lunes, 20 de julio de 2015

El Papa Francisco y su inconveniente peronismo ortodoxo residual

Por Diana Ferraro (*)
 Las declaraciones y acciones del Papa Francisco tienen alcance global. Muchas veces sorprenden y no de modo grato, ya que parecen subrayar una cierta posición argentina en el mundo que desde hace ya más de una década ha dejado al país sin perspectivas de crecimiento e influencia regional. La persistencia en atacar sesgadamente el capitalismo, los errores en política internacional en especial en Medio Oriente, y una cierta inclinación a predicar abstractamente en favor de los pobres sin referirse seriamente a las condiciones económicas y de corrupción que crean esa pobreza en todas partes del mundo, son incomprensibles sin mirar más de cerca el Jorge Bergoglio peronista. Peronista de un peronismo tradicional y ortodoxo, el mismo peronismo que—salvo la breve experiencia peronista liberal de Menem y Cavallo—se ha resistido a actualizar su metodología operativa para cumplir con sus objetivos de siempre. Es ese peronismo ortodoxo y no, como algunos erradamente sostienen, la setentista teología de la liberación, el que arando el mismo surco que Perón dejó trazado hace más de cuarenta años, domina el pensamiento del actual Papa.
Moderno en su momento, desactualizado y profundamente equivocado hoy, ese peronismo ortodoxo es el que sostienen dirigentes como Duhalde y hasta un cierto punto, también muchos de los actuales sostenedores peronistas de los Kirchner. Un peronismo que se resiste al capitalismo, que no lee la nueva economía mundial de los últimos veinte años, y que mucho menos está en condiciones de prever el próximo salto de esta economía hacia una nueva era financiera dominada por la Internet y una moneda global con nuevas relaciones entre productores, financistas y consumidores. 
Sin un equivalente intelectual de Perón adelantándose hoy a los hechos y buscando nuevos modos para el progreso de la Nación Argentina, incluyendo una nueva metodología sindical para asegurar el bienestar y protección de los trabajadores en la era capitalista global, los peronistas aferrados a la tabla del pasado, con el papa Francisco entre ellos, todavía le deben al país la honestidad de progresar intelectualmente sobre las premisas que el mismo Perón dejara como legado.
¿Cómo crear la grandeza de la Nación sin un fortalecimiento de los lazos con las potencias de Occidente, en particular los Estados Unidos, dejando de lado diferencias de cultura, lenguaje y religión que en la era de las comunicaciones globales e instantáneas poco inciden? ¿Cómo crear la felicidad del pueblo sin una economía próspera en la cual se brinde acceso por medio de organizaciones populares libres a nuevas condiciones de educación y seguridad que, lejos de competir con la economía capitalista, la complementen con eficiencia?

Estas son preguntas que el peronismo ortodoxo retrógrado y su subproducto kirchnerista con una desviación estatista aún más pronunciada y su inserción internacional disparatada, aún deben contestar. Quizá entonces la renovación de pensamiento local alcance a un Papa que, aún querido y apreciado por muchos de nosotros desde su honesta lucha contra la desviación kirchnerista, todavía debe abandonar algunos prejuicios del pasado para realmente servir a los pobres. Los de la Argentina y los del mundo, a los cuales también podría ayudar un renovado pensamiento peronista acerca de cómo solucionar de verdad los problemas de marginación y pobreza.
(*) Diana Ferraro. Escritora, periodista y analista política. Comunicación personal. Artículo publicado en su blog personal el 14 de Julio de 2015: http://dianaferraro.blogspot.com.ar/2015/07/el-papa-francisco-y-su-inconveniente.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+DianaFerraro+(Diana+Ferraro)