jueves, 14 de julio de 2016

Rent-seeking

Por David R. Henderson (*)
La “búsqueda de rentas” es una de las ideas más importantes en los últimos cincuenta años de la economía y, por desgracia, uno de los más inapropiadamente etiquetados. Gordon Tullock originó la idea en 1967, y Anne Krueger introdujo el nombre en 1974. La idea es simple pero importante. 

La gente dice que quienes buscan rentas son los que tratan de obtener beneficios para sí mismos a través de la arena política. Por lo general lo hacen por conseguir una subvención para una acción que producen y que dicen que es buena o por pertenecer a una clase particular de personas, les corresponde conseguir un arancel por lo bueno que producen, o también por conseguir un medio de regulación especial que dificulta a sus competidores. 

Las personas mayores, por ejemplo, a menudo buscan mayores pagos de la Seguridad Social; los productores de acero a menudo buscan las restricciones a las importaciones de acero; y los electricistas y los médicos con licencia menudo ejercen presión para mantener las regulaciones vigentes que restringen la competencia de los electricistas sin licencia o de los médicos.

Pero, ¿por qué los economistas utilizan el término "renta"? Desafortunadamente, no hay una buena razón. David Ricardo introdujo el término "renta" en la economía. Esto significa que el pago a un factor de producción en exceso de lo que se requiere para mantener ese factor en su uso actual. Así, por ejemplo, si me pagan $ 150.000 en mi trabajo actual pero me incorporaría a ese trabajo con cualquier sueldo de más de $ 130.000, estoy logrando una renta de $ 20.000 mayor a la que hubiera aceptado. ¿Qué pasa con la búsqueda de rentas? 

Absolutamente nada. Yo buscaría una renta si pidiera un aumento. Mi empleador se encuentra libre para decidir si mis servicios vale la pena, para pagar ese adicional. Si solo estoy buscando rentas por pedir un aumento, esto no es lo que los economistas entienden por "búsqueda de rentas". Los economistas usan el término para describir las negociaciones y acuerdos del gobierno con algunas personas o grupos para darles privilegios especiales. Un término mucho más adecuado sería “buscadores de privilegios”.

Se ha sabido durante siglos que la gente presiona al gobierno para obtener privilegios. En la visión de Tullock estaba que los gastos en estos acuerdos para obtener privilegios son costosos y que estos gastos, por lo tanto, disipan algunas de las “ganancias” de los beneficiarios y ocasionan ineficiencia. 

Si, por ejemplo, una empresa siderúrgica gasta un millón de dólares de presión en publicidad para lograr restricciones a las importaciones de acero, todo el dinero que gana por sucesivas ventas, es de suponer que debe superar el millón. Lo que obtiene no es una ganancia neta. De esta ganancia debe restarse el coste del millón de dólares que gastó para lograr las restricciones. Aunque tal gasto es racional desde el punto de vista de la empresa que lo gasta, representa un uso de recursos reales para conseguir una transferencia de los demás y, por tanto, constituye una pérdida total de la economía en su conjunto.

Krueger (1974) descubrió de forma independiente la idea en un estudio de las economías pobres cuyos gobiernos tienen regulada fuertemente la vida económica de sus pueblos. La autora señaló que la regulación era tan impotante que el gobierno tiene con ellas el poder de crear "rentas" iguales a un gran porcentaje de la renta nacional. Para la India en 1964, por ejemplo, Krueger estima que la regulación gubernamental creó rentas iguales al 7.3 por ciento del ingreso nacional; para Turquía en 1968, se estima que las rentas de los certificados de importación solo eran un 15 por ciento del producto nacional bruto de Turquía.  Krueger no trató de estimar qué porcentaje de estas rentas se pierden en el intento de conseguir las regulaciones. Tullock (1993) tentativamente mantiene que los gastos en la búsqueda de rentas en las democracias no son muy grandes.

(*) David R. Henderson es el editor de esta enciclopedia. Él es un investigador de la Hoover Institution de la Universidad de Stanford y profesor asociado de economía en la Escuela Naval de Postgrado en Monterey, California. Anteriormente fue economista de Consejo de Asesores Económicos del presidente Ronald Reagan. Artículo publicado en Library of Economics and Liberty

Traducción: Dr. Eduardo Filgueira Lima

Otras lecturas sugeridas:
Krueger, Anne O. "La economía política de la Sociedad de la búsqueda de rentas." American Economic Review 64 (1974): 291-303.
Tullock, Gordon. La busqueda de rentas. Brookfield, Vt .: Edward Elgar, 1993.
Tullock, Gordon. "Los costos de bienestar de los aranceles, monopolios y robo." Western Económico Diario 5 (1967): 224-232.