lunes, 30 de marzo de 2015

Empieza la previa

Por Gabriela Pousa (*)
Por primera vez el país es lo que se ve. Ya ni apariencias caben en este escenario donde los disfraces se están acabando. La inexplicable trama de enredos y canchas embarradas que signan la muerte de Alberto Nisman se extiende hacia el resto del escenario porque algo es cierto: la desaparición del fiscal, su denuncia desestimada y el paro de mañana son todos hechos políticos. Todo lo será de aquí en adelante. 

Inútil es pretender venderlos como sucesos limitados a lo policial, a lo judicial o a lo meramente sindical. En esta Argentina no hay modo de separar la paja del trigo. Todo tiene que ver con todo porque en todo se ve, más o menos clara, la mano del gobierno nacional tratando de manipular a conveniencia las circunstancias.  
Ahora bien, que el gen político se inmiscuya hasta en la vida familiar no implica la ausencia de otros condimentos. Se acaba marzo y comienza inexorable, el proceso electoral con lo que eso significa en una geografía donde la democracia no deja de ser sinónimo de ir a votar.  Otra será la suerte cuando se comprenda cabalmente, que lo democrático implica derechos y deberes de ciudadano que van mucho más allá de la emisión de un sufragio. 


A partir de abril, casi todos los fines de semana, en algún punto del mapa, habrá cuarto oscuro y definiciones que aportarán desazones y esperanzas. Ahora bien, si por obtener un triunfo electoral en una determinada localidad  se creerá que ya está la suerte echada a nivel nacional, las sorpresas a posteriori serán magnánimas. 

Estamos en un país donde todo puede cambiar de la noche a la mañana. Ejemplos sobran: la entronización del Papa, las inundaciones en La Plata, la muerte del titular de la UFI AMIA, una cuenta no declarada ligada a alguno de los candidatos, otra olla que se destapa…, podrían alterar de cuajo un pronóstico electoral que hoy parezca imposible ser modificado. 

Empiezan los trabajos de seducción harto complejos, porque la sociedad es una mujer que ha sufrido excesivos desencantos. Sin embargo, muchas veces demostró necedad siendo esa esposa golpeada que vuelve a elegir a su marido.  No está nunca claro si nos avergüenzan las cicatrices, o si las llevamos como orgullosos soldados.

En este contexto, cabe recordar que mucho (sino todo) lo que se esgrime hoy día en medios, discursos, o correveidile de pasillos, está más relacionado a deseos o coyunturas que a proyección de escenarios probables con bases sustentables. Las encuestas convertidas en productos de consumo estacionales cotizan según quien oferte cifras e imágenes.

Todos ganan, todos empatan y todos pierden simultáneamente. Sin ir más lejos, esta mañana recibí un sondeo donde Anibal Ibarra tiene la mayor intención de voto porteño. Poco serio.  Tampoco se trata de preguntarnos ¿quién es más lindo?.  No tomemos a la ligera esta previa.

En ese sentido, la subestimación del pueblo que hacen algunas consultoras es similar a la que observamos en las cadenas nacionales donde se pretende vender Argentina como una panacea donde no existen los problemas.  Hay que entender que una cosa son las tendencias, y otra muy distinta son los resultados aún cuando en ocasiones pueda haber coincidencias. 

Considérese que la credibilidad en la política es mínima, que el miedo que imparte el gobierno con todas las internas de inteligencia, y la evidencia de una mafia enquistada en el seno del poder, provocan consecuencias. Y esas consecuencias llevan a muchos argentinos a desdoblar su discurso.

Una cosa es lo que se dice en público, y otra es la que se calla. El enrarecido clima en que vivimos lleva a que lo “políticamente correcto” prevalezca. Por eso, las respuestas que puede darse a las encuestas ya sean telefónicas, callejeras, o puerta a puerta tienen más margen de error que en otras épocas. 

Comprar merluza compactada por bacalao o trucha fresca depende de cada uno. Medios, políticos y consultoras tenderán a satisfacer al cliente. La sociedad debe satisfacerse a sí misma. Hace tiempo que sus demandas y preguntas no son tenidas en cuenta. 

Argentina es el país donde todos juegan a Antón Pirulero, cada cual atiende su juego. Y al ir avanzando casilleros en el calendario, esta dialéctica se va incrementando a extremos impensados. Los candidatos están contando votos puertas adentro, lidiando internas, tratando de que los trapitos sucios se laven en casa y no a la vista de otros que puedan usarlos como carta de triunfo. 

Es cierto que les cuesta en demasía lograr que las asperezas se limen sin ser expuestas. Para ese sector de la dirigencia, abocado de lleno a la campaña proselitista, el fiscal Nisman ya no es tema. La inflación y la inseguridad le son ajena. Apenas consideran suyos los métodos y estrategias para ganar adeptos al costo que sea. 

En ese trance, muchas veces, el ridículo es protagonista. De la noche a la mañana, los mismos políticos que ayer aplaudían ciertas medidas implementadas, hoy las critican y aborrecen como si no existiese memoria colectiva. El hecho de haberse callado frente a determinados hechos antaño, tampoco los redime de culpas sean estas por obra u omisión. Las complicidades no pueden taparse aunque hay candidatos que luchan denodadamente porque lo imposible sea logrado. 

Si la ciudadanía está consciente de estas maniobras o si ha sepultado el ayer porque con el presente ya tiene demasiado, se verá una vez que los comicios hayan terminado.

Se va marzo, es triste decirlo y lo es más vivirlo: es el tiempo de los revoques y el maquillaje más que el de los cambios. Empieza el muestreo de escenografías efímeras donde todo lo que se nos ha de mostrar parecerá redentor de lo que hay.  Mientras, el gobierno tratará de alcanzar la orilla dando manotazos de ahogado. Si nos distraemos puede que lo haga más rápido de lo que pensamos.

Posiblemente, cualquier escenario futuro pinte mejor que este donde se ha perdido todo valor. Pero recordemos que doce años atrás, muchos creyeron lo mismo y se volcaron a una opción de la cual no tenían siquiera noción. 

En enero de 2003, Nestor Kirchner era un perfecto desconocido para la mayoría del electorado argentino. Siguió siéndolo pues el interés social en analizar curriculum vitae de los postulantes es nimio. La ley del mínimo esfuerzo nos mantiene sometidos. 

Repetir el error es volver a auto-condenarnos a infortunios iguales o parecidos. Lo que emerge del cáncer, la mayoría de las veces no es sino una metástasis. Este paralelismo no necesita exégesis para ser entendido. 

Si hemos de elegir un órgano nuevo, lo óptimo sería buscar entre aquellos que no han estado rozando el órgano enfermo. “Las apariencias engañan“, eso ya lo sabemos (o deberíamos saberlo) Y el contagio, si no se está atento, puede no verse desde el primer momento.

(*) Gabriela Pousa. Analista Política en Medios, Licenciada en Comunicación Social y Periodismo (Universidad del Salvador), Analista Política y Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE). Directora de “Perspectiva Políticas”. Artículo publicado el 30 de Marzo de 2015