viernes, 6 de febrero de 2015

La disonancia cognitiva y el fanatismo K

Por José Benegas (*)
Jorge Lanata mencionó en su programa la teoría de la disonancia cognitiva en relación a lo que está viviendo el país, pero no la explicó de manera adecuada. Esta teoría parte de una investigación llevada a cabo por Leon Festinger en 1957 y sirve para entender en gran medida la expansión del fanatismo kirchnerista, sobre todo en aquellos que no son los grandes beneficiarios de su sistema de reparto de negocios.
Festinger realizó un experimento con estudiantes a los que les encomendaba una tarea especialmente aburrida, como rotar ciertas figuras geométricas en un tablero una y otra vez. Cada estudiante realizaba el trabajo en un lugar separado. Al terminar se les pedía que mintieran al siguiente estudiante (que en realidad era un cómplice de la investigación) y le dijeran que el trabajo había sido muy divertido para que no se negaran a hacerlo. A la mitad de sus cómplices en esta mentira les pagó un dólar por participar en el experimento, mientras que a la otra mitad les pagó 20 dólares.
El hallazgo fue que aquellos que recibieron un dólar se sentían más incómodos al mentir y además se convencían con más facilidad de la propia falsedad que estaban sosteniendo. Después de pasar por la experiencia de sentarse frente a un tercero y decirle que el experimento les había resultado entretenido, cuando era indudablemente tedioso, eran entrevistados por el equipo de Festinger y allí, ya sin ser pagados para hacerlo, ratificaban que les había gustado lo que habían hecho y estaban dispuestos a volverlo a hacer. Al contrario, los que recibían 20 dólares, mentían con toda soltura a su supuesta víctima, pero al ser entrevistados luego por los investigadores, eran sinceros en decir que el experimento había sido aburridísimo y que no tenían ningún interés en volver a participar en algo así.
La conclusión de Festinger es que cuando una persona hace algo que no considera justificado, sufre una disonancia que tiende a resolver adaptando su percepción de la realidad y de los valores en juego a lo que hizo. Adquiere, por así decirlo, una ética adaptativa que no lo haga sentir mal y reduzca o elimine la disonancia. No hablamos de valores idealizados, sino de valores reales. Quién recibe 20 dólares por mentir se siente justificado y por lo tanto no se miente a sí mismo. Quién recibe un dólar, se engaña porque siente que lo que recibió no fue suficiente en sí. A partir de su adaptación, está más dispuesto a mentir, pero ahora no por la paga, sino por “principios”.
Mucha gente se pregunta por qué el sistema totalitario kirchnerista basado en la negación de la percepción, la guerra a la razón y la realidad, consigue adhesiones fanáticas de gente que no parece recibir grandes beneficios. La respuesta es precisamente, porque recibe pocos. La teoría de la disonancia cognitiva lo explica perfectamente y también nos da una dimensión del daño causado por el uso del Estado, los recursos estatales, el sistema educativo, el presupuesto dedicado a fines “culturales” y cuanta forma de reparto de pequeños y miserables beneficios, en una cantidad muy grande de personas. Dentro de esta categoría está el beneficio menor de no enfrentarse al disgusto del grupo, situación que el aparato totalitario kirchnerista ha creado con suma eficiencia. Al contrario de lo que se piensa intuitivamente, aquellos comprados por cantidades o negocios importantes son incluso menos peligrosos para sí mismos porque no sienten que necesitan engañarse. Los otros entran en el círculo vicioso auto-indulgente que los transforma en material gratuito para el despotismo más despiadado. Lo que sigue luego es aceptar cosas cada vez peores en nombre de los principios adaptativos que para el testigo externo resultan delirantes.
