lunes, 10 de agosto de 2015

Continente en LLamas

Por Enrique G. Avogadro (*)
"Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo la insurrección es, para el pueblo y para cada porción del pueblo, el derecho más sagrado y el deber más indispensable". Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, 1793 

La ya indescriptible Presidente que con tanto esfuerzo hemos sabido conseguir, nos descerrajó el miércoles un desconcertante y falsario mensaje en el que nos brindó su peculiar visión de la historia, con las espaldas ahora cubiertas por una andrógina Juana Azurduy armada. En el escenario, rodeada por el risueño Guita-rrita Boudou y por los demás delincuentes funcionarios que integran la mayor asociación ilícita que podamos recordar, defendió a Anímal Fernández, su Jefe de Gabinete, sobre el cual pesan graves denuncias como narcotraficante y asesino, adjudicándolas a un oportunismo electoral que, como bien podrían atestiguar Enrique Olivera, Francisco de Narváez o Luis Juez, le puede ser adjudicado por entero.
El 15 de marzo pasado escribí una nota, "Las Olas y la Hipocresía" (http://tinyurl.com/oc5cohj), en la cual expuse cómo, a mi modo de ver, se han producido los fenómenos políticos y sociales en este continente, señalando que, mal que nos pese los argentinos, que siempre nos sentimos originales, han recorrido sucesivamente todos los países que en él conviven. La recordé esta semana, a la luz de lo que está sucediendo en Brasil y en nuestros vecinos, cuyos  gobiernos aplicaron las recetas populistas más trágicas, afines a las propuestas del Foro de São Paulo.
El escándalo llamado "Petrolão" estalló cuando fue detenido un alto gerente de Petrobras que, utilizando el sistema denominado "delación premiada" -incluye la devolución de los fondos mal habidos (¡qué buenos ejemplos para imitar aquí!)- para la reducción de su condena, empezó a contar cómo se repartían las coimas que las empresas pagaban en las obras públicas.
A partir de entonces, un Juez federal, con el apoyo de fiscales verdaderamente independientes, comenzó a tirar de los hilos que el "arrepentido" había puesto en sus manos y mandó a prisión a importantes integrantes de la cúpula del PT (por la ilegal recaudación para las campañas de Lula y Dilma), a varios funcionarios de la petrolera semi-estatal y a los dueños y directivos de las mayores constructoras de Brasil; hay muchísimos senadores, diputados, gobernadores, etc., bajo sospecha y con el riesgo cierto de ir presos. Las confesiones de los detenidos continúan hoy, y el escándalo conmueve a un país que, golpeado además por el incremento del desempleo y de la inflación y del déficit fiscal, está entrando en recesión.
El pánico cunde en toda la dirigencia -no sólo entre quienes sienten el aliento de la Justicia en la nuca-, que se pregunta hasta dónde llegará la investigación y sus consecuencias porque, a raíz de la magnitud que han alcanzado los episodios de mega corrupción conocidos, esas grandes compañías, varias de ellas globales, han perdido sus contratos en el exterior y, también, están siendo excluidas de los planes infraestructura en todo Brasil. Con ello, obviamente, se compromete la recuperación de nuestro vecino, dado el efecto multiplicador de la industria de la construcción; por otra parte, es probable que las calificadoras de riesgo internacionales le quiten el grado de inversión (investment grade) que tanto le había costado alcanzar, porque la explosión de las alianzas que el PT había construido en el Congreso -con el PMDB y otros partidos menores- impedirá al Gobierno obtener las leyes necesarias para corregir tantas anomalías en la economía más grande del subcontinente.
Aunque, al menos por ahora, ella misma no está alcanzada por las denuncias de corrupción, pese a haber encabezado Petrobras mientras todo sucedía, el indescriptible rechazo que tiene hoy la gestión de Dilma conlleva la posibilidad cierta de que se vea obligada a dejar la Presidencia, sea por la vía de la destitución (impeachment) fundada en el maquillaje de las cifras oficiales (¿se imagina si eso se cuestionara aquí?), sea por su renuncia ante la presión popular, que se manifestará nuevamente en las calles dentro de ocho días.
