martes, 11 de julio de 2017

Cartas secretas de Perón,..

Por Jorge Fernández Díaz (*)
Contemplando desde la ventana el atardecer de Plaza de Mayo, Néstor soñó alguna vez con diseñar un programa desarrollista. Llegó incluso a encargárselo a su embajador en los Estados Unidos, pero ese deseo juicioso se fue disolviendo en el aire y su estrafalario populismo santacruceño terminó por imponerse y por desplazar definitivamente aquella idea. Que ahora dice abrazar, aunque no se sabe con cuánta convicción, Mauricio Macri. La referencia es necesaria para recordar que, como demuestra la cronología histórica de aquella breve y hoy resignificada experiencia trunca, una cosa fue Frigerio y otra muy distinta fue Alsogaray, impuesto por los militares. También para leer, bajo esa perspectiva de candente actualidad, ciertos documentos celosamente guardados en el Archivo de la Hoover Institution que acaban de ser exhumados por un grupo de especialistas. Se trata de la correspondencia desconocida de Juan Perón. "Nos enfrentamos al gobierno más impopular de toda la historia argentina, cuyas medidas parecen destinadas a aumentar nuestro prestigio en el pueblo", se enoja el General en una carta de 1959. Para entonces, ya el sinuoso romance con Frondizi estaba terminado, y no por su giro ortodoxo, sino porque el caudillo creía que esa administración poseía un plan económico, pero subestimaba la táctica política, y porque sus alfiles habían sido formados en el materialismo, en este caso marxista, algo que también preocupaba a las fuerzas armadas. Si algo prueban estos papeles es que, a pesar de las múltiples mutaciones, Perón fue siempre antiliberal, pero a la manera en que lo fue Mussolini: escribió allí que el Duce "era un hombre extraordinario. Lo conocí y sus valores humanos eran fuera de serie".
Perón había comenzado su relación con Frigerio de manera muy comprensiva: "No podemos hacernos muchas ilusiones sobre el futuro inmediato, desde que a ustedes les tocará cargar con la más antipática tarea: restringir -le decía-. El desgaste está siempre en proporción directa de los sacrificios que se imponen". Pero con el correr de los meses, el acercamiento al frondizismo por parte de ciertos dirigentes sindicales y la aparición de partidos neoperonistas volvieron todo muy peligroso para su propia supervivencia; esa era, en el fondo, la peor de las traiciones. Más incluso que la cantada imposibilidad, por chantaje castrense, de cumplir la promesa más difícil: ir legalizando al peronismo.

Los papeles del Archivo Hoover fueron clasificados por ocho historiadores y publicados bajo el título El exilio de Perón. En este libro se describe la era desarrollista como un período de alta conflictividad: "El presidente parecía convencido de que la aplicación del Plan de Estabilización y Desarrollo solucionaría los problemas del país. Suponía que la maduración de las inversiones extranjeras -alentadas por el programa de ajuste- permitiría reanudar el crecimiento de la economía y, luego de un período de deterioro de las condiciones de vida populares, el aumento de la demanda de trabajo". El macrismo parece inspirado en esa misma hipótesis.

Aquel contexto, sin embargo, era diferente: Guerra Fría, cerco del poderoso partido militar, amanecer de la insurgencia guevarista y jaqueos a distancia de Perón, que estaba débil y proscripto, y dispuesto astutamente a celebrar pactos subrepticios y luego a llevar a cabo sabotajes para impedir cualquier triunfo político que no fuera el suyo. De un hombre desplazado por las armas y obligado al agrio destierro, tal vez no podía esperarse un ánimo más colaborador; lo grave es que esa metodología del boicot permanente fue copiada por el peronismo post mórtem y que éste suele aplicarla en plena democracia para bloquear gestiones ajenas.

El archivo Hoover contiene una nerviosa misiva que le envía Raúl Scalabrini Ortiz poco antes de morir. Los nacionalistas no habían celebrado el desarrollismo petrolero practicado a último momento por el propio Perón al firmar el famoso convenio de la California. El viudo de Evita llamaba "nacionalistas de opereta" a quienes no habían entendido la necesidad de la inversión extranjera: "YPF no tiene ni capacidad organizativa ni técnica ni financiera para un esfuerzo de esa naturaleza". Kirchner no pensaba muy distinto. Pero después Scalabrini, que se había entusiasmado con Frondizi, se escandalizó con su "nuevo rumbo"; el diagnóstico catastrofista del autor de El hombre que está solo y espera recuerda inevitablemente a las terribles admoniciones de Axel Kicillof: "El liberalismo comercial y financiero llevado hasta el extremo -le escribió a Perón-, terminará destruyendo la mayor parte de nuestra industria y traerá un séquito de desocupados, baja de salarios, quizá hambre y terminará desencadenando todo el proceso característico de las deflaciones".

Perón propicia el golpe contra Frondizi, conspira contra Illia, y les anuncia tempranamente a sus partidarios que la Revolución Argentina "ha expresado propósitos muy acordes con lo que nosotros venimos propugnando desde hace más de veinte años". Más tarde repudiará a Onganía. En el transcurso de todo ese período suceden, no obstante, algunos episodios muy reveladores: la izquierda nacional le acerca su ocurrencia jacobina y los revisionistas, sus trucos historiográficos, rasgos profusamente utilizados para la "guerra cultural" durante la "década ganada".

El tesoro testimonial que guarda la Hoover Institution incluye la prosa secreta de Rodolfo Puiggrós, impulsor de un peronismo revolucionario que arrasaría en las universidades. Puiggrós se toma del concepto "socialismo nacional" con que Perón describe su proyecto para bocetar lo que luego sería el hoy tan negado propósito setentista: "Conquistar el poder e implantar una dictadura popular". Perón los deja venir con picardía e irresponsabilidad, cosechando sus votos y apoyos, y usándolos para limar a sus antagonistas, mientras dialoga epistolarmente con fascistas de confianza como Osinde y Ottalagano: de regreso a la patria, el primero organizaría la emboscada de Ezeiza contra los acólitos de Puiggrós; el segundo reemplazaría a ese mismo ideólogo en la rectoría de la UBA, cuando lo echaron por ser un "infiltrado". Perón abominaba del concepto "dictadura popular" que antes había celebrado, y ya denunciaba a esa izquierda por pretender "la toma del poder para modificar el sistema democrático pluripartidista".


Finalmente, los papeles encontrados confirman que Perón no era revisionista. En su búsqueda de unanimidad, prefería que no hubiera fracturas y personalmente se sentía heredero de la cultura militarista; es por eso que al estatizar los ferrocarriles no les puso nombres de caudillos federales sino los de sus grandes ídolos: Mitre, Sarmiento, Roca y Urquiza. Sus enemigos son, por paradoja, quienes lo emparentan con Rosas ("la segunda tiranía"), y muy posteriormente, los neonacionalistas lo convencen de inscribirse en esa otra tradición, que hacía juego perfecto con el nuevo relato de época. El libro demuestra que Perón no utilizaba la palabra "gorila" como simple sinónimo de antiperonista: sólo abarcaba con ella a los violentos. Pero sobre todo nos devela que muchas estrategias de zorro y algunos camelos obvios que sólo buscaban el zigzag y el rédito coyuntural, fueron después tomados como catecismo y palabra santa por los herederos de Perón. Y lo peor: como sentido común por la sociedad argentina. Ese gran malentendido histórico seguramente habría hecho sonrojar al mismísimo patriarca de Puerta de Hierro.
(*) Jorge Fernández Díaz. Periodista, escritor, columnista de La Nación. Artículo publicado el 11 de Julio de 2017