individual, la racionalidad, la argumentación y la moral.
Los aportes de liberales, especialmente en el campo de la economía y el derecho han sido notables pero hay un aspecto que podría reconocerse como el corazón mismo del espíritu liberal que consiste en los procesos evolutivos debidos a las faenas de millones de personas que operan cada uno en su minúsculo campo de acción cuyas interacciones producen resultados extraordinarios que no son consecuencia de ninguna acción individual puesto que el conocimiento está fraccionado y es disperso.
En otros términos, la ilimitada soberbia de planificadores hace que no se percaten de la concentración de ignorancia que generan al intentar controlar y dirigir vidas y haciendas ajenas. Uno de los efectos de esta arrogancia supina deriva de que al distorsionar los precios relativos, afectan los únicos indicadores con que cuenta el mercado para operar y, a su vez, desdibuja la contabilidad y la evaluación de proyectos que inexorablemente se traduce en consumo de capital y, por ende, en la disminución de salarios e ingresos en términos reales. Y como apunta Thomas Sowell, el tema no estriba en contar con ordenadores con gran capacidad de memoria puesto que la información no está disponible ex ante la correspondiente acción.
Lorenzo Infantino expone el antedicho corazón del espíritu liberal y lo desmenuza con una pluma excepcional y un provechoso andamiaje conceptual (para beneficio de los hispanoparlantes, con la ayuda de la magistral traducción de Juan Marcos de la Fuente). Las obras más conocidas de Infantino en el sentido que venimos comentando son Ignorancia y libertad yOrden sin plan. Ahora se está traduciendo al castellano otro libro sobre el poder del mismo autor que, en un programa de investigación que explora otros andariveles, me dicen estará a la altura del magnus opus de Ludwig von Mises: Acción humana. Tratado de economía que ha revolucionado la ciencia en muy diversos aspectos y, por mi parte, agrego que entonces también estará al nivel de los jugosos escritos del excelente jurista Bruno Leoni que pone de manifiesto que el derecho es un proceso de descubrimiento y no de diseño o ingeniería social y de los trabajos del muy prolífico, original y sofisticado Anthony de Jasay quien, entre otras cosas, se ocupa de contradecir los esquemas inherentes a los bienes públicos, free riders, asimetría de la información y el dilema del prisionero.
Tiene sus bemoles la pretensión de hacer justicia a un autor en una nota periodística, pero de todos modos transcribo algunos de los pensamientos de Infantino como una telegráfica introducción que a vuelapluma pretende ofrecer un pantallazo de la raíz y del tronco central de la noble tradición liberal.
Explica de modo sumamente didáctico los errores de apreciación a que conduce el apartarse del individualismo metodológico e insistir en hipóstasis que no permiten ver la conducta de las personas y ocultarlas tras bultos que no tienen vida propia como “la sociedad”, “la gente” y afirmaciones tragicómicas como “la nación quiere” o “el pueblo demanda”.
Desarrolla la idea de Benjamin Constant de la libertad en los antiguos y en los modernos, al efecto de diferenciar la simple participación de las personas en el acto electoral y similares respecto de la santidad de las autonomías individuales a través de ejemplos históricos de gran relevancia. Infantino se basa y en gran medida desarrolla las intuiciones de Mandeville y Adam Smith en los dos libros mencionados de aquél autor.
Asimismo, el autor de marras se detiene a explicar los peligros de la razón constructivista (el abuso de la razón) para apoyarse en la razón crítica. Muestra, entre otras, las tremendas falencias y desaciertos de Comte , Hegel y Marx en la construcción de los aparatos estatales totalitarios, al tiempo que alude a la falsificación de la democracia (en verdad, cleptocracia). En este último sentido, dado que Hayek sostiene en las primeras doce líneas de la edición original de su Law, Legislation and Liberty que hasta el momento los esfuerzos del liberalismo para ponerle bridas al Leviatán han resultado en un completo fracaso, entonces se hace necesario introducir nuevos límites al poder y no esperar con los brazos cruzados la completa demolición de la libertad y la democracia en una carrera desenfrenada hacia el suicido colectivo.
En este sentido, como ya he escrito en otras oportunidades, hay que prestarle atención a las sugerencia del propio Hayek para el Legislativo, de Leoni para el Judicial y aplicar la receta de Montesquieu para el Ejecutivo, es decir, que el método del sorteo “está en la índole de la democracia”. Mirado de cerca esto último hace que los incentivos sobre cuya importancia enfatizan Coase, Demsetz y North trabajen en dirección a que se establezcan límites estrictos para proteger las vidas, propiedades y libertades de cada uno ya que cualquiera puede gobernar. Además habría que repasar los argumentos de Randolph y Gerry en la asamblea constituyente estadounidense en favor del Triunvirato.
Infantino recorre los temas esenciales que giran en torno a los daños que produce la presunción del conocimiento de los megalómanos que arremeten contra los derechos individuales alegando pseudoderechos o aspiraciones de deseos que de contrabando se pretenden aplicar vía la guillotina horizontal bajo la destructiva manía del igualitarismo.
Lamentablemente, como ha subrayado Hayek, los fenómenos complejos de las ciencias sociales son contraintuitivos, debe escarbarse en distintas direcciones de la historia, la filosofía, la economía y el derecho para llegar a conclusiones acertadas, como decía el decimonónico Bastiat hurgar en “lo que se ve y lo que no se ve”.
A través de la educación de los fundamentos de los valores y principios de la sociedad abierta se corre el eje del debate para que, en esta instancia del proceso de evolución cultural, los políticos se vean obligados a recurrir a la articulación de discursos distintos, mientras se llevan a cabo debates que apuntan en otras direcciones al efecto de preservar de una mejor manera las aludidas autonomías individuales y escapar de la antiutopía orwelliana del gran hermano y, peor aun, a la de Huxley -sobre todo en la versión revisitada- donde las personas piden ser esclavizadas.
Tal vez podamos poner en una cápsula el pensamiento de Infantino con una frase de su autoría: “cuando renunciamos a las instituciones de la libertad y nos entregamos a la presunta omnisciencia de alguien, cubre su totalidad la escala de la degradación y la bestialidad”.
(*) Alberto Benegas Lynch (h) es Presidente del Consejo Académico de Libertad y Progreso. Artículo publicado en "Punto de vista económico" el 14 de Diciembre de 2014