Pero esto no es siquiera lo peor. Cuando digo “sistema totalitario kirchnerista”, no dudo en que desato la segunda versión de disonancia causada por la maldad oficial. Porque al lado del “militonto” fanatizado se encuentra el pseudo opositor, el que alguna vez formó parte del kirchnerismo pero fue echado o descartado por dejar de ser útil, el que adoptó una posición tibia o miró para otro lado, a cambio apenas de estar cómodo. Tal vez nada más que para disfrutar de los sueldos públicos, fue testigo mudo de la corrupción más grande que haya conocido la Argentina, ni siquiera comparable a estándares latinoamericanos o, incluso, africanos. Aquél que eligió hablar de “estilo”, desprolijidad o “falta de gestión” del gobierno, sin ser comprado para eso. El miserable dólar a veces está representado por evitar ser señalado o criticado por 678 o cualquiera de los otros mecanismos de difamación.
Esa gente, sin compartir el gran botín, coadyuvó al crecimiento de un aparato criminal que terminó, no empezó, con la muerte de Nisman. De modo que también se creó una ética adaptativa, que en el fondo, como quién se vende por un dólar, fue tan útil al sistema como los propios militontos.
La disonancia de los tibios ha creado otra realidad paralela, otro relato justificatorio, según el cuál ellos no son indolentes, sino que ejercen una especie de moderación frente al crimen, una prudencia, una de equidistancia entre el autoritarismo y el no autoritarismo, que no los hace pusilánimes, sino serios, responsables y más democráticos. Al punto de sostener que sin importar qué delitos se cometan desde la presidencia, hay una cosa que se llama “investidura” que les permite mirar para otro lado y decir que lo hacen por ser consecuentes con un principio. Para completar el cuadro, encuentran que cualquiera que no haya entrado en su sistema de privilegios de valor un dólar, es en realidad un exaltado, una persona cegada por su odio, que es lo mismo que el propio kirchnerismo dice sus críticos.
La forma de soportar el propio silencio, evitando la disonancia, es teñirlo de otra cosa. “Seriedad”, “moderación” u “objetividad” en el sentido de neutralidad. También diciendo que hubo una época dorada del kirchnerismo y que después cambiaron. Todas adaptaciones del dispositivo ético a una versión marxista, pero de Groucho: “Tengo estos principios, pero si es necesario tengo estos otros”.
Mi experiencia desde el año 2003 en que trato de mostrar a quién quiera oír lo que está pasando, porque nunca han cambiado, es la de padecer la hostilidad de oficialistas y pseudo opositores también, transformados en instrumento de la monstruosidad K por su propia disonancia. En agosto de ese mismo año me puse a escribirlo en mi newsletter El Disidente y luego en mi blog No Me parece. No tienen esos nombres por casualidad. No fui el único en vivir esta experiencia, pero el número es muy reducido.
Esto también forma parte del daño dejado por esta docena de años oscuros. Está el relato criminal y el relato de los negadores del crimen, jugando un mismo rol de construir una realidad paralela en la que el constructor es héroe o al menos inocente, cuando no lo es. Ambos relatos benefician al aparato totalitario estatal y continúan hasta el día de hoy. El primero para llevar adelante su plan y el segundo para descalificar a quienes se oponen demasiado porque no los deja bien parados. Lo serio para estos segundos colaboradores, es ser inofensivo para el plan criminal.
Puede haber incluso una tercera instancia de disonancia. Aceptar que un número tan abrumador de quienes tienen acceso a sostener la realidad en público y luchar contra un sistema totalitario, colaboraron, colaboran y seguirán colaborando con su impunidad para salvar sus propios trapos, es en sí costoso. De manera que para descartar esa aceptación, el tercer relato tiene que instalar una creencia que haga perfecto el plan: “no es tan así”.
Superar esto es indispensable, para que la falsa ética adaptativa no se convierta en el piso del próximo experimento totalitario. El daño hecho por el Estado comandado por los kirchcner es inconmensurable. Se requieren liderazgos sanos que tengan la capacidad de entender y reparar sin evadir la realidad.
(*) José Benegas. Abogado, periodista, analista política. Artículo publicado en su blog personal el 3 de Febrero de 2015