miércoles, 16 de diciembre de 2015

Un sinsentido político también

Por José Benegas (*)
La gente dice que con la jugada del nombramiento de los jueces provisorios se está evitando un bloqueo de parte del senado K. No saben cuál, la imaginan, pero me hablan como si todos fueran aprendices de Maquiavelo enseñándole a un alumno como es la vida. Digo yo ¿Se puede juzgar el carácter utilitario de una jugada sin conocer su utilidad? ¿La utilidad es un supuesto o es la comparación en concreto de una decisión con sus alternativas?
Este es un ejercicio que no se debería hacer, que es responder a la imaginación de las personas, pero entre tanto aprendiz de brujo no queda más remedio. Vamos a suponer que Pichetto lo llamó a Macri y le dijo: Por más que mandes los pliegos a extraordinarias no los vamos a aprobar. O algo peor: Por más que mandes los pliegos no los vamos aprobar nunca porque somos unos chicos muy malos.
¿Qué le aconsejaría Maquiavelo a Macri? ¿Que pelee la pelea que le propone su enemigo? Con este mecanismo lo único que consiguió el gobierno es ser el malo y que Pichetto sea su profesor de ética republicana. Algo indica que esto no sale bien así.
Si la amenaza es la primera: en extraordinarias no los aprobamos ¿cuál es la ganancia? ¿Tiene algo que dirimir en la Corte este verano Macri? ¿Algo que los actuales jueces no aprobarían? No lo sabemos ¿verdad? Permítanme dudarlo al menos. Pero parece que tendríamos que imaginarlo por ahora. Maquiavelo diría que estamos cayendo en la astrología. Pero bueno, sigamos haciendo fantasía y supongamos que si. Eso quiere decir que la decisión fundamental estará manchada por haberse aprobado recurriendo a un mecanismo que todos rechazan y por unos jueces provisorios. Peor manera de lograrlo si quería legitimidad no se me ocurre. Tiene que ser tan grave lo que se busca evitar o lograr que no se me ocurre nada, menos con el espíritu que prima en el oficialismo de ni tocar cosas como el control de precios.
¿No sería mucho más útil usar este tema para poner al senado a oponerse? Macri está nombrando jueces que en contenido son iguales a los anteriores. Me encanta los que argumentan que estos candidatos son impecables y hasta ayer no sabían ni sus nombres ¡Una seriedad a prueba de balas!
Macri necesita cosas como el presupuesto, la reforma de la ley de medios, una eventual reforma impositiva, etc.. Esas son sus batallas con el senado kirchnerista, lo que le interesa a él. Ahora se centró en un asunto en el que solo juega su orgullo de haber sido contradicho, siempre siguiendo por vía de hipótesis lo que me dicen los que me están enseñando cómo es la vida. Porque en concreto nadie les explicó por qué hacen esto ni parecen necesitarlo. El orgullo en real politik no juega papel alguno.  Salvo el del otro para usarlo en provecho propio.
En consecuencia ¿Qué problema tiene en abrir un conflicto con el senado donde el senado se vea obligado a adoptar una actitud caprichosa sin ganancia para ellos ni problema para Macri? Es más, era una gran oportunidad de victimizarse y desgastarlos. Ahora el desgastado prematuramente es él y los K hablan como si  fueran defensores de la Constitución.
No estoy siquiera afirmando que esta sea una decisión tonta desde la política pura sin consideraciones éticas ni institucionales, porque nadie ha informado por qué lo hacen. Simplemente digo que los twitteros maquiavélicos están diciendo cualquier cosa.
(*) José Benegas. Abogado, escritor, ensayista, periodista y analista político. Artículo publicado en su blog personal "No me parece" el 15 de Diciembre de 2015