jueves, 9 de abril de 2015

Argentina: Sin Ton ni Son

Por Gabriela Pousa (*)
De repente, uno se detiene frente a la hoja en blanco pensando qué derecho tiene a llenarla con la sarta de sandeces que ocurren a diario. Después recuerda que está el derecho a no leer, y es entonces cuando la tinta se va atreviendo a contar lo que está pasando. 
Desde una huelga de hambre de presos reclamando una Play Station hasta un aumento desmedido de embarazos adolescentes, sin que falte el ingrediente bizarro de la jefe de Estado buscando instalar a su hijo. Todo son excesos. La desmesura se ha instaurado como regla, la coherencia no hilvana con la lógica. Consecuentemente, todo se torna una parodia.   
¿Cuál de los temas en danza tendrá luego su correlato? Es uno de los tantos misterios que se mantienen en suspenso. No hay razones que sustenten argumentos, solo existen denuncias, persecución, agravios y descréditos. 
En Argentina las cosas hace tiempo que no son como debieran ser. Véase que la característica más nítida de este presente es paradójicamente, el exceso de pasado. Vamos retrocediendo a pasos impensados: viento de cola y el avión a contra mano. Cuesta entender el valor tiempo como cuesta asumir el exceso de desgano. Por cada argentino interesado en el quehacer político, hay una docena de desesperanzados, y otro tanto directamente relegados de este teatro. 
Los primeros no conciben siquiera la posibilidad de instaurar la candidatura de Máximo. Se ríen,confunden la realidad con la proyección de sus deseos personales. “No lo va a votar nadie”,dicen sin recordar que “nadie” también votó a Menem y a unos cuantos. Aquello que ellos no ven posible, deja de tener posibilidad a nivel general. Están expuestos al desencanto, y a pasar de llevarse puesto al mundo, a que el mundo se los lleve puesto a ellos. 
Para otros, la apatía es la respuesta. Saben o piensan que el próximo gobierno hará con ellos lo mismo que hicieron quienes le precedieron, es decir: mantenerlos en su pobreza. En el mejor de los casos, sospechan que alguno puede hacerles pasar menos penurias pero en definitiva, la credibilidad en la política les está negada por experiencia, no por pesimistas. 
En ese conglomerado la imagen de los candidatos o la intención de voto no  suma ni resta demasiado. Hasta es posible que más que la economía, prime el deseo de poner coto a la violencia, la droga y el narcotráfico. Viven a diario batallas inauditas, oyen repicar de cerca las balas, y la vida vale apenas un poco de cocaína o alguna dosis de Paco. Ven caer a sus hijos como mosquitos por un par de zapatillas. La vida no es un desafío. Para ellos, la vida es un milagro.
Basta verlos en noticieros contando ante cámaras de qué modo le mataron un chico, un padre, un hermano. Desde otro punto cardinal, uno se pregunta cómo pueden mantener tamaña frialdad. Perono es frialdad lo que muestran, es resignación porque a fuerza de experiencia saben que, antes o después, serán víctimas del Estado ausente y de un absurdo garantismo que cuida al malviviente, en detrimento de los hombres de bien, de los ciudadanos decentes. 
Para ellos la fatalidad no existe, existe lo común y corriente. Y lo común y corriente es la violencia, es un perpetuo entierro de parientes, es la desaparición de adolescentes por desavenencias familiares o entornos nocivos, es la carencia y la ignorancia en su definición más exacta. En definitiva, es la costumbre que mata hasta la conciencia de lo que pasa. Sino no podrían seguir adelante, y lo hacen… 
Si algo atesoran del “arte de lo posible”, es  la anécdota familiar de Perón y Evita dejándoles una pelota o una muñeca para Navidad. A veces, ese vago recuerdo mengua el dolor de las pérdidas e influye a la hora de votar. De todos modos, no es factible contabilizar memorias ni sopesar olvidos para definir un comicio. No hay estigmatización que valga. A veces de esos espacios sale el voto mejor fundado.
En otros sectores algo está clarísimo: debe desterrarse al kirchnerismo. Con mayor o menor fanatismo, franjas sociales que vieron renacer viejos antagonismos, promueven la necesidad de no retornar a lo que ellos consideran el causante de todos los males: el peronismo. ¿Quién queda? No les importa tanto como sí les interesa y les urge la limpieza. Creen no pertenecer a las masas pero en el fondo son fruto de su propia manipulación, razón por la cual descreen que el kirchnerismo pueda tener aún votos cautivos.  
