domingo, 13 de marzo de 2016

¿Son "buitres" los fondos?

Por Martín Simonetta (*)
La negociación con los llamados holdouts (acreedores que se han mantenido fuera del proceso de renegociación de la deuda) parece ingresar en instancias de definición. Este grupo de inversores se ha hecho más conocido como fondos buitres, término aceptado desde la oposición y el oficialismo, actual y previo, si bien la popularización del término en Argentina ha tenido que ver originalmente con el kirchnerismo.

Nos preguntamos si tiene sentido continuar hablando de fondos buitres, teniendo en cuenta las implicancias del término: una descripción no neutral de una contraparte con la que el sector público de la Argentina realizó un acuerdo de pago de deuda. El concepto de fondos buitres es claramente “meteculpa”, en el sentido de que pone las responsabilidades de los actos en terceros y no en los propios, no haciéndose cargo por las decisiones tomadas para llegar a un acuerdo, poniendo las responsabilidades sólo del lado de los prestamistas y no en los prestatarios. Supone que hay buenos y malos, víctimas y victimarios, depredados y depredadores. No debemos dejar de ver que para que se concrete un préstamo es necesario que al menos dos partes acepten el acuerdo.

También en el mercado local encontramos variadas formas de empresas que prestan a una tasa de interés elevada, muchas de ellas publicitadas a través de diversos programas de televisión y otros medios masivos, pero no son condenadas como prestamistas “buitre”. Estas empresas prestan a quienes no pueden acceder al mercado crediticio convencional, a los casi “imprestables”, cobrando una elevada tasa de interés por ello, en base al mayor riesgo que asumen. Ante esa circunstancia nos preguntamos ¿son estos prestamistas malvados y los prestatarios bondadosos? No. Simplemente, realizan una transacción beneficiosa –según su criterio- para ambas partes. Nadie obliga al que toma el crédito a esa elevadísima tasa a contraerlo.

El mito del desendeudamiento
La aceptación de conceptos tales como el de “fondos buitres” implica quitar la responsabilidad de los auténticos responsables. Este tipo de conceptos quita la responsabilidad a los administradores de los dineros de los ciudadanos: los gobernantes, que nos  endeudan y se van. Y se victimizan detrás de estos argumentos. 

Aceptar un concepto tan erróneo, es ceder en un aspecto fundamental de la discusión y especialmente de la responsabilidad por los actos de los gobiernos, quienes deberían rendir cuentas a la ciudadanía por la administración del dinero de la gente.

Pero políticamente, prevalece el discurso nacionalista. El tratamiento de diversos “issues” políticos con un enfoque “patriótico” parece contar con la aprobación popular, según señalan las encuestas. Este es el caso de cuestiones como Malvinas, estatización de Aerolíneas Argentinas, entre otros. En un contexto de democracia de masas sin límites institucionales, parece regir el principio de vox populi, voz dei.

Más allá del endeudamiento negado por la administración de Néstor y Cristina Kichner, la deuda no pagada no desapareció. No sólo eso, sino que continuó creciendo. Imagine usted que sucedería si cuando le llega el resumen de su tarjeta de crédito lo rompe y se declara desendeudado. Algo similar es lo que ha acontecido en la Argentina. La negación de la deuda del Estado argentino, no implica su desaparición. Todo lo contrario: la deuda negada ha continuado creciendo por esa falta de pago. Con lo cual el desendeudamiento también es un mito.
(*) Martín Simonetta. Es Director Ejecutivo de Fundación Atlas para una Sociedad Libre. Profesor titular de Economía Política I (UCES) y Economía Argentina, Economía Mundial y Principios de Economía (Cámara Argentina de Comercio). Autor de diversas obras. Artículo publicado en el newsletter de Fundación Atlas