domingo, 1 de marzo de 2015

Veloz, inesperado y ¿legal?

Por Malú Kikuchi (*)

El juez Daniel Rafecas desestimó, por falta de pruebas, la imputación del fiscal federal Gerardo Pollicita, basada en la denuncia del asesinado fiscal federal Alberto Nisman.
Pollicita imputa a la presidente y al ministro de RREE de encubrimiento y pide se investiguen las casi 1.000 horas de escuchas y solicita 60 medidas de pruebas. ¿En qué tiempo pudo el juez escuchar e investigar?
Rafecas es el Correcaminos del poder judicial. Un poder judicial que es famoso por su lentitud. ¿Tenía que sacar un dictamen favorable antes del 1M? ¡Qué pena tener que hacer esta clase de preguntas! Él dice estar seguro de la inocencia de los imputados.
Primero: una denuncia, que es lo que puede hacer un fiscal, no es una acusación, por lo tanto no necesita aportar pruebas. El juez lo sabe. Y el fiscal Pollicita puede y debe apelar la decisión de Rafecas ante la cámara que corresponda.
Y Rafecas, que se había excusado (antes los hicieron Ariel Lijo y Sebastián Ramos, los 3 por incompetentes), la cámara federal le impuso la causa, podrá sacársela de encima, porque quema.
Segundo: la causa quema para Rafecas, ya que tiene algunos problemas con el Consejo de la Magistratura. El más serio se basa en una denuncia del senador UCR Cimadevilla, sobre la malversación de subsidios millonarios del INCAA, a favor de los socios del hermano cineasta, Diego Rafecas. Causa desestimada.
Ahí no se excusó. Curioso. Abandonó la causa Ciccone / Boudou demasiado rápido, como si las causas que tienen que ver con el gobierno, le pesaran. Puede ser una casualidad, pero es raro.
Tercero: la causa AMIA estaba abierta cuando se firmó el memorándum. Aclaramos que el poder ejecutivo tiene el manejo de las RREE, es su prerrogativa. Pero estando abierta la causa, ¿no es una intromisión del PE en el poder judicial? Prohibido por el artículo 109 de la CN. Dirán que querían ayudar a que la causa se moviera. ¿Se puede ayudar sacando el tema de la justicia argentina, para llevarlo a otro país, ninguneando al nuestro? Difícil de creer.
Cuarto: si la denuncia de Nisman no tenía ningún valor, ¿por qué lo mataron un día antes de su presentación ante la comisión de Legislación Penal del congreso? ¿Para qué darse el trabajo de intentar hacerlo parecer un suicidio? ¿Por qué embarrar la cancha? ¿Para nada?
Después de leer los mails amenazando a Nisman, es imposible aceptarlo. “Rusito descerebrado, ¿no entendés? Renunciá”. El peor, “Vamos a matarte a vos y a toda tu familia”. Y quieren hacer creer que se suicidó. No cierra por ningún lado. Las denuncias han de tener mucho peso. Habría que saber dónde están y quien las tiene.
Quinto: Rafecas desestima la denuncia de Pollicita / Nisman, por considerar que no hubo encubrimiento de los acusados iraníes, ya que Irán no firmó el tratado, con lo cual no hay posibilidad de encubrir nada. Pero que el delito no se haya cometido, no implica que no existiera la intención de cometerlo.
No siendo una abogada exitosa, pregunto lo que no sé: que no se cometa un delito habiendo hecho lo necesario para cometerlo y que por equis razones no se haya concretado, ¿no entra en la categoría de grado de tentativa “iter criminis?” No sé, pero parecería lógico y por regla general el derecho es lógico.
Para León Arslanian, con fama de gran jurista, “El dictamen de Rafecas es inobjetable”. Para Rafecas, “No hay evidencias de encubrimiento. El gobierno siempre defendió las ordenes de captura (alertas rojas de Interpol)”.
Usted decide. Le dejo la última pregunta, si todo estaba a derecho, si se defendían los legítimos intereses de los 85 muertos de la AMIA, si se respetaban las leyes y el poder judicial argentinos, ¿porqué tuvieron que matar a Nisman?
P.D.: La frutilla del postre. El dictamen de Rafecas finaliza diciendo: “habilitación de la feria judicial” Que terminó el 31/1. Pollicita mandó la denuncia el 4/2, Rafecas fechó su dictamen el 26/2. Algo no cierra.
(*) Malú Kikuchi. Periodista y analista política. Artículo publicado en el blog personal de la autora el 28 de Febrero de 2015