No faltan desde luego, aquellos que están “cómodos” con este modelo, pero analicemos qué se entiende por comodidad en la Argentina actual. Estar cómodo es pasarla bien uno sin que importe un ápice qué sucede alrededor. Estar cómodo es estar sacando provecho del caos, de la ausencia de normas y de la confusión. Muchos saben de la ignominia kirchnerista pero callan porque ese sistema los beneficia. Otros son marionetas que se venden al mejor postor. Volveremos a verlos aplaudiendo a cualquier otro orador.
Queda el resto, aquellos que están sumidos en la costumbre aceptando lo inaceptable. La naturalización del horror los curó de espanto, la sistematización de la mentira profundizó la incredulidad, a punto tal que no creen más que en el “sálvese quien pueda”. Y obran en consecuencia. Lo que no se advierte es que la salvación individual es la muerte de cualquier sociedad. 
No vivimos aislados, nos engañamos a nosotros mismos y terminamos erigiéndonos en Poncio Pilatos. En ese sentido, es nimia la diferencia con la jefe de Estado. Nadie se hace cargo, pero el gobierno es fruto del cuarto oscuro. No fue un tropiezo, de este calibre vamos por el tercero y ni siquiera podemos garantizar que se haya acabado.  
En este contexto, lo burdo gana terreno y es por eso que sale Oscar Parrilli, titular de la nueva SIDE (AFI), a decir que a Jaime Stiuso lo perdieron. Parece que la Agencia de Inteligencia no agendó su domicilio en forma correcta. Ahora bien, si el más popular de los espías apareciera, no podrán más que sentarse a negociar silencios para mutuas conveniencias. Habla un socio, cae el otro.
A su vez, el pacto turbio que dice haberse producido entre funcionarios y jueces federales es grave, pero las condenas de no salir del Poder Judicial como debieran, saldrán de la sociedad y de los mismos actores que compartieron el libreto durante doce años de puestas en escena. El odio se sembró adentro y afuera. Balcarce 50 se caracteriza hoy por ser una escuela de émulos de Judas. Se van entregando unos a otros mientras se besan.
Este todos contra todos es el sello inexpugnable del fin de ciclo. Hay una sola novedad, lo demás es harto repetido. Han innovado como nunca antes, en la inmoralidad, el cinismo y la hipocresía.Institucionalizaron la corrupción y la vendieron como “la nueva política”. Mentira. 
Pero ¿quién tiene la culpa de que se esté hablando de una eventual candidatura de Máximo?Al fin y al cabo, el hijo de la Presidente apenas desmintió una noticia ante un emisario del relato. ¿Quién se hizo eco? Si no es una voz calificada, si no se lo quiere de protagonista, ¿por qué caímos en la trampa de situarlo en el centro del escenario? 
No aprendimos que ignorar con la indiferencia es más efectivo que el agravio. Ellos sí lo han sabido. Ignoraron las marchas, los reclamos, ignoraron las demandas perentorias de los ciudadanos, ignoraron el último voto en las urnas… Solo consideraron la mesa que ganaron en la comunidad Primavera. Recuérdese que ese fue el único comentario de Cristina en su discurso posterior a las Legislativas. 
En cambio, nosotros seguimos mofándonos de sus inconsistencias pero, en rigor, quién reía de veras estaba y está en Balcarce 50. Es el eterno conflicto del argentino con su gen de “piola”, con hacerse el vivo cuando lo están aniquilando desde hace años, en finas dosis, en cámara lenta, sin anestesia.  
Eso sucede mientras se oculta la verdad del caso Nisman, el cepo se mantiene, hay intenciones de aumentar el número de miembros de la Corte, las causas judiciales se paralizan, se pacta con lo peor del planeta y se incendian de golpe archivos decisivos. Nerón alquila en Olivos.
Creer que hay interés en indagar al agente para esclarecer la investigación del atentado a la AMIA es tan ingenuo como creer que ahora, a Cristina Fernández, le interesa la calidad de vida de los jubilados. Qué los beneficie con subsidios es el modo más evidente del desprecio que les tiene. Si el interés fuese genuino no hubiese desconocido la ley que impone el pago del 82% móvil.Ni siquiera pueden indignarse si Inglaterra nos espía porque están ocupados en pinchar los mails y teléfonos de opositores y candidatos. 
En definitiva, la estrategia es nítida: colmarán de títulos las portadas de los diarios, venderán humo caro y despilfarrarán hasta el ultimo centavo. El objetivo es dejar un campo minado a quien le suceda, aún cuando este fuera uno de sus funcionarios porque, si bien se mira, se verá queCristina solo apoya a Cristina. Y así ha sido desde el primer día.  
(*) Gabriela Pousa. Analista Política en Medios, Licenciada en Comunicación Social y Periodismo (Universidad del Salvador), Analista Política y Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE). Directora de “Perspectiva Políticas”. Artículo publicado el 8 de Abril de 2015