Uruguay fue paralizado el miércoles por la mayor huelga desde que el Frente Amplio se hiciera con la Presidencia hace doce años; si bien en este caso no se trata de hechos de corrupción y la autoría intelectual puede adjudicarse a la facción del Pepe Mugica, enemigo acérrimo de su antecesor-sucesor, lo cierto es que también allí el populismo ha producido enormes daños en la economía, devastada por el empleo público y por el exceso del gasto, que la ciudadanía, en general, ha favorecido irresponsablemente con su voto.
Chile, afectado por similares males y por la caída en los precios de sus mayores commodities, ha visto precipitarse el prestigio de Michelle Bachelet (el espejo en el cual pretendía mirarse nuestra Cristina para imaginar su regreso al poder), envuelta en un escándalo por maniobras financieras de su yerno, también sufre en su economía los fuertes embates de una gestión populista que está destruyendo velozmente los cimientos mismos sobre los cuales se construyó la imagen de un país serio y confiable para el mundo.
Venezuela -otro modelo para Cristina- está ya, por la desesperación ciudadana causada por la terrible escasez de alimentos y medicamentos, la violencia y la violación de todos los derechos humanos, al borde de un estallido social de inimaginables consecuencias; sólo el latrocinio salvaje y el populismo torpe e irresponsable de su dirigencia chavista pueden explicar cómo pudo terminar así un país que flota sobre un enorme mar de petróleo.
Ecuador y Bolivia, que han tenido mejores gestores en general, también están afectados por el mismo mal, y sus gobiernos cosechan ahora grandes repudios, tal como han demostrado las últimas elecciones municipales en Quito y en importantes ciudades del Altiplano.
Colombia tiene sus propios problemas, de la mano de Juan Manuel Santos, empeñado en una prolongadísima, ingenua e inútil negociación con la guerrilla terrorista y narcotraficante más antigua de América, una política inversa a la que llevaba adelante su predecesor, Alvaro Uribe, que había obtenido grandes victorias militares al respecto.
En la Argentina, el kirchnerismo no sólo ha desperdiciado el mejor momento histórico de la región, dilapidando estúpidamente -cuando no robando- el enorme tesoro que los precios internacionales de nuestros productos había aportado a sus arcas, sino que ha hundido al país en una ciénaga moral y cívica como no recuerda su historia. La crisis en la educación, la salud, la vivienda y la infraestructura, la pobreza ya estructural, y la proliferación de la droga, con todas sus nauseabundas consecuencias, dejarán graves secuelas. Sin embargo, aquí también el populismo ha calado hondo y, como sucede en nuestros países vecinos, nadie quiere pagar la cuenta de la fiesta para pocos que hemos vivido estos años.
La economía mundial está viviendo rápidos cambios, producto de la desaceleración de la economía china, de la revalorización del dólar, del previsible aumento en las tasas de interés norteamericanas y de la consecuente caída en el valor de los alimentos y de la energía; nada de eso traerá buenas noticias para la región. El progreso de las comunicaciones ha implicado una mayor velocidad en los acontecimientos y creo que pronto se producirán grandes convulsiones en nuestra América del Sur, de consecuencias hoy imprevisibles.
Hoy los argentinos nuevamente iremos a las urnas para decidir, en los pocos partidos ofrecen competencia interna, quiénes serán los candidatos en las elecciones nacionales de octubre. Quiera Dios iluminarnos para que dejemos de ser cómplices y no votemos a los obscenos corruptos y a los narcos, para que éstos vayan presos y, así, conseguir que reverdezcan esos laureles del Himno nacional, ya tan secos y marchitos.
Bs.As., 9 Ago 15
(*) Enrique Guillermo Avogadro. Abogado
E.mail: 
ega1@avogadro.com.ar
E.mail: 
ega1avogadro@gmail.com
Site: 
www.avogadro.com.ar
Blog: 
http://egavogadro.blogspot.com

Fuente: Comunicación personal